OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 21 de julio de 2008 - 13:12 GMT
Ronda de Doha: claves
Redacción BBC Mundo

Contenedores en puerto de EE.UU.
La Ronda de Doha, que involucra a 149 países, comenzó en 2001.
Desde 2001, los países miembros de la Organización Mundial del Comercio participan en un conjunto de negociaciones comerciales conocidas como Ronda de Doha.

Según sus propulsores, la meta es establecer un sistema de comercio global más justo, que beneficie a los países en desarrollo.

Sin embargo, en las conversaciones se han evidenciado grandes divergencias y éstas han tomado el doble del tiempo previsto originalmente.

BBC Mundo le ofrece una guía de preguntas y respuestas clave sobre la Ronda de Doha.


¿Por qué se llama Ronda de Doha?

La Ronda de Doha, que involucra a 149 países, comenzó en Doha, la capital de Qatar, en noviembre de 2001, durante la Cuarta Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

También se le conoce oficialmente como Programa de Doha para el Desarrollo.

¿Cuáles son sus antecedentes?

Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, un número cada vez mayor de países ha participado en rondas de negociaciones comerciales.

Agricultor de EE.UU. en un campo de algodón
El plazo inicial para concluir las negociaciones era el 1º de enero de 2005, pero se incumplió.

La primera ronda concluyó en Ginebra, en 1947, con la firma del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), que incluía a 23 países.

A partir de ese momento, el conjunto de negociaciones más importante fue la llamada Ronda Uruguay, que comenzó en la ciudad uruguaya de Punta del Este en 1986 y culminó con la creación de la OMC en 1995.

Según la OMC, la Ronda Uruguay, en la que participaron 123 países, "fue la mayor negociación comercial que haya existido jamás y, muy probablemente, la negociación de mayor envergadura, de cualquier género en la historia de la humanidad".

¿Qué objetivos tiene la Ronda de Doha?

Muchas naciones en desarrollo quedaron insatisfechas con los resultados de la Ronda Uruguay, pues consideraron que el establecimiento de la OMC les ofreció más ventajas a los países ricos que a los pobres.

Reconocemos la necesidad de que todos nuestros pueblos se beneficien del aumento de las oportunidades y los avances del bienestar que genera el sistema multilateral de comercio
Declaración Ministerial de la OMC, Doha, 2001

El principal objetivo de la Ronda de Doha es liberar el comercio mundial y extender sus beneficios a los países más pobres.

En la Declaración Ministerial de la OMC suscrita en Doha en noviembre de 2001, los países miembros se comprometen a "rechazar todo recurso al proteccionismo".

La OMC destaca que la mayoría de sus miembros son países en desarrollo y señala que "el comercio internacional puede desempeñar una función de importancia en la promoción del desarrollo económico y el alivio de la pobreza".

"Reconocemos la necesidad de que todos nuestros pueblos se beneficien del aumento de las oportunidades y los avances del bienestar que genera el sistema multilateral de comercio", dice el texto.

Los ministros también reafirmaron "decididamente nuestro compromiso con el objetivo del desarrollo sostenible".

¿Por qué han tardado tanto las negociaciones?

El plazo inicial para concluir las negociaciones era el 1º de enero de 2005, pero se incumplió.

Campesino en India
Para los críticos de la globalización, la liberalización amenaza a los países menos desarrollados.

Su primer gran revés tuvo lugar durante la conferencia ministerial de Cancún, México, en 2003, que fracasó después de que los países miembros no llegaran a un consenso sobre los subsidios agrícolas -en especial de la Unión Europea y de Estados Unidos- y el acceso a los mercados.

El diálogo también se estancó sobre los llamados cuatro "temas de Singapur" -relación entre comercio e inversiones; interacción entre comercio y política de competencia; transparencia de la contratación pública; y facilitación del comercio- propuestos durante la conferencia ministerial de Singapur, en 1996.

Para muchos, el fracaso de Cancún fue considerado una victoria para los países en desarrollo, ya que no se mostraron dispuestos a aceptar términos que a la larga no les convendrían.

En 2004, los países miembros decidieron que el único "tema de Singapur" que mantendrían en la agenda de la Ronda de Doha sería la facilitación del comercio y descartaron los otros tres.

Durante la cumbre ministerial de Hong Kong, China, en 2005, se acordó un plazo para eliminar los subsidios a las exportaciones agrícolas antes de 2013 y la declaración final les pidió a los países industrializados abrir sus mercados a las mercancías de los países más pobres.

Sin embargo, la nueva meta no oficial de concluir las negociaciones para finales de 2006 tampoco se cumplió.

¿De qué se quejan los países en desarrollo?

Según la OMC, los países en desarrollo "se quejan de que siguen enfrentándose con aranceles excepcionalmente elevados aplicados a determinados productos ('crestas arancelarias') en importantes mercados y que siguen obstruyendo exportaciones para ellos importantes".

Las posibilidades de los países en desarrollo de comerciar entre sí se ven también obstaculizadas por el hecho de que a veces los aranceles más elevados los aplican los propios países en desarrollo
OMC

La OMC señala que "al mismo tiempo, las posibilidades de los países en desarrollo de comerciar entre sí se ven también obstaculizadas por el hecho de que a veces los aranceles más elevados los aplican los propios países en desarrollo".

La organización dice que "una cuestión conexa es la 'progresividad arancelaria', que significa que un país importador protege a su industria de transformación o manufacturera fijando derechos más bajos para las importaciones de materias primas y componentes y más altos para las de productos acabados".

"Actualmente, el Programa de Doha exige que se preste especial atención a las crestas arancelarias y la progresividad arancelaria, con objeto de que puedan reducirse sustancialmente", destaca la OMC.

¿Se beneficiarían los países en desarrollo por igual?

Para los críticos de la globalización, el proceso de liberalización comercial impulsado por la OMC es una amenaza directa para el bienestar de los países menos desarrollados, cuyas economías se verían afectadas por el aumento en las importaciones provenientes de las grandes potencias en América del Norte y Europa.

Sin embargo, una extensión del comercio de bienes agrícolas e industriales, como la que esperaban lograr los negociadores de la OMC, podría beneficiar a algunas naciones "emergentes" del mundo en desarrollo, como Brasil e India, que se han convertido en grandes potencias exportadoras de bienes, que van desde azúcar hasta aviones de última tecnología.

La OMC reconoce que los países en desarrollo pueden beneficiarse de los cambios "sólo si sus economías son capaces de responder a ellos".

"Esto depende de una combinación de medidas: desde mejorar la adopción de políticas y la gestión macroeconómica hasta fomentar la formación y las inversiones", dice la organización.

"Los países menos adelantados se encuentran en peor situación para efectuar esos ajustes, por carecer de capital humano y físico, y tener infraestructuras poco desarrolladas, instituciones que no funcionan muy bien y, en algunos casos, inestabilidad política", concluye la OMC.



NOTAS RELACIONADAS
Doha: ¿última oportunidad?
21 07 08 |  Economía
Mandelson contra el proteccionismo
06 07 08 |  Economía
Doha: la hora de la verdad
19 06 07 |  Economía
El conflictivo "grupo de los cinco"
08 06 07 |  Internacional
Los damnificados de Doha
24 07 06 |  Economía
G8: Ahora es África y el G5
08 06 07 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen