OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 19 de agosto de 2008 - 05:27 GMT
Venezuela: Cemex expropiada
Carlos Chirinos
Carlos Chirinos
BBC Mundo, Caracas

Vea el video en otra ventana

¿Cómo obtener flash?

Al grito de "el cemento es del pueblo" decenas de personas realizaron un conteo regresivo para marcar la medinoche del lunes, hora del vencimiento del plazo dado para negociar con las cementeras transnacionales su transferencia al estado venezolano y momento en el que Cemex pasó a control venezolano.

Cientos de personas vestidas de rojo -color que identifica el partido de gobierno- y portando banderas de Venezuela ingresaron justo a esa hora a las instalaciones de la planta de Cemex en Pertigalete, estado Anzoátegui, unos 300 kilómetros al este de Caracas, la principal instalación que poseía la cementera mexicana en el país.

El acto lo encabezó el ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, quien formó parte del equipo gubernamental que negoció los términos de la nacionalización del sector anunciada en abril pasado por el presidente Hugo Chávez.

Se activa a partir de este momento un decreto de expropiación
Rafael Ramírez, ministro de Energía y Petróleo de Venezuela
"Se activa a partir de este momento un decreto de expropiación que mañana firmará el presidente" dijo Ramírez, quien lamentó que con Cemex no hayan sido posibles los resultados obtenidos con la suiza Holcim y la francesa Lafarge, empresas que la tarde del lunes firmaron acuerdos con el estado.

"Tenemos una diferencia muy grande entre lo que son nuestros estimados auditados y lo que pretende la empresa", explicó Ramírez.

La tarde del lunes el vicepresidente venezolano, Ramón Carrizales, afirmó que Cemex aspiraba US$1.300 millones por sus activos, mientras que su gobierno estaba dispuesto a reconocerle US$819 millones.

"Empresa socialista"

Actos similares de ocupación se vivieron en las restantes instalaciones que operaba Cemex en otros puntos del país.

"Estamos asumiendo las operaciones con los mismos trabajadores de la empresa que nos están acompañando y los mismos cuadros supervisores", explicó el ministro Ramírez en Pertigalete al asegurar que la producción de cemento no se verá afectada por la nacionalización.

El gobierno venezolano ha criticado los supuestos malos estándares ambientales con los que funcionaba Cemex en Venezuela. También la ha acusado de imponer "abusivas" condiciones laborales.

Planta de Cemex
La mexicana Cemex no logró llegar a un acuerdo con el gobierno venezolano.
"Lo primero es que va a hacer una empresa del estado (...) una empresa socialista es reestablecer las relaciones entre los trabajadores y la empresa", dijo Ramírez al asegurar que los puestos de trabajo están garantizados.

El gobierno venezolano asegura que la cementera acumuló deudas con el fisco y actuó de mala manera durante el proceso de negociaciones.

Socios minoritarios

En cambio Lafarge y Holcim llegaron a un acuerdo con el gobierno venezolano y se mantendrán en el país como socios minoritarios.

Lafarge vendió el 89% de sus acciones por unos US$267 millones de dólares, mientras que Holcim se dehizo del 85% y recibirá US$552 millones de dólares.

Aunque el decreto que regula la nacionalización del sector del cemento establecía que las negociaciones podían prorrogarse "de mutuo acuerdo" entre las partes, la tarde del lunes se hizo evidente que no había consenso para hacerlo.

El clima de las negociaciones con Cemex se vió afectado en junio cuando su filial venezolana vendió unos US$355 millones en acciones que poseía en otras subsidiarias del Caribe, lo que el gobierno venezolano consideró una medida "inconsulta".

Hugo Chávez, presidente de Venezuela
El domingo, Chávez dijo que el plazo para llegar a un acuerdo vencía a la medianoche del lunes.

Luego de la firma del decreto de nacionalización, en junio pasado, fuentes de la industria cercanas a las negociaciones con el gobierno habían asegurado a BBC Mundo que el proceso marchaba "muy lentamente".

Sector estratégico

En abril pasado, el presidente Hugo Chávez ordenó la estatización de las tres principales cementeras que operan en Venezuela, argumentando el carácter estratégico del sector.

Cemex es la mayor productora de cemento venezolano y con casi 5 millones de toneladas anuales cubre la mitad del mercado nacional. El resto se lo dividen a partes casi iguales Lafarge y Holcim.

El presidente Chávez afirmaba que las cementeras exportaban la mayor parte de su producción buscando mejores precios que los que obtenían en Venezuela, donde el precio del cemento se mantiene regulado desde hace varios años.

Pero desde el sector afirmaban que la escasez de cemento se debe a la enorme expansión de la demanda registrada en los últimos años y que destinan más del 60% de su producción al mercado venezolano.



NOTAS RELACIONADAS
Venezuela compra y expropia cementeras
18 08 08 |  América Latina
Chávez nacionalizará cementeras
18 08 08 |  América Latina
Hacia otra nacionalización
31 07 08 |  América Latina
Cronología de las estatizaciones
01 08 08 |  América Latina
PDVSA critica a Cemex
17 06 08 |  Economía

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen