OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 29 de mayo de 2008 - 00:03 GMT
Frenazo económico en España
Gabriela Torres
Barcelona

Edificios en construcción
El estancamiento de la construcción repercute sobre otros sectores de la economía.

La economía de España redujo la velocidad en la que andaba a principios de siglo sobre su bólido de la construcción. De ir en quinta tuvo que, prácticamente de un día para otro, bajar a segunda y de ahí a primera.

Según datos revelados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE) del país, las ventas en el sector de la construcción, pilar fundamental de la economía española, han bajado un 38,6%.

Factor que trae como consecuencia que los precios de la vivienda disminuyan de un 20% a un 30% respecto a los precios especulativos de hace dos años, tal y como lo explicó este miércoles Gonzalo Bernardos, titular de Teoría Económica de la Universidad de Barcelona (UB).

"Las ventas han tocado suelo. Prácticamente nadie vende nada y los promotores afortunados son aquellos que consiguen comercializar el 20% de lo que conseguían en el 2006", agrega Bernardos.

Por su parte la empresa Forcadell, consultora inmobiliaria, estima que a finales de este año, en el país ibérico habrá un millón de viviendas sin vender.

Esta crisis inmobiliaria ha tenido un efecto dominó en otros sectores de la economía, en las arcas de la Administración Pública y en la inmigración.

"Por lo tanto, no estamos únicamente ante una crisis inmobiliaria, sino también financiera y probablemente pronto entraremos en una recesión económica", advirtió el catedrático de la UB, quien definió la situación como "cóctel molotov".

Como viene, se va

Al haber un estancamiento en las construcciones de inmuebles (principal empleador), lógicamente, la necesidad de contratar mano de obra disminuye.

No estamos únicamente ante una crisis inmobiliaria, sino también financiera y probablemente pronto entraremos en una recesión económica
Gonzalo Bernardos, titular de Teoría Económica de la Universidad de Barcelona

Esto trae como consecuencia que el colectivo más afectado por el aumento del desempleo sea el de los inmigrantes, que representan el 14,7% de la población activa en España.

Estas repercusiones se empezaron a sentir en el pasado ejercicio fiscal, pues el 44,7% de los nuevos desempleados eran extranjeros, según un estudio realizado por Forcadell y la Universidad de Barcelona.

"Si la coyuntura económica actual empeora, sería relativamente probable que se invirtiera la tendencia migratoria. Es decir, no sería improbable que una considerable proporción de la inmigración recibida abandonara el país debido a la escasez de oportunidades", expone Bernardos.

No obstante, Bernardos aclara que la emigración de los extranjeros sólo se produciría si el gobierno no le ofrece "generosas prestaciones" a dicho colectivo.

Cabe recordar que la inmigración ha jugado un papel fundamental en el crecimiento de la población española. Por lo que "no sería nada improbable que nuestro país tuviera una significativa pérdida de habitantes", aclara el economista.

Menos gasto, menos me endeudo

Junto con la construcción, el endeudamiento familiar formaba parte del modelo de crecimiento español que para muchos analistas pareciera estar tambaleándose actualmente.

Inmigrantes en España
Los más afectados por el aumento del desempleo son los inmigrantes, que representan el 14,7% de la población activa en España.

"La confianza de los consumidores en la evolución de la economía disminuyó y el gasto de las familias se redujo de forma considerable", señala Bernardos.

Por su parte, el Banco de España informó que el avance de los créditos para el consumo familiar y de empresas se redujo en el mes de abril, al mismo tiempo que los requisitos por parte de las entidades financieras para conceder préstamos a las familias se han endurecido.

La situación de las familias se dificulta cuando están hipotecadas, pues el indicador europeo que se utiliza para el cálculo de las hipotecas, Euribor, se mantiene en alza y llega a 5,053%.

¿Esto qué quiere decir? Que mensualmente, esa familia asalariada tendrá que pagar al banco alrededor de 53 euros más al mes, lo que representa unos 636euros más al año.

Bajo el martillo o con un bingo

Si se toma en cuenta que la media de la población activa española gana unos 1.000 euros al mes, colectivo que se le conoce como "mileurista", 53

no es de extrañar que la subastas de viviendas hayan registrado un aumento y que particulares hayan tomado medidas extremas como la de rifar su hogar.

Tal es el caso de Manuel Marina, un madrileño que al ver que no podía pagar su hipoteca decidió vender 64.000 números para rifar su apartamento de 73 metros cuadrados.

Una iniciativa que en principio pagaría su deuda de 180.000 euros. Lo malo es que la rifa le daría beneficios, por lo que las autoridades desautorizaron el sorteo.

Por otra parte, las empresas de subastas también se han puesto manos a la obra frente a la crisis inmobiliaria.

Una de ellas es la holandesa Tulipp que hace poco inició una serie de subastas "a la baja". Un modelo de venta con el que el comprador puede conseguir hasta un 30% de descuento en el precio de la vivienda.

Fin del superávit

Esta semana el gobierno de España reconoció que la desaceleración económica y el aumento de los gastos públicos son las razones por las que la caja común del Estado cierre en 2008 sin superávit, por primera vez en cuatro años.

Apartamento en alquiler
La consultora inmobiliaria Forcadell estima que a finales de este año habrá un millón de viviendas sin vender.

Una desaceleración causada por el estancamiento de la construcción que trae como consecuencia el desempleo y a su vez el aumento de las ayudas del Estado para los que se quedaron sin fuentes de ingresos.

De acuerdo con las autoridades, este "equilibrio" fiscal se debe a que -de acuerdo con las cifras registradas hasta abril por la Contabilidad Nacional- el Estado ha recibido un superávit de ¿8.907 millones, excedente que utilizará casi en su totalidad en ayudas y subsidios.

Sin embargo, el gobierno español también señala al aumento de los precios del petróleo como responsable de esta disminución de ingresos.

Una situación que ha obligado al presidente del Gobierno Español, José Luis Rodríguez Zapatero a admitir que su ejecutivo se equivocó en sus previsiones sobre la desaceleración económica, que este año auguraba un crecimiento del PIB por encima del 3%.

Soluciones

Ante el panorama económico que tanto el gobierno como los especialistas anuncian, ¿qué se puede hacer para frenar la desaceleración económica?

En primer lugar, el economista Gonzalo Bernardos subraya que las soluciones inmobiliarias "no deberían ir destinadas a estimular la producción de más viviendas", y propone, junto con la consultora Forcadell tres medidas:

  • Rebajar considerablemente los precios de las viviendas para que puedan ser adquiridas.
  • Ofrecer una financiación especial para la compra de dichas viviendas con un tipo de interés bajo garantizado durante al menos 5 años.
  • Ofrecer beneficios fiscales a los inversionistas que adquieran una vivienda y la destinen durante al menos 10 años a alquilarla.

    De acuerdo con el especialista, estas soluciones no se centrarían únicamente en el sector inmobiliario, sino que tendrían una "elevada repercusión" sobre el conjunto de la economía de España.

    Tanto Bernardos como Forcadell consideran que estas "medidas" hay que tomarlas urgentemente para que el carro de la economía cambie de marcha, aunque advierten que nunca volverá a ser el bólido que fue hace unos años.



  • NOTAS RELACIONADAS
    Soros: la tormenta no amaina
    20 05 08 |  Economía
    Alarma en España por desempleo
    27 04 08 |  Economía
    Recesión en España: lucha latina
    11 04 08 |  Economía

    VÍNCULOS
    El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




     

    banner watch listen