OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 4 de abril de 2008 - 10:30 GMT
Otra vez, la economía...
Lourdes Heredia
Lourdes Heredia
BBC, Washington

Hillary Clinton
Clinton ha propuesto la creación de un fondo de empleo.
"It's the economy, stupid" (es la economía, estúpido). Esta frase la hizo famosa Bill Clinton cuando ganó las elecciones frente al republicano George H. Bush, padre del actual mandatario.

Parece que la historia se repite. Hillary Clinton, una de las aspirantes a la candidatura demócrata, insiste en que ella puede volver a poner orden en el desbarajuste económico.

"Se necesitó un Clinton para limpiar el desastre de un Bush, se necesita otro Clinton, para limpiar a otro Bush", es una de sus frases favoritas. Sin embargo, sus propuestas son completamente distintas a las de su esposo y se enfrenta, además, a una crisis hipotecaria que no tuvo que enfrentar Bill Clinton.

Por ahora la senadora ha propuesto varias medidas, incluyendo un plan de moratoria para evitar más ejecuciones hipotecarias y la creación de un fondo de empleo.

"Ahora que ya tenemos el problema, será mejor que lo solucionemos antes de que las consecuencias sean drásticas", afirmó la ex primera dama. "Estamos listos para las soluciones, aquí y ahora", enfatiza.

La misma postura

Barack Obama
"Podemos darles una mano a los estadounidenses que la están pasando mal".
Las soluciones que ha ofrecido la candidata están en el mismo tono que las de su contrincante Barack Obama. Ambos opinan que el gobierno tiene que inmiscuirse y enfatizan que el estado no se puede quedar con los brazos cruzados mientras miles de familias pierden sus casas.

"Las autoridades deberían por lo menos dar la misma cantidad de dinero para resolver los problemas de las familias", señaló Clinton al referirse al rescate del banco de inversiones Bearns Stearns, donde la Fed gastó US$30 mil millones.

"Si podemos darles una mano a los bancos en Wall Street, podemos darles una mano a los estadounidenses que la están pasando mal", dijo por su parte Obama.

En ese discurso, dado en Wall Street, el senador de Illinois atacó directamente la "codicia" de los bancos y los prestamistas sin escrúpulos, por lo que defendió una urgente reforma del sistema.

Un enemigo común

John McCain
Cuando hablan de economía, Clinton y Obama encuentran un blanco común: McCain.
En todos los temas, Clinton y Obama no pierden ni una oportunidad para atacarse mutuamente, pero cuando hablan de economía los demócratas encuentran un blanco común: el candidato republicano John McCain.

"El teléfono suena, y él lo dejaría sonar y sonar", dijo Clinton de McCain, a quien considera poco hábil para sacar al país de la crisis.

''En vez de ofrecer un plan concreto para enfrentar la crisis a todos los niveles, McCain prometió tomar la misma posición no intervencionista que el presidente Bush usó para llevarnos a esta crisis'', comentó el presidente del Partido Demócrata, Howard Dean.

Hasta ahora, el senador de Arizona, ha evitado anunciar grandes planes. Además, en completo contraste con los demócratas, ha dicho que el gobierno no debe intervenir para salvar a las victimas de la crisis, incluyendo a los bancos y a los pequeños prestamistas que se comportaron irresponsablemente.

Defiende, sin embargo, algún tipo de ayuda para el sector de la vivienda, pero insiste en que el mercado tiene que actuar por sí mismo. Muchos republicanos están de acuerdo con este concepto, pero el problema son las frases que McCain ha soltado a inicios del año: "creo que todavía no he entendido del todo bien cuál es el problema con la economía de nuestro país".

Creo que todavía no he entendido del todo bien cuál es el problema con la economía de nuestro país
John McCain, candidato republicano
Este tipo de declaraciones, que podrán usar en su contra los demócratas, preocupan a sus asesores. De todos modos, la posición del candidato republicano es mucho más compleja.

Culpar de todo a la administración republicana sería contraproducente y pedir ayuda federal para los más afectados está en contra de la ideología del partido. Tampoco puede renegar de los recortes impositivos.

Por eso, varios afirman que McCain la tendrá difícil si las cosas continúan así, con embargos inmobiliarios y el precio de la gasolina hasta las nubes.

Históricamente, según señala el profesor de Yale, Ray Fair, quien ha predicho con más certeza los resultados de las elecciones, cuando hay crisis el partido en la oposición lleva la ventaja.

Basta ver la historia, en 1929, cuando la gran depresión, el presidente republicano Herbert Hoover perdió ante Franklin Rossevelt. La situación se revierte cuando Ronald Reagan, el mandatario republicano más popular hasta ahora, le ganó la presidencia a Jimmy Carter en 1980 por la crisis del petróleo.

Y por supuesto, en 1992, como ya dijimos, Bill Clinton logra arrebatarle la Casa Blanca a los republicanos y la oportunidad de un segundo mantado a George H. Bush. Esto, debido a la economía.



NOTAS RELACIONADAS
Sector inmobiliario en demolición
07 03 08 |  Economía
EE.UU. se desacelera
05 03 08 |  Economía
Bernanke sigue pesimista
14 02 08 |  Economía
Bush: "Evitaremos la recesión"
11 02 08 |  Economía
Bush firma el plan estímulo
14 02 08 |  Economía
Recorte de empleo en EE.UU.
01 02 08 |  Economía

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen