OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 11 de abril de 2008 - 09:57 GMT
Recesión en España: lucha latina
Anahí Aradas
BBC Mundo, Londres

Apartamento en alquiler
La crisis de las hipotecas sub-prime en EE.UU. ha afectado la economía española.
La economía española vive tiempos turbulentos: la inflación se disparó, las bolsas arrojan los peores resultados de los últimos años y el índice de desempleo fue uno de los más altos de toda la Unión Europea. ¿Pero cómo afecta esto a los latinoamericanos que viven en España?

Según Iván Catalá, joven economista venezolano residente en España y especializado en el sector inmobiliario, la recesión española podría tener un fuerte impacto entre los latinoamericanos que residen en el país.

"Gran parte de la inmigración latinoamericana en España está en el sector producción o consumo. Los que están en el primero, y sobre todo en el sector construcción, van a notar una bajada. Lamentablemente siempre salimos perdiendo porque frente a un español prefieren despedirnos a nosotros", señaló.

"También se verán afectados los que trabajan en el sector consumo, que va de hostelería a restaurantes, ya que al no haber liquidez la gente deja de consumir", agregó.

Adiós al sueño inmobiliario

La crisis de las hipotecas sub-prime en Estados Unidos afectó a la economía española, en la medida en que muchos bancos vieron cómo se secaban sus niveles de liquidez ante la caída de los préstamos entre las instituciones financieras globales.

Y un menor acceso a los financiamientos frenó la velocidad de los desarrollos inmobiliarios españoles.

Iván Catalá
Catalá dice que la crisis tendrá un fuerte impacto entre los latinoamericanos en España.
Durante más de diez años España se apoyó en el sector construcción, el cual aportó casi 20% de su Producto Interno Bruto (PIB). Ahora, los últimos datos confirman que el ladrillo y el cemento dejó de ser negocio.

De acuerdo a las estadísticas oficiales, en el primer trimestre del año se registró un alza de 74% en los casos de quiebras de empresas vinculadas a la construcción, en comparación con los primeros tres meses de 2007.

Además, se evidencia una caída de 27% interanual en la compra-venta de viviendas en enero.

"Trabajo en una promotora inmobiliaria y estamos notando gravemente este bajón. Nos han suspendido todos los proyectos que teníamos en marcha y hoy mismo me han dicho que me quieren reducir la jornada a pesar de que acabo de tener un bebé", aseveró a BBC Mundo Maria Erminda España, arquitecta venezolana que lleva trabajando cuatro años en el país.

"El problema es que no se venden los pisos (inmuebles) que hay. No es sólo el sector inmobiliario, es que los bancos nos están negando los créditos para llevar a cabo los proyectos. No se quieren arriesgar", añadió.

En España, unas 240.000 personas perdieron sus trabajos en los últimos 12 meses y el ciudadano de a pie cada vez nota más los efectos de la recesión.

Suben los precios y cae el consumo

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) los precios aumentaron un 4,6% en 2007 y la inflación sigue al alza.

"Una botella de aceite me cuesta dos euros más cara esta semana que la anterior", asegura Ester Llorens, jubilada uruguaya de 82 años.

José María Fernández
Fernández ha comenzado a sentir una baja en el consumo.
José María Fernández, argentino y dueño de una pizzería en Barcelona coincide y señala que ya empezó a notar una baja en el consumo.

"Sí se nota que la gente no tiene el mismo nivel económico que tres años atrás. No es que venga menos gente, es un problema de que son los mismos pero al final del día se factura menos, pues se ve que se descartan elementos como el vino o los postres", explicó.

"Si antes era el día 20 ahora el 7 ya no sabes cómo vas a llegar a fin de mes", apuntó.

Inmigración necesaria

Pero a pesar de la situación, España sigue siendo el segundo destino de la inmigración latinoamericana y muchos llegan a diario al país en busca de nuevas oportunidades laborales.

Es el caso de Sebastián Cufré, argentino de 29 años, quién hace apenas un año llegó a Barcelona y consiguió abrir un bar.

Sebastián Cufré en su bar en Barcelona
Cufré considera que España no está tan mal económicamente.
"Vengo de un país con muchas crisis, así que a España no la veo tan mal. Pienso que esto puede durar un año o año y medio, y se tiene que recuperar", dijo.

A juicio de Cufré, "sí hay recesión y se nota. La venta en restauración cayó en relación con 2007, pero en lo mío de hecho incrementamos las ventas; quizás los tragos es lo último que la gente sacrifica. Hay recesión, pero la gente sigue consumiendo, eso sí, cuidándose más".

Con crisis o no, según la Fundación Sociedad y Empresa, España necesita recibir a una media de 150.000 trabajadores inmigrantes al año hasta 2020 para mantener en marcha a sectores claves de su economía.

"No hay modo de evitar las consecuencias económicas del envejecimiento de la población si no es con la inmigración", aseguró Rafael Puyol, académico de la Universidad Complutense de Madrid.

El Banco de España anunció un crecimiento de la economía de un 2,4% para este año, inferior al 3,1% estimado originalmente, aunque por encima del 2,1% previsto para 2009.

Sin embargo, las cifras del Fondo Monetario Internacional son menos optimistas, ya que sólo prevén un crecimiento de un 1,8% en 2008.



NOTAS RELACIONADAS
Entre la crisis y el desacople
10 04 08 |  Economía

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen