Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 11 de septiembre de 2006 - 18:23 GMT
Manaos, el ave fénix del Amazonas
Kieran Cooke
BBC, Manaus, Brasil

Teatro Amazonas, Manaos
Manaos tuvo su primer período de auge en el siglo XIX, gracias al caucho.

Cuando Jose Fujita oyó decir que su compañía abriría una fábrica en Manaos, una ciudad en el corazón del Amazonas, aprovechó la oportunidad para mudarse de São Paulo.

"Cada vez es más difícil vivir en São Paulo, donde el número de crímenes va en aumento y la contaminación es muy mala", dice Fujita, un gestor financiero de la empresa de fabricación de componentes Wapmetal.

"En Manaos, hay buenos empleos, hay mucha más tranquilidad y mi familia puede respirar aire puro", añade.

Muchos brasileños están siguiendo los pasos de la familia Fujita.

Hace 20 años, la población de Manaos, la capital de Amazonas -por mucho el mayor estado de Brasil- era de menos de 200.000 personas.

Ahora la ciudad tiene casi dos millones de habitantes.

Gran exportador

El principal estímulo para el crecimiento de Manaos ha sido el desarrollo de una zona franca, establecida a mediados de los años '60 por el gobierno militar de ese momento.

Desde el punto de vista económico, ahora se le considera una de las principales historias de éxito del país.

A los de afuera, les cuesta creer que haya tanta industria en medio de la selva
Jose Johnes Lima, Wapmetal

La Zona Franca de Manaos emplea a unas 125.000 personas en cerca de 500 industrias.

Honda tiene en Manaos una de sus mayores fábricas fuera de Japón y produce más de un millón de motocicletas al año, tanto para el mercado brasileño como para la exportación.

Muchos en Manaos alardean que cada televisor de Brasil se fabrica aquí.

Nokia, el gigante finlandés de telecomunicaciones, emplea a 1.500 en la zona, Gillette tiene allí su mayor planta sudamericana, mientras que la única fábrica de motocicletas Harley Davidson fuera de Estados Unidos está en esta ciudad.

La China brasileña

Sin embargo, este centro motriz manufacturero, situado en una ciudad en medio de la selva y donde las temperaturas raramente son de menos de 30°C, sigue relativamente aislado del mundo exterior.

Mercado de pescado en Manaos
El Mercado Central de Manaos se basa en el de Les Halles, París.

Sólo hay unos pocos caminos de tierra que llevan a Manaos.

Los principales medios de transporte son por avión o navegando hasta cinco días por el poderoso Amazonas desde la costa atlántica.

"A Manaos la llaman 'la China de Brasil'", dice Jose Johnes Lima, el director de la fábrica de Wapmetal en la zona franca.

"A los de afuera, les cuesta creer que haya tanta industria en medio de la selva".

"Este lugar atraviesa un auge notable y muchas plantas trabajan las 24 horas. En São Paulo empleamos a 600 personas, pero la demanda en Manaos crece tan rápido, que decidimos abrir una fábrica también aquí", explica.

Trabajadores cualificados

Durante muchos años, la Zona Franca de Manaos se limitaba a servir de área de ensamblaje de bajo costo.

Ahora las empresas vienen a aprovechar las destrezas técnicas disponibles
Fabio Silva, Samsung
Pero a principios de los '90, en medio de una crisis monetaria, el gobierno brasileño aprobó nuevas leyes que requerían una mayor participación de contenido local en las mercancías manufacturadas en la zona.

"Durante varios años, la vida se puso muy dura aquí", dice Fabio Silva, director técnico de la gran fábrica local de Samsung, el grupo electrónico surcoreano.

"La gente temía que ése fuera el fin de los empleos en la ciudad, pero hemos preparado una buena base técnica y de destrezas, y tanto las compañías extranjeras como las brasileñas hallan que Manaos es muy buen lugar para fabricar".

"Hace veinte años sólo había tres colegios en la ciudad. En estos momentos, tenemos 19 colegios técnicos e institutos universitarios. Ahora las empresas vienen a aprovechar las destrezas técnicas disponibles", concluye.

Cada vez más ventas

Manaos tiene una historia de altibajos.

En el siglo XIX, la ciudad se enriqueció gracias al caucho extraído de árboles nativos del Amazonas.

Área pobre de Manaos
A pesar de su relativo desarrollo, Manaos también tiene áreas de gran pobreza.

Los comerciantes extranjeros y los magnates locales del caucho se construyeron enormes mansiones.

El famoso centro de opera de Manaos, el Teatro Amazonas, es testigo de la riqueza de aquellos tiempos, con sus paredes rosadas, sus esculturas ornadas y sus lujosos muebles importados de Europa.

El Mercado Central, donde se limpia y se vende una variedad aparentemente infinita de pescados del Amazonas, también fue levantado en los años del auge del caucho, tomando como modelo el mercado Les Halles de París, Francia.

Pero esos años de prosperidad llegaron a su fin con el surgimiento de plantaciones de caucho más eficientes en las colonias británicas de Ceilán y Malaya.

Manaos, situado cerca del punto de reunión de los tres grandes afluentes que conforman el Amazonas, entró en un largo período de decadencia.

La zona franca cambió una vez más el destino de la ciudad, que ahora sólo tiene un 5% de desempleo, comparado con las cifras oficiales a nivel nacional de más del 10%.

Limitaciones

Pero también es preocupante que Manaos se pueda estar convirtiendo en una víctima de su propio éxito.

El desarrollo infraestructural no ha ido a la par del crecimiento de la ciudad.

Río Amazonas
Cerca de Manaos se reúnen los tres grandes afluentes que conforman el Amazonas.
Manaos no tiene una planta de tratamiento de aguas residuales.

El puerto con frecuencia no puede hacer frente al enorme volumen de mercancías que navegan por el Amazonas.

Muchos componentes electrónicos para las fábricas de la ciudad llegan por avión, pero no siempre a tiempo, en especial debido a las recientes turbulencias financieras que ha estado atravesando la aerolínea estatal, Varig.

También algunos obreros se han quejado de que tienen que trabajar turnos excesivamente largos, por salarios significativamente menores que los de São Paulo y Río de Janeiro.

Medio ambiente

La economía brasileña se ha expandido en los últimos años y el valor de las exportaciones casi se ha duplicado entre 2002 y 2006.

Camino en la selva amazónica
El gobierno de Brasil inició un plan para el control de la deforestación en 2004.
Diversos grupos ecologistas han expresado su preocupación por la deforestación de amplias áreas de la selva amazónica para satisfacer las crecientes demandas del comercio de productos agrícolas.

Sin embargo, el gobernador de Amazonas, Eduardo Braga, dice que el éxito de la Zona Franca de Manaos ha conllevado a que ése sea el estado con menor grado de deforestación en Brasil.

"La fuerza motriz de Manaos es la industria, no la agricultura", señala.

"Nos enorgullece poder decir que la zona franca es nuestra área verde. Ofrece empleos y salarios a muchos miles de personas, mientras que ayuda a preservar la grandeza de los bosques tropicales", añade.



NOTAS RELACIONADAS
Multinacionales se comprometen
24 07 06 |  Economía
Un Amazonas más seco
18 07 06 |  América Latina
Amazonas: nuevo proyecto
06 06 06 |  América Latina
Nuevas reglas para el Amazonas
03 03 06 |  América Latina
Indígenas secuestran obreros en Brasil
09 02 06 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen