Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 23 de octubre de 2006 - 22:58 GMT
Trabajar en España, vivir en Colombia
Gabriela Torres
BBC Mundo, Barcelona

Trabajadores colombianos en España.
La búsqueda de colombianos surgió por la falta de mano de obra europea en la cosecha.
Tenían un problema. Tenían las tierras, la temporada había sido buena, la maquinaria para recoger la cosecha estaba lista y hasta el dinero para pagar la jornada estaba preparado pero les faltaba lo más importante: la mano de obra.

Ese fue el problema al que se enfrentaron los trabajadores de la provincia de Lleida, España, hace ocho años.

Los recolectores que tradicionalmente venían de Zamora, Andalucía y Extremadura habían decidido quedarse en sus pueblos y cultivar en sus tierras, mientras que toda una temporada de nectarinas, melocotones y peras estaba a punto de perderse en la región catalana.

Fue así como surgió la idea de contratar mano de obra en el extranjero, específicamente en Colombia, donde Joan Joseph Vergé, responsable de migraciones y cooperación de la Unión de Labradores de Cataluña tenía contactos.

"Fuimos al Ministerio de Trabajo y les propusimos contratar a trabajadores fuera de la Comunidad Europea", recuerda Vergé.

Ahora tenemos el problema inverso, ahora tenemos que cambiar de oficina algunas veces porque las expectativas de la gente que quiere viajar nos trae agobios
Joan Joseph Vergé, responsable de migraciones y cooperación de la Unión de Labradores de Cataluña

Así, en 1999 llegaron los primeros recolectores colombianos. Quisieron contratar a 50 personas, pero sólo lograron convencer de la aventura a 35.

A los colombianos todo aquello de ofrecer un contrato por cuatro, cinco o seis meses en tierras tan lejanas, donde los empresarios se comprometían a correr con los gastos de traslado y el hospedaje les sonaba muy, pero muy sospechoso.

"Eso sonaba mucho a broma, lo comentábamos con nuestros compañeros. Además porque nos decían: 'van a tener el billete de avión, van a tener un alojamiento y les van a pagar...' o sea, ¡la verdad pensamos en qué era lo que había que pasar! Otros comentaban que nuestra foto iba a salir en una revista", le cuenta Edgar Mauricio Colorado a BBC Mundo, quien es uno de los primeros recolectores que participaron en el proyecto.

Reacción inversa

Ocho años más tarde, el programa de contratación de origen es todo un éxito. Cada año contratan a más de mil colombianos, dos mil rumanos y ahora han empezado a buscar gente en Bolivia.

"Ahora tenemos el problema inverso, ahora tenemos que cambiar de oficina algunas veces porque las expectativas de la gente que quiere viajar nos trae agobios", le explica Vergé a BBC Mundo.

Inmigrantes colombianos en Lleida.
La mayoría de estos trabajadores colombianos no desea quedarse en España para siempre.

Y no es para menos, a estos agricultores les pagan US$7,5 la hora. "Para que tengas una idea", subraya Vergé, "el salario comparativo es de 1 a 10 con Colombia".

Lo que significa que el agricultor puede llegar a ahorrar hasta US$4.200 por temporada. "Estamos hablando de llevarse para Colombia unos 8 o 9 millones de pesos, más o menos", explica Juan Carlos Galeano, quien es del departamento de Santander y lleva seis años viniendo a España.

Todo por Colombia

Galeano, un chico de 26 años está claro que el motivo único de este trabajo es hacer dinero; reunir la cantidad suficiente para hacer una inversión en su país.

Cada uno lo que hace aquí es trabajar, ahorrar y enviar dinero a Colombia
Edgar Colorado, inmigrante

"Con mi hermano, el año pasado compramos un servicio de taxi que deja buena rentabilidad y ese dinero, mientras estamos acá, se va ahorrando. Ése es el negocio de nosotros. Este año vamos a llegar y vamos a invertir en otra cosa y así", agrega Galeano.

Edgar Colorado está de acuerdo con su compatriota. "Cada uno lo que hace aquí es trabajar, ahorrar y enviar dinero a Colombia: para la vivienda, para el lote, para el negocio, para el coche, para el estudio, la familia, para el médico, lo que sea, pero lo que haces aquí, lo haces en función de Colombia".

Colorado también decidió invertir sus ahorros en una pequeña finca en la que poco a poco va comprando el ganado que necesita para que un día no tenga que emigrar a España como temporero.

Por otra parte, invertir parece ser la única opción que tienen estos trabajadores. Antes, Galeano había intentado buscar un trabajo en su pueblo durante los meses fuera de temporada, una tarea que se le hizo cuesta arriba.

Por mucha experiencia que él pueda tener tras seis años como temporero en España, en Colombia carece de referencias laborales.

"Sólo he trabajado acá. Cuando me presento en alguna empresa en Colombia siempre me exigen la experiencia y no la tengo. Me dicen que ya me llamarán y en eso pasa el tiempo hasta que me llega la hora de volver a España".

Co-desarrollo

En la Unión de Labradores de Cataluña están conscientes de la importancia de incentivar a sus trabajadores para que inviertan en su país y realicen proyectos que ayuden al desarrollo de su región. Es sencillo, así evitan que se queden en una situación fuera del reglamento de extranjería.

Hombre mirando televisión.
La dificultad para encontrar trabajo en Colombia los hace regresar a España cada año.

Es por esto que hace varios años iniciaron un proyecto de co-desarrollo, en el que a partir de la iniciativa de los temporeros articulan programas de desarrollo en las comunidades de origen.

"Es decir, el desarrollo estructurado y organizado a partir de los inmigrantes, que con su experiencia aquí, sus conocimientos y sus remesas, inician procesos de desarrollo allá".

Vergé también explica que la idea de iniciar un programa de ayudas surgió de una anécdota.

"Los primeros colombianos llegaron aquí, nos propusieron que colaboráramos para arreglar la capilla de su pueblo. A nosotros nos pareció bien, hicimos un sorteo y se llevaron unos pesos. Obviamente ¿qué paso?, pues que al año siguiente vinieron más colombianos con más proyectos".

Ya no se podía realizar un sorteo. Había que pensar en otras vías de dar apoyo.

¿Y en España?

Si en España existe un 9% de desempleo -según datos del Banco de España- y el paquete laboral que ofrecen los agricultores de la Unión de Labradores parece justa, ¿por qué los agricultores no buscan la mano de obra entre los mismos españoles?

"No es que cuesta, ¡es imposible!, porque nadie quiere trabajar en el campo", responde tajante José María Companys, quien le cuenta a BBC Mundo que hace unos años iniciaron una campaña de contratación en Cataluña donde hicieron miles de llamadas y escogieron a 200 candidatos.

Quedarme aquí implica vivir como español. Tener un piso, un coche, pagar servicios normales, y esto cuesta. A la hora de la verdad, se ahorraría poco porque ganaría en euros y gastaría en euros
Juan Carlos Galeano, trabajador temporal

"De esos 200, 100 rechazaron la oferta, de los otros 100, sólo 50 se presentaron para trabajar, y después de un mes no quedaba nadie", agrega Companys.

Entonces, si hay tanta necesidad de mano de obra en los campos españoles, ¿por qué los temporeros colombianos que llegan cada año no aprovechan y se quedan definitivamente?

Manuel González, que lleva cinco años en el programa de contratación a distancia piensa la pregunta unos instantes y responde que si le saliera un contrato como por un año, "de pronto pensaría en quedarme, pero por pocos años. Para vivir del todo aquí en España, no".

Juan Carlos Galeano no deja ni que se termine de formular la pregunta. "Quedarme aquí implica vivir como español. Tener un piso, un coche, pagar servicios normales, y esto cuesta. A la hora de la verdad, se ahorraría poco porque ganaría en euros y gastaría en euros".

Mientras que Edgar Mauricio Colorado se toma un tiempo para contestar. No porque no tenga clara sus ideas, sino porque prefiere medir sus palabras antes de hablar.

"Al comienzo sí que pensé en quedarme. Pensé en mis expectativas, en estudiar, pero luego, no, ¡no, no! Es más la expectativa que tienes de realización como persona. Yo quiero tener mi propio negocio, desarrollar lo mío, ¿no? Decir 'esto lo he construido yo, lo tengo yo y lo hago a mi manera y sé que en Colombia hay espacio para realizarlo".

"Estoy seguro que quien me escuche pensará que estoy loco. Yo tengo amigos que se han quedado aquí y se han comprado un coche y les da para vivir, quizás esa sea su realización, pero no es la mía", concluye.



NOTAS RELACIONADAS
Las dos orillas de las remesas
19 10 06 |  Economía
Mi vida con los inmigrantes
28 09 06 |  Video
España: debate por las remesas
15 09 06 |  Economía
Inmigrantes ayudan a España
30 08 06 |  Economía
España: crecimiento por la inmigración
26 10 04 |  Internacional
Emigrar para sobrevivir
21 06 02 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen