OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 11 de abril de 2008 - 08:56 GMT
El pan egipcio de cada día
Matías Zibell
Matías Zibell
BBC Mundo, El Cairo

La llamaron "la crisis del pan" y durante el mes de marzo tuvo al gobierno de Hosni Mubarak en jaque, a tal punto que el Ejecutivo ordenó al ejército colaborar en la producción y distribución de este alimento.

Egipto, en busca del pan
Filas de consumidores esperan la distribución del pan.
En un país con un tercio de sus 80 millones de habitantes viviendo debajo o apenas encima de la línea de la pobreza (US$2 para gastar por día), el pan subsidiado es un elemento fundamental en la mesa de los más necesitados.

Cuando se produjeron apuñalamientos y tiros en las filas para recoger el pan, la oposición egipcia acusó al gobierno de mala administración pero Abdul Abbassian, secretario intergubernamental para granos de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), cree que el problema fue otro.

"En términos de oferta no existe un problema en este país, la producción ha sido buena y el país ha comprado cantidades similares a otros años, abonando eso sí el doble de lo que pagaba antes. El problema es la distribución".

Según el funcionario de la FAO, "este año las panaderías que accedieron al trigo subsidiado, tal vez diez veces más barato que el otro, descubrieron que los precios en el mercado libre eran mucho más altos, entonces la mayoría de este trigo pasó al sector privado y el mercado subsidiado se encontró de la noche a la mañana sin harina".

Egipto es el principal importador de trigo del mundo, ya que produce la mitad de lo que consume. Por lo tanto, su economía ha sido una de las más castigadas por el aumento de los precios de los alimentos a nivel mundial.

Nuevos problemas

Para Gregory Barrow, portavoz del Programa Mundial de Alimentos dependiente de la ONU, es posible que incidentes como los registrados en Egipto y otros países se repitan si los precios continúan a estos niveles o siguen aumentado.

"Principalmente porque esta gente vive en países pobres, subdesarrollados, donde tienen que gastar una cantidad significativa de sus ingresos en comida, en momentos que los precios de los alimentos están subiendo muy rápidamente".

Egipto, en busca del pan
El aumento del precio del trigo ha encarecido el pan.
"Y cuando esto ocurre la gente se encuentra súbitamente sin la posibilidad de afrontar otros gastos importantísimos en su vida como la matrícula escolar, el transporte, la renta de su casa o los servicios médicos y así se generan los conflictos civiles que hemos visto últimamente", indicó Barrow a BBC Mundo.

Para Abbassian, esta región tiene además un problema significativo de falta de tierra cultivable y escasas fuentes de agua. Los granjeros en estas zonas tienen oportunidades muy limitadas de expandir la superficie donde plantar y cosechar.

Por eso, el representante de la FAO le dijo a BBC Mundo que es necesario que estos países revisen sus políticas agrícolas y vuelvan a la vieja costumbre de tener sus propias reservas de granos para situaciones de emergencia.

"Muchos de estos países importadores no tienen reservas, porque están acostumbrados a que países exportadores de alimentos como Estados Unidos o las naciones europeas almacenen por ellos".

"Hoy las reglas de juego son completamente nuevas. Los exportadores no tienen reservas y muchos de los importadores se han despertado con la noticia de que no tienen depósitos propios y tampoco pueden comprarle a nadie", agregó Abbassian.

Más velocidad

El Programa Mundial de Alimentos cree que en 2001 comenzó la actual tendencia alcista en los precios de los alimentos, pero según Barrow, recientemente se ha acelerado el aumento.

"Los expertos dicen que, ahora que los precios han llegado a este nivel, es improbable que bajen tan rápido como subieron. Entonces esta situación se mantendrá por algún tiempo", señaló el portavoz.

Los expertos dicen que, ahora que los precios han llegado a este nivel, es improbable que bajen tan rápido como subieron. Entonces esta situación se mantendrá por algún tiempo
Gregory Barrow
Su agencia, que a mitad del año 2007 fijó un presupuesto de US$2.900 millones para alimentar en el 2008 unas 73 millones de personas en 78 países, descubrió luego que ese costo se elevaba a US$3.400 millones y se ha visto en la necesidad de pedir más dinero a gobiernos y donantes.

El secretario intergubernamental para granos de la FAO piensa que la situación se va a estabilizar para fines de año -si las condiciones climáticas ayudan- ya que los granjeros están aumentando la producción.

Pero Abbassian advierte que los precios a los que la gente y los países estaban acostumbrados en las últimas dos o tres décadas eran artificialmente bajos, debido a los subsidios.

"Y aunque esperamos que los precios bajen en el futuro, no debemos esperar que estos precios desciendan a los niveles a los que estemos acostumbrados".

Los pobres

El funcionario de la FAO sostuvo que no existe actualmente una crisis mundial de alimentos sino muchas crisis a nivel nacional, especialmente en los países pobres.

Si la situación continúa, la estabilidad de estas naciones puede estar comprometida agregó el portavoz del Programa Mundial de Alimentos.

Egipto, en busca del pan
La policía egipcia ha sido desplegada para controlar las recientes protestas por al alza del pan.
"Hemos visto que el aumento de precios en África Occidental, África del Norte y algunos países asiáticos genera altos niveles de frustración, especialmente en las zonas urbanas".

"Cuando la gente no puede comprar la misma cantidad de alimentos -o de la misma calidad- a la que está acostumbrada, se producen los incidentes a nivel social que hemos presenciado", concluyó Barrow.

Egipto no necesita que se lo cuenten. Marzo será un mes que no se olvidará por mucho tiempo en las filas de distribución de pan.



NOTAS RELACIONADAS
Brown pide abaratar alimentos
10 04 08 |  Internacional
Disturbios en Haití por alimentos
05 04 08 |  América Latina
Biocombustibles en la mira
24 03 08 |  Ciencia y Tecnología

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen