OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 23 de septiembre de 2008 - 22:24 GMT
La política tras el rescate
Steven Schifferes
BBC, Washington

El dramático plan de US$700 mil millones de la Casa Blanca para rescatar a Wall Street es la principal historia en Estados Unidos, y el más reciente tema sobre el que están forzados a hablar los candidatos a la presidencia.

Barack Obama
Los índices de Obama comenzaron a subir en la encuestas, debido a la crisis.
El efecto inmediato que ha tenido es beneficiar a la campaña de Barack Obama, a quien el público percibe -por un estrecho margen- como alguien más competente para manejar la economía.

Los índices de Obama comenzaron a subir en la encuestas a mediados de la semana pasada, y el promedio de los últimos sondeos le dan una ventaja de 2,7% sobre el senador John McCain, de acuerdo con el sitio RealClearPolitics.

Pero a pesar de que los votantes son cada vez más pesimistas sobre la economía, también están muy divididos y cada vez se muestran más cínicos, sobre lo sabio de un plan de rescate que totaliza US$1 billón para rescatar a Wall Street, cuyos excesos muchos culpan por la crisis.

Y el senador McCain, cuyo instinto ha sido rechazar rescates gubernamentales, podría aún beneficiarse del creciente escepticismo respecto a entregarle al Departamento del Tesoro un cheque en blanco para comprar activos devaluados de Wall Street.

Además ha comenzado a hablar abiertamente sobre la "avaricia" de los banqueros, utilizando un lenguaje más severo que el de Obama, lo que también podría darle un empujón.

Descontento popular

Capitolio de EE.UU.
Los congresistas están poniendo presión para limitar los bonos ejecutivos.
La comprensión de que el plan de rescate no está cayendo tan bien en la calle como en Wall Street está incitando a los líderes del Congreso a presionar por más concesiones a cambio de un acuerdo sobre el paquete de la administración Bush.

Entre las propuestas que circulan en el Capitolio, el que está ganando más adeptos es el de limitar los bonos ejecutivos.

Algunos demócratas también quieren que el gobierno tenga una participación en la posesión de cualquier empresa que sea rescatada, y otros quieren que las leyes de bancarrota sean debilitadas significativamente para darle a los jueces la discreción para permitir a las familias que enfrentan una ejecución hipotecaria a permanecer en sus hogares.

Pesimismo

La crisis económica ha llevado a los electores a tener una de las perspectivas más pesimistas en tiempos recientes. Más del 80% del público cree que la economía empeorará, con un 30% afirmando que EE.UU. está enfrentando no sólo una recesión, sino una depresión como la de 1930, según una encuesta reciente de Gallup.

La deteriorada economía es el motivo por el cual casi el 90% del público afirma que el país está encaminado en dirección incorrecta, de acuerdo con el Centro de Investigaciones Pew.

Hasta el momento las medidas del gobierno no han logrado frenar la crisis, ni inspirar confianza.

Nueva York durante la Gran Depresión.
Un 30% de encuestados por Gallup afirman que EE.UU. está enfrentando una nueva depresión.
Sólo uno de cada cuatro electores (28%) apoyan el plan de rescate de US$700 mil millones, mientras que el 37% se opone y el resto está indeciso, según un nuevo sondeo de Rasmussen Research, realizado durante el fin de semana.

Incluso menos personas -uno de cada siete- apoyaban el anterior plan de US$85 mil millones para rescatar a la gigante aseguradora AIG.

Parte del motivo es una profunda desconfianza de la efectividad del gobierno. La mayoría de los votantes afirma que cualquier acción del gobierno federal en la crisis económica probablemente empeore las cosas, en vez de mejorarlas.

Los electores independientes, que están siendo cortejados por ambas campañas presidenciales, son los más escépticos respecto a la posibilidad de un rescate.

Otra gran línea de división es la que existe entre quienes tienen valores y acciones (cerca de dos tercios de los votantes), quienes por poco margen apoyan el rescate, y aquellos que no los tienen, que están fuertemente en contra.

Uno de los motivos por el escepticismo respecto al plan de ayuda es que la mayoría de las personas no se han visto aún personalmente afectados por la crisis.

A pesar del pesimismo, son más los que creen que sus finanzas personales mejorarán el año próximo, que los que afirman que empeorarán.

Dos caminos

Los dos candidatos, cuyas campañas se han visto golpeadas por la crisis, han tomado caminos cada vez más divergentes respecto a un rescate, aunque ambos se han movido con cautela, para evitar ser acusados de bloquear la ayuda.

John McCain
Cuando hablamos de US$1 billón de dinero del contribuyente, 'Confía en mí' simplemente no es suficiente
John McCain
El senador Obama le ha dado a los planes una cautelosa bienvenida, pidiendo acción urgente al Congreso, pero insistiendo que la gente común, y no sólo los banqueros de Wall Street, se vean beneficiados.

También ha urgido al Congreso y al gobierno a que aprueben otro plan de estímulo económico para impulsar a la economía con más gasto gubernamental.

El senador McCain, quien al principio se opuso al plan de rescate de AIG sólo para apoyarlo al día siguiente, ha pedido más supervisión legislativa de cualquier operación de rescate que lleve el Tesoro estadounidense.

El lunes afirmó que "cuando hablamos de US$1 billón de dinero del contribuyente, 'Confía en mí' simplemente no es suficiente".

Además de atacar a Washington -e implícitamente criticar al secretario del Tesoro republicano Hank Paulson- McCain también habló duramente contra los bonos de Wall Street.

"No podemos permitir que los contribuyentes estén pagando la cuenta por los abultados 'paracaídas de oro' como los que vemos en la bancarrota de Lehman Brothers", dijo a una muchedumbre de trabajadores en lunes en Scranton, Pensilvania.

(John McCain) está tratando de compensar por 26 años, en 26 horas, por lo rápido que está cambiando de opinión
Barack Obama
Obama, que ha sido más moderado en sus críticas hacia Wall Street, ha buscado atacar a McCain por cambiar de opinión, acusándolo de ser un fuerte defensor de la liberalización durante toda su carrera en el Senado, hasta que cambió de opinión la semana pasada.

"Está tratando de compensar por 26 años, en 26 horas, por lo rápido que está cambiando de opinión", señaló Obama en Green Bay, Wisconsin.

Daño a largo plazo

Hasta el momento los candidatos se han mostrado reacios a admitir que un rescate masivo limitaría mucho sus opciones cuando asuman el cargo.

Ambos están recomendando reducciones impositivas que podrían costar entre US$2 billones y US$4 billones durante ocho años de presidencia, según análisis independiente del Centro de Políticas Impositivas.

Sus planes de salud podrían costar otro billón, agregó el Centro.

George W. Bush
Existe una profunda desconfianza sobre la efectividad del gobierno para resolver la crisis.
Obama asegura que podrá pagar por estos planes, aumentado los impuestos a los más ricos -aquellos que ganen más de US$250.000 al año- mientras que McCain afirma que podrá encontrar suficientes ahorros en el presupuesto federal para pagar por sus cortes impositivos.

Pero con un rescate de un tamaño casi equivalente al gasto anual del gobierno (excluyendo la seguridad social y el sistema de salud Medicare) esas aseveraciones suenan cada vez menos creíbles.

James Horney del Centro para la Prioridades Presupuestarias y de Políticas, de tendencia izquierdista, admite que el creciente tamaño del déficit federal -que podría duplicarse de US$600.000 millones a US$900.000 millones durante el primer año del nuevo presidente- hará muy difícil poder aprobar cualquier programa de gasto nuevo.

El viernes, ambos candidatos discutirán sobre política externa, durante el primer debate presidencial.

Pero con sólo 8% del público considerando en este momento que la guerra en Irak es el tema más importante que enfrenta el país -mientras que un 48% afirma que es la economía (según el último sondeo del New York Times y CBS)- el último debate, sobre políticas internas, a mediados de octubre podría ser el más crucial.



NOTAS RELACIONADAS
Incertidumbre hace caer mercados
23 09 08 |  Economía
Nuevas pérdidas en Wall Street
23 09 08 |  Economía
Duelo por el voto hispano
20 09 08 |  Mundo USA
Récord de donaciones para Obama
14 09 08 |  Internacional
El mundo prefiere a Obama
10 09 08 |  Internacional
McCain supera a Obama
08 09 08 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen