Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 22 de enero de 2007 - 11:00 GMT
EE.UU.: agro, inmigrantes y tormentas
Mariana Martínez
Mariana Martínez
Columnista, BBC Mundo

Naranjas congeladas
Una importante proporción de cítricos consumidos en EE.UU. proviene de California.

¿Pagaría usted dos dólares por una naranja o un limón?

Ésa es la pregunta que muchos consumidores estadounidenses podrían hacerse en los próximos días, cuando los cítricos y otros vegetales comiencen a mostrar precios por las nubes en los supermercados de todo el país.

Y es que las temperaturas bajo cero que han azotado al estado de California -uno de los puntos agrícolas clave del país-, han provocado pérdidas millonarias a los agricultores de la zona y están haciendo temblar a los bolsillos de los consumidores.

Los cultivos de cítricos, fundamentalmente naranjas y limones, han sido los más afectados por la lluvia y los vientos árticos llegados a una zona tradicionalmente templada; pero también los de lechugas, frutillas, alcachofas y aguacates, y hasta los derivados del sector lácteo.

California, el corazón verde de EE.UU.

Para tener una idea de la importancia de los cultivos californianos para las mesas de las familias estadounidenses, basta con pensar que California ostenta el galardón de primer productor de cítricos - naranjas, limas, toronjas y limones- del país.

El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger
El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, declaró el estado de emergencia.

En sus tierras se cosechan más del 85% de los limones y el 21% de las naranjas que se consumen en todo Estados Unidos, siendo La Florida el estado donde se producen más naranjas (75%), pero más que nada para la elaboración de jugos de mesa.

Según datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, las pérdidas para el sector serán millonarias y probablemente superarán a los US$700 millones registrados durante las históricas heladas de diciembre de 1998.

Aunque todavía no hay cálculos exactos, se estima que los agricultores de la zona han perdido más del 70% de sus cosechas debido a las heladas.

Es por eso que es altamente probable que, en los supermercados, una bolsa de naranjas -4 libras o 1,82 kilos- que hace apenas unos días costaba entre US$4 y US$6 dólares, vea duplicado o incluso triplicado su valor en las próximas horas, obligando a los consumidores a pagar los cítricos y otros vegetales a precio de oro.

Los inmigrantes en jaque

Pero las heladas no sólo afectan a los grandes agricultores y a los bolsillos de los consumidores que desde hoy tendrán que pagar más por estos productos, sino también a aquellos encargados de la recolección de estas frutas y vegetales.

Frío en Estados Unidos.
Se estima que las temperaturas estén por debajo del promedio durante otras dos semanas.

Estos son miles de trabajadores extranjeros -empacadores y recolectores-, más que nada, indocumentados, que constituyen una fuerza laboral de mucho peso en el sector agrícola estadounidense.

El Departamento de Trabajo de Estados Unidos calcula que el 53% de los aproximadamente 1,8 millones de trabajadores agrícolas del país son extranjeros indocumentados, en su mayoría de origen hispano.

Según autoridades californianas, gracias a las heladas, unos 12.000 trabajadores agrícolas podrían verse afectados por meses por la falta de empleo.

Estas heladas llegan en momentos en que los productores agrícolas y empresarios reclaman que los temores sobre leyes de inmigración más severas han desplazado a estos trabajadores hacia el norte -a estados donde los controles son menores o pueden pasar más desapercibidos- o incluso desmotivado la llegada de otros, más que nada a los trabajadores "golondrinas" que llegan en época de cosecha.

La falta de mano de obra en el agro ya se venía sintiendo desde el año pasado en estados como California y Florida.

El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, sugirió recientemente que muchas de estas pérdidas millonarias que deberá afrontar el agro californiano debido a las inclemencias del tiempo, podrían haberse evitado si ya estuviera aprobada una nueva ley migratoria ,actualmente estancada en el Congreso, que promete otorgar permiso temporal a millones de indocumentados.

¿Qué se puede esperar?

Si bien Schwarzenegger prometió que brindará ayuda no sólo a los grandes empresarios, sino también a los trabajadores del sector, sin importar su estatus migratorio, lo que está claro es que la tormenta congelará, al menos por un rato, las ganas de aquellos que quieren cruzar la frontera en busca del "sueño americano".

Naranjas dañadas.
La situación actual evoca las heladas que se produjeron en 1998 en EE.UU.

Con cada día menos trabajadores en los campos dispuestos a remangarse las mangas y enfrentar el sol para recoger las cosechas, todo hace pensar que, por este lado del mundo, seguiremos pagando por un buen tiempo las naranjas, los limones, las lechugas y los aguacates a precio de oro.

Al menos hasta que los congresistas se den cuenta de la importancia del trabajo de los inmigrantes en los campos estadounidenses.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen