Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 18 de diciembre de 2006 - 14:51 GMT
Migrantes "moldean la globalización"
David Lloyn
BBC

Torre del viento.
La ciudad de Doha, Qatar, depende en buena medida de una fuerza laboral extranjera.

Para echar un vistazo a lo que significa el mundo de los inmigrantes, basta dar un paseo alrededor de la parte vieja de Doha, capital de Qatar, cualquier viernes por la tarde.

Cerca de la Torre del Viento, una construcción diseñada específicamente para el desierto que capta el aire refrescante entre sus paredes de barro, miles de hombres se reúnen para encontrarse, sentarse, caminar y conversar.

Con sus mejores ropas, los hombres colman el espacio disponible en las avenidas de mármol y plazas que el resto de la semana están destinadas a los compradores.

Se trata de trabajadores inmigrantes en su único día de descanso. Son originarios de la India, Bangladesh, Nepal y de otros lugares del este de Asia.

Doha, es una de las pocas ciudades del mundo en las que más de la mitad de la población está compuesta de trabajadores inmigrantes.

La mayoría de ellos son aseadores y trabajadores de la construcción que entran y salen de Qatar en vuelos provenientes de sur de Asia como si fueran abejas obreras, incluso portando el uniforme de la compañía.

Las economías de ambas partes se ven beneficiadas gracias a esta dinámica.

Trafico humano

Los estados del Golfo Pérsico, ricos gracias al petróleo, cuentan con una mano de obra dispuesta a ganar menos de la mitad de lo que perciben trabajadores del mundo desarrollado.

Los trabajadores inmigrantes tienen un ingreso muy superior al que tendrían en sus países de origen.

Para ver la diferencia que esto puede representar, basta con ir a Kerala, el estado de India que "exporta" más trabajadores que cualquier otro.

Se estima que anualmente la economía local se beneficia de ellos en un monto que llega a los US$5.000 millones.

Es un enorme estímulo a la economía.

Y los trabajadores no están todos en el fondo de la escala salarial

Es cada vez más frecuente que contadores y gerentes de la India están manejando empresas en el Golfo y en otras partes del mundo.

los trabajadores emigrantes son esenciales, inevitables y una parte potencialmente benéfica en la vida económica y social de cada país y región
Brunson McKinley, director Organización Internacional para las Migraciones

India es también uno de los países del mundo que más trabajadores inmigrantes acepta, particularmente de las naciones vecinas que buscan trabajo temporal relacionado a la construcción y a la agricultura.

Un cuarto de la población inmigrante trabajadora proviene de apenas dos países: India y China, las dos superpotencias económicas globales emergentes.

China

Los trabajadores chinos tienen presencia en todos los niveles de las industrias alrededor del mundo, particularmente en África.

En el reino africano de Lesotho -enclavado en las montañas del sur del continente- me encontré con supervisores chinos en una fábrica textil conversando con los trabajadores locales en su propia lengua.

La fábrica se encontraba en el costado "glamouroso" del espectro de comercio justo, confeccionando camisetas de una nueva línea de ropa promovida por Bono, el famoso cantante de la banda de rock U2.

Estos son los tipos de casos que cita Brunson McKinley, director general de la Organización Internacional para las Migraciones (IOM por sus siglas en inglés) cuando señala que "los trabajadores emigrantes son esenciales, inevitables y una parte potencialmente benéfica en la vida económica y social de cada país y región".

Las remesas de los trabajadores inmigrantes a los países más pobres del mundo continúan siendo uno de los principales motores del desarrollo internacional.

Los US$160.000 millones que envían anualmente los trabajadores migrantes a sus países de origen, superan por mucho los cerca de US$100.000 millones que destina anualmente el mundo desarrollado a las naciones en vías de desarrollo.

Importantes, pero olvidados

Pero, como lo menciona la IOM en el Día Internacional del Emigrante, celebrado el 18 de diciembre, usualmente éstos son las víctimas olvidadas ante los embates de los desastres.

Mientras que el Reino Unido y otros países europeos enviaron buques de guerra para sacar de Beirut a sus ciudadanos cuando Israel atacó a Líbano en el pasado verano, cerca de 11,000 trabadores emigrantes, en su mayoría dedicados a la servidumbre doméstica, quedaron atrapados y necesitaron financiación especial para una evacuación de emergencia.

Cientos de miles huyen de la catástrofe de Irak, poniendo una presión extrema en los países vecinos.

De hecho, Jordania ha impuesto restricciones severas, impidiendo el ingreso de hombres en edad de prestar servicio militar, por miedo a que el conflicto traspase sus fronteras.

Pero estos no son los únicos problemas.

La muerte de al menos 21 pescadores de moluscos atrapados por la marea en la Bahía de Morecambe, Reino Unido, ocurrida en febrero de 2004, reveló un aspecto trágico en el mundo escasamente supervisado de los trabajadores temporales.

Emigrantes de Africa.
Emigrantes de África arriesgan su vida en busca de un mejor futuro económico.

Desde entonces nuevas leyes han sido expedidas para intentar controlar a los grupos delictivos del Reino Unido que estaban explotando a los trabajadores.

Sin embargo muchos trabajadores inmigrantes viven al margen de la ley, quizás el 20% de la población inmigrante mundial y cerca de un tercio de los no ciudadanos en Estados Unidos.

Estos trabajadores no pueden beneficiarse de las normas de salud ocupacional diseñadas para proteger a los empleados.

Actualmente se cree que existen cerca de 8 millones de inmigrantes ilegales en Europa.

De hecho ,convertirse en un inmigrante económico puede ser literalmente una decisión de vida o muerte.

La imagen cada vez más común de los cuerpos sin vida de inmigrantes africanos encontrados cerca de las costas europeas, son una muestra de hasta dónde llega la gente que busca un mejor futuro.

Pero aquellos que lo logran, están transformando la apariencia de las ciudades en un mundo cada vez más móvil gracias a la globalización.

Un país como Irlanda muestra la diferencia que este tipo de movilidad puede marcar.

Anteriormente Irlanda era un "exportador" de trabajadores que dejaban su país en busca de una mejor vida.

Hoy en día, es uno de los destinos preferidos por los trabajadores inmigrantes para establecerse.

En la actualidad, es tan probable que un bar tradicional en Dublín sea gestionado por alguien de Vietnam o de Polonia, como que esté en manos de un irlandés nativo.

NOTAS RELACIONADAS
El dilema de la migración
14 09 06 |  Internacional
Latinos analizan futuro político
06 09 06 |  Internacional
El drama de la migración en Canarias
07 09 06 |  Internacional
Indocumentada genera pasiones
24 08 06 |  Internacional
Indocumentada en rebeldía
17 08 06 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen