OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 7 de mayo de 2008 - 11:16 GMT
Biocombustibles: Alemania recanta
Sergio Correa
Sergio Correa
BBC Mundo, Alemania

Visitante revisa un coche de biocombustible en la Feria del Automóvil de Frankfurt, Alemania
Los motores de los automóviles podrían corroerse por el contenido de etanol del biocombustible.
Alemania retiró su programa para aumentar el uso de biocombustibles en los automóviles.

El gobierno reconoció que más de un 10% de los motores de los 31 millones de automóviles particulares que circulan en el país, podrían corroerse debido al contenido de etanol del biocombustible.

Este revés técnico del proyecto fue sólo la coronación de los vastos problemas que parece entrañar el uso de biocombustibles.

El gobierno había recibido una serie de críticas que cuestionan las razones para el uso de biocombustibles, muchas de ellas ya bastante conocidas.

Criticas ecológicas

Una de las críticas provino de Greenpeace.

"El gobierno empuja a los conductores alemanes a destruir los bosques argentinos", opinó en un comunicado el experto en agricultura de Greenpeace Alemania, Alexander Hissting.

Cada punto porcentual de biodiesel que se aumente en el combustible usado en Alemania, significarían 700 mil hectáreas extras de cultivo de soja.
Greenpeace

Según cálculos de la organización, cada punto porcentual de biodiesel que se aumente en el combustible usado en Alemania, significarían 700 mil hectáreas extras de cultivo de soja, una superficie que, según Hissting, sólo se podría lograr cortando grandes extensiones de bosques.

El objetivo final del ministerio alemán de llegar a un 17% de biocombustible en el combustible que usa cada automóvil para el 2020 significaría que se deberían importar unos 5 mil millones de litros de diesel ganado de la soja.

Contrasentido

Heidemarie Wieczorek-Zeul, ministra alemana de Cooperación para el Desarrollo
Según Wieczorek-Zeul el cultivo para biocombustibles quita tierra en países en desarrollo.

Por su parte, la ministra alemana de Cooperación para el Desarrollo, Heidemarie Wieczorek-Zeul, argumentó que el cultivo de plantas para producir biocombustibles quitan cada vez más tierra al cultivo de alimentos en los países en desarrollo.

Su expansión provocaría un aumento en los precios de los comestibles que afectarían sobre todo a los más pobres, además de empujar a los países a una peligrosa práctica de acercamiento al monocultivo, que desplazaría a otros cultivos necesarios para sostener a la población.

Pero también existieron críticas mucho más radicales que postulan que la idea de los biocombustibles sería un contrasentido.

Más gases

Un informe elaborado por un grupo en torno al Premio Nóbel de Química, Paul Crutzen declaró que la aplicación de fertilizantes en los campos destinados a biocombustibles genera grandes cantidades de óxido nitroso, uno de los gases causantes del llamado "efecto invernadero".

En el caso del cultivo de algunas plantas aptas para biodiesel, como la colza, el equipo de Crutzen mostró que su producción puede llevar a generar un 70% más de gases invernadero que el producido por un combustible común.

El gobierno alemán tendrá que revisar su arsenal de reformas para disminuir la emisión de gases en Alemania; su ambicioso programa para lograrlo parece haber sido demasiado ingenuo al pensar en sus consecuencias.



NOTAS RELACIONADAS
Más advertencias sobre alimentos
03 05 08 |  Economía
Piden congelar biocombustibles
03 05 08 |  Economía
¿Una "OPEP" del arroz?
02 05 08 |  Economía
Bush ofrece ayuda contra el hambre
01 05 08 |  Economía
Haití: doblan plan de asistencia
01 05 08 |  América Latina
El arroz de la discordia
23 04 08 |  Economía

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen