Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 10 de mayo de 2006 - 22:24 GMT
Los nuevos "cripto-capitalistas"
Peter Day
Peter Day
Presentador de BBC Radio 4 y el Servicio Mundial

Puede ser que estoy confundido.

O probablemente sólo estoy pensando en las grandes y crueles corporaciones al momento de considerar que las empresas están registrando un importante cambio en sus sentimientos.

Bill Gates
El fundador de Microsoft, con su esposa, lidera una campaña contra el SIDA.
En los últimos tiempos las grandes corporaciones han venido saliendo del closet y confesando sus antiguos pecados.

Las empresas petroleras están publicando informes que revelan el impacto ambiental de su negocio, las aerolíneas están buscando reducir sus emisiones de carbono antes de que se vean obligadas por ley; y los bancos están ahora prestando sobre principios de sostenibilidad.

Yo creía que todo esto significaba que las compañías estaban ahora escuchando a sus clientes, o si se quiere, accionistas (pese a que este término es vago y hasta engañoso).

Pero parece que estaba muy, muy, muy equivocado.

Beneficio mutual

No es sólo cinismo que ha metido estos pensamientos dentro de mi cabeza.

He estado leyendo las ideas del filósofo esloveno Slavoj Zizek, director del Centro de Estudios Avanzados en Humanidades en el Birkbeck College de Londres.

Escribiendo en la maravillosamente seria publicación London Review of Books, Zizek pone la lupa sobre los multimillonarios que se hacen llamar (irónicamente) "comunistas liberales".

El mercado y la responsabilidad social ya no son opuestos: ahora pueden unirse para beneficio mutuo
Bill Gates, George Soros, los fundadores de Google, los sospechosos habituales, se ven como una contracultura de genios que han copado a las grandes corporaciones.

Ellos, dice el autor, sostienen el dogma de una nueva visión post moderna de la "mano invisible" del capitalismo que profesó Adam Smith.

El mercado y la responsabilidad social ya no son opuestos: ahora pueden unirse para beneficio mutuo.

Capitalismo de dos caras

Los nuevos multimillonarios son ciudadanos del mundo, buenas personas que se preocupan de problemas globales, que usan su riqueza ganada por la explotación capitalista para hacer el bien. Por ejemplo, las fundaciones de Soros o la guerra de Bill y Melinda Gates contra el virus de VIH que causa el SIDA.

"Los comunistas liberales no quieren ser simples máquinas de ganancias", dice Slavoj Zizek.

Wal-Mart
Wal-Mart una de las grandes corporaciones estadounidenses.
"Quieren que sus vidas tengan un significado más profundo. Quieren darle algo de vuelta a la sociedad", señaló.

Tal sentimiento no es nuevo. Recuerden las grandiosas galerías de arte estadounidense, como la Frick en Nueva York y la Freer en Washington, que fueron construidas por hombres que contrataban a matones para intimidar a sus fuerzas de trabajo.

También está el magnate del acero, Andrew Carnegie, quien utilizó el dinero adquirido de sus luchas contra los sindicatos para efectuar filantrópicas donaciones para la educación y bibliotecas.

De hecho una biblioteca Carnegie fue la que moldeó mi infancia.

Cambio de puesto

Estos nuevos comunistas liberales tienen doble cara, dice Zizek: son crueles empresarios la mitad del tiempo y grandes benefactores la otra mitad.

Pero los problemas que tratan de enfrentar son los símbolos de un sistema podrido, más no la podredumbre misma.

Quieren que sus vidas tengan un significado más profundo. Quieren darle algo de vuelta a la sociedad
Slavoj Zizek
Y la manera sin ataduras en que estas personas hacen sus fortunas refuerza más bien los problemas sociales que causan la inestabilidad.

Las manipulaciones de mercado de George Soros degradan la vida de miles, pese a que sus ganancias son luego utilizadas para promover la educación en Europa Central.

Los grandes y crueles negocios simplemente están cambiando de puestos, no así el impacto sobre nuestras vidas, argumenta Zizek.

Firmas psicópatas

Del otro lado del espectro, los tradicionales capitalistas argumentan que las nuevas campañas de responsabilidad social corporativa son una nueva forma de antinegocio, que amenaza a las empresas, intereses de inversionistas y el libre mercado.

George Soros
Las ganancias de George Soros van a financiar programas de educación.
En ambos lados del argumento, sólo han cambiado las apariencias.

El recientemente publicado libro de anticapitalismo, "La Corporación", señala que las leyes le han otorgado a las empresas los atributos legales de una persona.

Y que ahora tienen la personalidad de un psicópata, si se observa a través de los ojos de un psiquiatra.

Es una propuesta irresistible, que ignora todos los beneficios que obtenemos y que damos por sentado de la actividad corporativa.

Pero no estoy tan seguro de que el tipo de capitalismo al que nos hemos acostumbrado en los últimos 100 años todavía continúe a través de otros medios, como sugieren los críticos de la izquierda.

Consumidores ordinarios y pasivos del viejo modelo de capitalismo están desarrollando grandes poderes individuales que nunca han tenido antes
Consumidores ordinarios y pasivos del viejo modelo de capitalismo están desarrollando grandes poderes individuales que nunca han tenido antes, gracias a la red de computadores y el internet.

Incluso las clases pobres han sido arrastradas por esta tendencia.

Las compañías de producción masiva del siglo XX no funcionarán efectivamente por mucho más tiempo.

Sus críticos parecieran atrapados en el pensamiento del siglo pasado -sobre la manera en que una organización debe funcionar-, cuando hacen públicas sus críticas a la nueva forma de hacer negocios.

La búsqueda de simpatías que tratan de conseguir los multimillonarios de hoy en día, con su filantropía y activismo social, puede ser una fachada o una nueva versión de la beneficencia de Carnegie
La mayoría de las principales corporaciones tampoco lo comprende: son muy grandes, con muchas jerarquías, muy distantes de la gente que consume sus artículos o los servicios que proveen.

Es más probable que Wal-Mart se hunda a que conquiste el mundo. Microsoft de hecho pudiera estar perdiendo fuerza.

La búsqueda de simpatías que tratan de conseguir los multimillonarios de hoy en día, con su filantropía y activismo social, puede ser una fachada o una nueva versión de la beneficencia de Carnegie.

Pero creo que el poder de los consumidores informados, definido y activado por internet, no los dejará irse con meros gestos simbólicos.

Pero también es probable que pueda, otra vez, estar confundido.



NOTAS RELACIONADAS
Más multimillonarios que nunca
10 03 06 |  Economía
Mexicano es uno de los más ricos
10 03 06 |  Economía
Mexicano entre los 4 más ricos
11 03 05 |  Economía
Rusia: matan al editor de Forbes
10 07 04 |  Economía
Gibson: el poder de la pasión
18 06 04 |  Cultura


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen