Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 18 de julio de 2006 - 11:39 GMT
El fútbol y el trabajo infantil
Mariana Martínez
Mariana Martínez
Columnista, BBC Mundo

Niño cosiendo un balón en Bangladesh
El número de niños trabajadores se redujo en un 11%.

Mientras los italianos todavía celebran con júbilo la final de la Copa Mundial de Fútbol 2006 y el mundo entero disfruta una y otra vez la repetición de los goles anotados durante el evento, otro partido importante se está gestando, pero esta vez, a favor de los niños que trabajan a lo largo y ancho del planeta.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el último partido contra el trabajo infantil en el mundo aún debe ser jugado. La institución confía en que su erradicación es un objetivo "alcanzable".

Por lo pronto, algunos primeros goles en esta difícil contienda han comenzado a anotarse.

Los últimos datos de la OIT señalan que en 2004, 218 millones de niños en el mundo estaban atrapados en alguna condición de trabajo infantil, de los cuales, 126 millones se veían obligados a realizar trabajos forzosos e insalubres.

Sin embargo, el número de niños trabajadores a nivel mundial ha disminuido en un 11% en los últimos cuatro años, mientras que la cifra de aquellos que realizan trabajos considerados peligrosos se redujo en un 26%.

América Latina lidera el avance

Hoy, los niños que ayer cosieron balones para "sobrevivir", están terminando su ciclo escolar o lo han terminado y trabajan en mejores condiciones en la industria local.

América Latina y el Caribe es la región del mundo que ha registrado los mayores avances.

En los últimos cuatro años, el número de niños trabajadores ha disminuido en unos dos tercios. Según datos de la OIT, sólo el 5% de los niños de la región trabaja.

Sin embargo, la historia es muy diferente en África Subsahariana, donde el trabajo infantil todavía sigue siendo muy elevado.

Estas estadísticas no hacen más que confirmar, dice la OIT, que el trabajo infantil a nivel mundial está disminuyendo y que cuanto más perjudicial es el trabajo y más vulnerables son los niños que lo realizan, más rápida es la tasa de disminución.

De coser pelotas a jugar

Niños jugando fútbol
Los programas de prevención introducían partidos de fútbol.

Un ejemplo reciente de los esfuerzos mundiales por prevenir y eliminar el trabajo infantil es el proyecto piloto lanzado por la OIT, la FIFA y le Cámara de Comercio e Industria de Sialkot (SCCI), en Pakistán.

Este proyecto incorpora partidos de fútbol dentro de los ya existentes programas de prevención y eliminación del trabajo infantil en el distrito de Sialkot -puestos en práctica en 1997- donde una década atrás, cientos de niños trabajaban incontables horas cosiendo balones de fútbol.

La OIT calcula que en 1996 unos 7 mil niños trabajaban cosiendo balones de fútbol en Sialkot y que, dos años después de poner en marcha el programa de eliminación, ya no se observaban casos de trabajo infantil en los centros de coser balones.

Los niños fueron incorporados a los centros de educación formal y no formal, mientras que las mujeres de la zona se vieron beneficiadas al establecerse centros de coser exclusivamente de mujeres.

Según la OIT, el éxito del programa radica en que el mismo incorpora el seguimiento en el lugar de trabajo con programas de educación, salud y protección social, así como también la sensibilización sobre la importancia de la educación y el impacto negativo de la prematura participación de los niños en el mercado de trabajo.

Un partido "simbólico"

Hoy, los niños que ayer cosieron balones para "sobrevivir", están terminando su ciclo escolar o lo han terminado y trabajan en mejores condiciones en la industria local.

Al tiempo que se hacen esfuerzos en Sialkot por incorporar al programa a un 5% de niños que todavía trabajan, fundamentalmente en los sectores que no participaron del monitoreo como la industria quirúrgica.

Para inaugurar el programa piloto, un ex jugador de fútbol profesional dio el puntapié inicial del encuentro entre un grupo juvenil local y un equipo de ex cosedores de balones de fútbol.

Un partido lleno de emociones que sirvió para recordar que aquellos niños que trabajaban en el pasado cosiendo pelotas, hoy tienen la posibilidad de jugar con ellas y mejorar su futuro y el de la sociedad en su conjunto.

Queda mucho por hacer

Para eliminar el trabajo infantil se necesitan gobiernos más conscientes, capaces de generar fuentes de empleo dignas para las familias, programas escolares para los niños y monitoreo constante

El programa de Sialkot es simplemente uno de los tantos goles que deberemos anotar en el partido por la eliminación del trabajo infantil en el mundo.

Todavía queda mucho por hacer por nuestros niños. Millones de niños en el planeta se ven obligados aún a trabajar para poder sobrevivir y/o colaborar con el precario presupuesto de sus familias.

Muchos lo hacen en condiciones precarias y de explotación, incluso participando como soldados en luchas armadas que iniciaron los adultos.

Para eliminar el trabajo infantil se necesitan gobiernos más conscientes, capaces de generar fuentes de empleo dignas para las familias, programas escolares para los niños y monitoreo constante; así como también la colaboración de los organismos internacionales, las ONGs y la sociedad en su conjunto, para actuar como observadores capaces de sacar "tarjeta roja" y dejar al descubierto a aquellos que sacan ventaja de los niños.

Es por eso que, la lucha por la eliminación del trabajo infantil es un partido que, sin dudas, debemos jugar todos.

Y cuyo trofeo máximo será la sonrisa de los niños de hoy y de mañana.

Barómetro económico
ÍNDICE DE NOTAS

ARCHIVO 2005

ARCHIVO 2004

ARCHIVO 2003


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen