Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 4 de agosto de 2006 - 21:53 GMT
Cómo internet transformó el comercio

Steve Schifferes
Editor de Negocios de la BBC

Los pioneros de la red no pretendían ganar dinero con su lanzamiento, hace 15 años.

Teclado
Con sólo pulsar unas teclas se abren millones de posibilidades en una pantalla.
Pero poco después, las calles de Palo Alto en California, hogar de la Universidad de Stanford, vibraban con expertos de capital de riesgo y empresarios punto.com.

El alquiler de las oficinas en Sand Hill Road, zona en la que se concentran las empresas de capital de riesgo, sobrepasó el de propiedades en Londres y Nueva York.

Mientras tanto, la lista de espera para la adquisición de automóviles BMW era de cinco años mientras más y más restaurantes elegantes estaban abriendo en SoMa, el nuevo distrito de moda.

También surgió un grupo extraordinario de empresarios que convenció a los inversionistas estadounidenses que el bote de oro de internet estaba justo a la vuelta de la esquina.

La primera compañía de internet que captó la atención en la bolsa de valores fue Netscape. Dirigida por Jim Clark y Marc Andreessen desarrolló el buscador Mosaico.

Cuando sus acciones salieron a la venta el 9 de agosto de 1995, triplicaron su valor el primer día en el que se negociaron.

Tiempos de boom

America Online
La compra de Times Warner por AOL fue la culminación del boom.
Al poco tiempo, Netscape fue víctima de su rival: el buscador de internet Explorer de Microsoft (precipitando un caso de desconfianza de larga data), pero otras compañías, a su vez, lograron captar la atención de los inversores.

Portales como Yahoo, Lycos y AltaVista pasaron a ser la próxima gran aventura.

Luego aparecieron compañías como MCI y WorldCom, las cuales se convirtieron en la columna de internet.

La compañía que cambió la marcha para internet, Cisco Systems, sobrepasó brevemente a Microsoft para convertirse en la compañía más grande del mundo gracias a su capitalización en el mercado, que alcanzó los US$400.000 millones en marzo de 2000. (Actualmente está valorada en US$100.000 millones aproximadamente).

Estando en su cima, semanalmente US$1.000 millones fluían por Silicon Valley y las firmas de capital de riesgo buscaban desesperadamente inversiones punto.com con planes comerciales viables.

Los vendedores encontraban fondos para lanzar sitios en internet y vender de todo, desde juguetes (eToys) hasta alimento para animales (pets.com) pasando por consultas médicas (webMD.com).

La culminación del boom de las punto.com ocurrió en enero de 2000 cuando AOL, el mayor proveedor de servicios de internet de EE.UU., compró a Time Warner, la empresa mediática más grande, por más de US$200.000 millones.

Entre 1995 y 2000 el principal índice tecnológico estadounidense, el Nasdaq, se quintuplicó.

Y el boom cruzó el Atlántico, con la compañía británica Lastminute.com, creada por Brent Hoberman y Marta Lane, flotando en el mercado de valores de Londres.

La compañía de ropa, Boo.com, también ganó millones antes de haber vendido su primer vestido.

El crash y sus efectos

La rapidez del boom -que pronto condujo a excesos entre asesores y entre quienes promocionaban las acciones de internet- hizo inevitable algunas correcciones.

Boo.com screenshot
Muchas compañías punto.com pasaron del cenit al nadir.
Fue así como en la primavera del 2000 el precio en el mercado bursátil de varias firmas de internet -y de otras compañías tecnológicas- se desplomó.

Muchas compañías con bajo flujo de caja quebraron o tuvieron que fusionarse.

Las empresas fuertes que sobrevivieron consolidaron su posición. Amazon, Yahoo, eBay y Google emergieron como los jugadores dominantes en sus áreas.

Pronto fue evidente que, en vez de generar un menor grado de concentración en internet, los "efectos de la red" ocasionaron uno mayor, pese a la estructura abierta que caracteriza al mundo del www.

Desde el punto de vista de la economía como un todo, internet estaba bajando el costo de las transacciones dramáticamente, especialmente en el sector de los servicios.

Y muchos analistas -incluyendo al entonces director de la Reserva Federal de Estados Unidos, Alan Greenspan,- vieron los efectos de esta "nueva economía" como una parte fundamental en el control de los precios al consumidor pese al rápido crecimiento económico.

De diversas maneras, el boom de internet evocaba a la "locura de las vías férreas" del siglo XIX.

Aunque los precios se elevaron artificialmente y se produjo un exceso de inversión, el nuevo medio de comunicación revolucionó en muy poco tiempo la manera de hacer negocios -al igual que lo hizo hace más de cien años el ferrocarril- disminuyendo los costos de transacción.

Incluso la exagerada inversión de capital en la red sentó las bases de la revolución de banda ancha, lo cual aceleró la velocidad de navegación en internet y preparó el terreno para su próxima expansión.

Revolución silenciosa

Gran parte del ahorro generado por internet estaba ocurriendo tras bastidores, en la estructura de funcionamiento de las grandes compañías.

Martha Lane Fox
Martha Lane Fox era uno de los rostros del boom del punto.com.
La revolución silenciosa estaba definiendo su ritmo incluso cuando las burbujas de internet apenas empezaban a estallar.

El crecimiento de subcontratistas, que condujo a empresas manufactureras a trasladar su producción a lugares en el extranjero mucho más baratos, no hubiera podido ocurrir sin internet.

De hecho, casi todas las firmas de Silicon Valley -desde Apple hasta Cisco- subcontratan a otras compañías, mayoritariamente asiáticas, para la elaboración de sus productos.

Y buena parte de las funciones de respaldo de las oficinas, desde el procesamiento de datos hasta el manejo de personal, fueron reubicadas en el extranjero, especialmente en India, donde nuevos centros de servicios de negocio están surgiendo en Bangalore y en Hyderabad.

Global y local

A seis años del inicio de un nuevo siglo, es evidente que internet se ha convertido en una corriente dominante.

Café internet en Pekín.
Internet es un fenómeno mundial.
En la actualidad pocas empresas importantes pueden darse el lujo de no tener una página web para promocionar y vender sus artículos.

Y para muchas personas se ha convertido en hábito revisar los precios y la disponibilidad de los productos en internet antes de comprarlos.

Se estima que en EE.UU. el precio de venta en internet para los minoristas alcanzará los US$170.000 millones en 2006. Mientras que las predicciones indican que, para 2010, el mercado europeo en línea habrá superado al estadounidense.

China está creciendo incluso con mayor rapidez, y podría tener más usuarios de internet que los que tiene EE.UU. a finales de esta década.

Mientras internet puede seguir pareciendo revolucionario por el hecho de que cada vez hay nuevos servicios disponibles en la red -como por ejemplo en la descarga de música o en las llamadas telefónicas-, también es parte de nuestra rutina diaria.

Pero, ¿beneficia tanto a los consumidores como a los comerciantes?

Una consecuencia es que hay más competencia debido a la comparación efectiva de los precios.

Cola larga

Esto hace que los mercados sean más eficientes y, en el caso de las subastas de eBay, crea incluso un lugar en el mercado que con anterioridad no existía para algunos bienes.

Joven frente a internet
Para muchos es habitual consultar la red antes de comprar.
Pero internet tiene otro efecto: incrementar la gama de productos disponibles para los consumidores.

Esta es la teoría de la "cola larga", que sugiere que a medida que la red disminuye los costos de mantener el inventario y su almacenamiento, le permite a las empresas ofrecer artículos que no podrían estar disponibles sino a través de internet (por ejemplo, la variedad de libros que se encuentran en Amazon.com).

Esto también beneficia a los consumidores pues tienen acceso a nichos de productos que, de otra manera, no encontrarían con facilidad.

Finalmente, internet también ahorra tiempo porque la compra y la entrega de mercancía, así como el acceso a la información, está disponible con mucha mayor rapidez de lo que solía estar.

La red ha sido una tecnología revolucionaria, y la velocidad a la cual ha transformado los negocios no tiene precedentes en la historia.

Pero apenas a una década de su comercialización, es poco probable que ya haya alcanzado la totalidad de su potencial.

NOTAS RELACIONADAS
Estados Unidos, el líder indiscutido
14 11 05 |  Mundo digital
Dinero en internet ayuda a pobres
02 03 06 |  Economía
Filadelfia inalámbrica
14 11 05 |  Mundo digital
Hacia una internet en el espacio
20 09 04 |  Ciencia y Tecnología
China, con la fiebre del internet
07 03 04 |  Ciencia y Tecnología

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen