Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 20 de diciembre de 2007 - 18:57 GMT
Alimentos, sinsabor para el mundo
Redacción BBC Mundo

Niño birmano comiendo
Un panorama difícil de digerir: alimentos más caros y más escasos.

El aumento de los precios de los alimentos y la escasez de algunos productos agrícolas seguirá siendo una tendencia preocupante en el año que está próximo a comenzar, según advierten los expertos.

A la evaluación y los pronósticos que hacen los economistas se vino a sumar esta semana la voz de alerta del director de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Durante una conferencia de prensa en la sede de la FAO, en Roma, Jacques Diouf, advirtió que este fenómeno "amenaza la seguridad alimentaria de millones de personas, en particular a los países más pobres del mundo".

Pero no sólo los sectores considerados más vulnerables se han visto afectados en 2007. En varios países, el alza de precios afectó costumbres culinarias consideradas ancestrales.

Mientras en México se registraron varias manifestaciones en protesta por el precio de la tortilla, los italianos declararon una huelga de 24 horas nada menos que sin pasta, mientras los alemanes vieron correr más de una lágrima a la hora de beber una cada vez más inalcanzable jarra de cerveza.

Tres tristes tigres

El trago más amargo del año que concluye ha sido la brusca subida de las materias primas, que -según datos proporcionados por Diouf- aumentaron el 40% con respecto a 2006.

La FAO estima además que los Países de Bajos Ingresos con Déficit de Alimentación (PBIDA) pagaron por alimentos importados un 25% más que el año anterior, esto es una cifra superior a los US$107.000 millones.

Los cálculos más alarmantes se refieren a productos básicos como el trigo cuya cosecha de este año (un 11% menos que el anterior) es considerada la peor desde 1998.

Los pronósticos para el 2008 no son nada halagüeños, ya que calculan una existencia de 420 millones de toneladas, la más baja desde 1983, por lo que bien podría pensarse ya en comenzar a alterar el famoso trabalenguas:

"Tres tristes tigres tragaban tres tazas de trigo... hace mucho tiempo atrás".

De la tortilla a su tanque

Una mujer pone combustible en el tanque de su automóvil
El mundo deberá replantearse la materia prima para los biocombustibles.
Y aunque no son precisamente tigres, para el Fondo Monetario Internacional son tres los factores que causaron esta escalada en los precios y seguirán atemorizando al mundo en 2008.

El primero de ellos es el cambio climático que afectó con sequías e inundaciones a grandes productores como Australia o Ucrania.

A esto se sumó un aumento en la demanda de cereales por parte de economías emergentes como China, India y Brasil, al parecer como consecuencia de un cambio en los patrones alimentarios de sus poblaciones.

El último de esos factores es el que causa más preocupación y controversia, especialmente en las economías latinoamericanas y entre los responsables de la lucha contra las crisis alimentarias: la producción de biocombustibles a partir de cultivos como el maíz.

"Hoy en los Estados Unidos, nada menos que el 30% de la producción del maíz se destina a biocombustibles", dijo a BBC Mundo el economista Emilio J. Cárdenas, ex embajador argentino ante la ONU.

Animales a dieta

Carnicería en España
Si usted aumenta el precio del maíz está aumentando también el precio de alimentos de todos aquellos animales que el hombre consume y cuya dieta incluye el maíz o granos que contienen maíz
Emilio J. Cárdenas, economista
"Si usted aumenta el precio del maíz está aumentando también el precio de alimentos de todos aquellos animales que el hombre consume y cuya dieta incluye el maíz o granos que contienen maíz", ilustra Cárdenas.

De todos modos, vaticina que próximamente el mundo verá el reemplazo del maíz u otros cultivos como soja o caña de azúcar para la elaboración de estos combustibles.

"Por ejemplo la jatrofa proveniente de la India que no compite con los alimentos diarios. El fruto de la jatrofa es hasta venenoso para los animales y el hombre", explica Cárdenas.

Pero ese horizonte un tanto optimista parece lejano para los datos de la FAO que revelan que desde 2003 se duplicó el uso de maíz para biocombustibles y prevén que la demanda aumentará doce veces hasta 2016.

Esto supone que la producción actual de 15 millones de toneladas deberá crecer en nueve años a nada menos que 110 millones de toneladas.

Una década de vacas flacas

Cosecha de maíz
La demanda de maíz aumentará doce veces hasta el 2016.
Y no es precisamente optimismo lo que se desprende de las declaraciones a BBC Mundo de Concepción Calpe, la economista en jefe de la FAO.

"No es un fenómeno breve. Hay unos elementos fundamentales por los que pensamos se van a mantener los precios altos por lo menos otros diez años", expresó.

Esto favorecerá a los grandes agricultores pero no así a los pequeños productores y campesinos, para quien el director de ese organismo de la ONU, Jacques Diouf, anunció esta semana un plan de ayuda.

La estrategia, para la cual la FAO destinará US$17 millones y que todavía debe contar con la aprobación de los países miembros, consiste en la entrega de bonos a estos agricultores para que adquiran directamente semillas y fertilizantes.

¿Una crisis que se extiende?

Jacques Diouf, director de la FAO
Hay 37 países que se enfrentan a crisis alimentarias si no se interviene a tiempo para limitar los daños, estos países no tendrán ninguna esperanza
Jacques Diouf, director de la FAO
En su entrevista con la BBC, Concepción Calpe elogió las políticas tendientes a proteger a los consumidores más vulnerables así como la disminución en derechos a las importaciones de alimentos pero calificó de adversas aquellas disposiciones por las cuales los gobiernos ejercen el control de precios.

El mismo Diouf aceptó esta semana en su reunión con los periodistas en Roma que los pronósticos son alarmantes.

Hay 37 países que se enfrentan a crisis alimentarias debido a conflictos y el alza sin precedentes del precio de los alimentos básicos y "si no se interviene a tiempo para limitar los daños, estos países no tendrán ninguna esperanza", advirtió.

El cuadro al final de este año no es esperanzador, por cierto, si se observa que junto a esta escalada, el barril de petróleo llegó a los US$90 y que el precio del gas se triplicó desde 1990.

Y como si estos condimentos no fueran pocos para un mundo difícil de digerir, sólo falta añadir los 78,5 millones niños que -según se espera- se sumarán al planeta en el año que está próximo a comenzar.

Hasta que no se invente otro método, necesitarán de alimentos cada vez más escasos y cada vez más caros para mantenerse en él.



NOTAS RELACIONADAS
2008: ¿alimentos por el cielo?
20 12 07 |  Participe
Altos precios "insostenibles"
17 12 07 |  Economía
Economía mundial en "riesgo"
19 11 07 |  Economía
"Urgen" reformas en el FMI
22 10 07 |  Economía
Critican trato "desigual" del FMI
21 10 07 |  Economía
FMI: se reducirá crecimiento
10 10 07 |  Economía

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen