Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 23 de junio de 2005 - 17:01 GMT
Tsunami: turismo al rescate
Kate McGeown
BBC

Chanida Chueratanakorn es la dueña de un restaurante en el bello balneario tailandés de Au Nang.

Playa Patong en la isla de Phuket
La escasez de turistas está dificultando la subsistencia en la costa tailandesa.

Como muchos otros sitios de esta región costera en el oeste del país, Au Nang -cerca del poblado de Krabi- no resultó muy dañado por el tsunami que devastó el sudeste asiático el 26 de diciembre de 2004.

Aun así, a seis meses del desastre han sido pocos los turistas que han visitado la zona y a Chueratanakorn le está resultando difícil subsistir.

"Estamos pensando en cerrar y quizás ésta sea la mejor opción", admite. "Pero si los turistas vienen y ven que no queda nada, como si se tratara de un pueblo fantasma, probablemente nunca regresen".

"Son tiempos difíciles para nosotros. Solíamos ahorrar bastante dinero durante la temporada alta para sobrevivir en la baja".

"Pero el tsunami ocurrió al principio de la mejor época, de modo que no tenemos nada para sobrevivir en este período más tranquilo", completa.

Sophia Buranakul, jefa de proyectos de una fundación local sin fines de lucro, afirma que lamentablemente la situación de Chueratanakorn es común.

"Hay mucha tensión emocional entre quienes viven aquí, muchos de los cuales dependen de la industria del turismo", comenta.

"Nada ha pasado"

Lo mismo ocurre más al norte, en la isla de Phuket.

La mayor parte de ella se salvó del tsunami e incluso las áreas afectadas, como la playa Patong, fueron reconstruidas enseguida.

Según Abigail Silver, representante en el Reino Unido de la Autoridad de Turismo de Tailandia (ATT), "cualquiera que vaya a Phuket creerá que nada ha pasado".

Tailandia

Con todo, la afluencia de visitantes ha sido menor que en este mismo período del año pasado.

"Los turistas están regresando, sí, pero la situación todavía no se ha normalizado", agrega Tanes Tetsuwan, director de relaciones públicas de la ATT.

"Sin embargo, los lugareños están más optimistas en relación con la próxima temporada alta; ya están tomando reservas", añade.

Mientras que las agencias de turismo esperan que los visitantes occidentales regresen en gran cantidad entre octubre y diciembre -la mejor época-, el gobierno tailandés ha puesto el foco en los mercados asiáticos para promover las visitas de países como Japón y China en baja temporada.

Según Tetsuwan, las autoridades también están tratando de asistir a pequeñas y medianas empresas otorgándoles préstamos.

Sin embargo, Sophia Buranakul advierte que muchos de los comerciantes que conoce en Krabi aún no han recibido ayuda estatal.

Algunos dicen que quienes murieron en el tsunami en realidad tuvieron mejor suerte, porque no deben pensar en cómo resolver el resto de sus vidas
Jantharawan Yimyaen, isleño

Los habitantes de isla de Phi Phi también siguen esperando, pero en este caso que las autoridades decidan regresar allí.

"Nos sentimos un poco frustrados, porque no se ha hecho demasiado", se queja Jantharawan Yimyaen, uno de los isleños.

"Algunos dicen que quienes murieron en el tsunami en realidad tuvieron mejor suerte, porque no deben pensar en cómo resolver el resto de sus vidas".

El gobierno tailandés todavía no ha adoptado medidas para reactivar el turismo en Phi Phi, dejando a los isleños en un limbo acerca de cómo deben actuar.

Algunos, sin embargo, han decidido no esperar.

Aquellos que viajen a la isla encontrarán más de 100 comercios y cafés abiertos, ansiosos por obtener alguna ganancia.

Esperanza

En una de las áreas más afectadas de Tailandia, el balneario de Khao Lak, las tareas de reconstrucción están lejos de ser terminadas.

Incluso aquí los negocios han reabierto, ofreciendo gran cantidad de productos y servicios a un número escaso de turistas.

Muchos operadores confían en que la cantidad de visitantes aumentará sustancialmente a medida que se aproxime la temporada alta.

Reconstrucción en Tailandia
Reconstruir viviendas llevará tiempo.

El hotel de cinco estrellas Sarojin será uno de los primeros en abrir sus puertas el 1º de septiembre.

"Ya tenemos varias reservas. En diciembre, por ejemplo, vendrá una pareja de luna de miel", dice la dueña del establecimiento, Kate Kemp.

"Al igual que entre los turistas, crece el interés de voluntarios que quieren acercarse para ayudar a regenerar la zona".

Pero para los habitantes de Khao Lak, el regreso a la normalidad parece lejano.

Muchos aún viven en albergues temporarios mientras continúa la construcción de viviendas permanentes.

Los sobrevivientes además siguen traumatizados por sus terribles experiencias.

"He conocido a personas que lo han perdido todo, toda su familia, todas sus posesiones", dice Tirian Mink, del Centro de Voluntarios para las Víctimas del Tsnami, que coordina los esfuerzas de ayuda en la zona.

"Es difícil resignarse a algo así".



NOTAS RELACIONADAS
Tsunami: pagar para ayudar
17 06 05 |  Internacional
Aceh no encuentra la paz
08 06 05 |  Internacional
Tsunami: prometen más ayuda
17 04 05 |  Internacional
Oxfam: la ruta injusta del arroz
11 04 05 |  Economía
Indonesia: ayuda con dificultades
30 03 05 |  Internacional
OXFAM: "20.000 personas sin agua"
29 03 05 |  Internacional


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen