Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 19 de junio de 2006 - 14:33 GMT
México: elecciones y economía
Mariana Martínez
Mariana Martínez
Columnista, BBC Mundo

Andrés Manuel López Obrador, candidato del Partido de Revolución Democrática.
La consigna de López Obrador es "por el bien de todos, los pobres primero".
El último debate televisivo por las elecciones presidenciales en México dejó en claro dos puntos: que la contienda del próximo 2 de julio será sin dudas reñida y que la economía es el punto álgido de las campañas.

Felipe Calderón Hinojosa, del conservador y actual gobernante Partido Acción Nacional (PAN), y Andrés López Obrador, ex alcalde de la ciudad de México y candidato de la izquierda por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), aparecen disputándose el liderazgo -cabeza a cabeza o con un ligero margen, según la encuesta de opinión que se tome en cuenta-, seguidos por Roberto Madrazo, del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Lo que hace prever que las elecciones presidenciales se transformarán en un reñido duelo entre López Obrador y Calderón, y que las casi dos semanas que quedan previas a los comicios, serán claves a la hora de decidir para qué lado se inclinará la balanza.

Economía en el tapete

A medida que se acerca la recta final, las campañas se han ido focalizando cada vez más en el tema económico.

Según los últimos sondeos, 15% de los votantes mexicanos -aproximadamente 11 millones- todavía están indecisos con su intensión de voto. Y en sus manos está el resultado de las elecciones del próximo 2 de julio

Por un lado aparece López Obrador, quién promulga el eslogan "por el bien de todos, los pobres primero", apostando por un proyecto sustentado en el gobierno como principal generador de empleo y la no apertura económica.

A lo largo de su campaña, López Obrador ha mostrado su descontento con los grandes banqueros, y ha dicho que su finalidad es gobernar para la gente común.

Por el otro, Calderón, quién se autodenominó "el candidato del empleo", parece decidido a continuar con las políticas macroeconómicas conservadoras y de libre mercado aplicadas por el presidente Vicente Fox, quien si bien han logrado mantener la economía mexicana a flote, no han conseguido aumentar significativamente los salarios. Un reclamo que los mexicanos le hacen al actual gobierno.

Calderón ha dejado claro durante su campaña que seguirá un modelo económico que persigue la inversión, la generación de trabajo y el respeto irrestricto a la legalidad.

Mientras López Obrador remarca la necesidad inmediata de nuevos programas sociales para el país, Calderón apuesta por aplicar reformas estructurales a la economía mexicana, en línea con las previamente empleadas, para crear más fuentes de trabajo.

Radiografía económica

Felipe Calderón Hinojosa, candidato del Partido Acción Nacional.
Calderón se autodenomina como "el candidato del empleo".
Cuando la competencia por la silla presidencial es tan reñida, los candidatos saben que cualquier noticia y/o evento puede inclinar la balanza.

Según datos dados a conocer en las últimas semanas, la economía de México ha despegado justo antes de las elecciones del 2 de julio y después de permanecer adormecida durante los seis años de mandato de Fox. Esta noticia podría favorecer a Calderón.

Abultados ingresos petroleros, una inflación bajo control, sumados a mayores exportaciones gracias a la firmeza de la economía estadounidense y un boom en la construcción, han propiciado la mayor tasa de crecimiento económico en casi seis años.

El Producto Interno Bruto (PIB) de México creció 5,5% en el primer trimestre de 2006 y se estima que la economía se expanda más de 4% este año.

La estabilidad económica lograda por el gobierno de Fox, es uno de los puntos fuertes de la campaña de Calderón.

Pero López Obrador remarca en la suya la frustración de los mexicanos ante el fracaso del partido gobernante de aumentar los salarios y de no cumplir con su promesa de campaña de crear un millón de empleos al año.

¿Qué se puede esperar?

El Producto Interno Bruto (PIB) de México creció 5,5% en el primer trimestre de 2006 y se estima que la economía se expanda más de 4% este año.
Según los últimos sondeos, 15% de los votantes mexicanos -aproximadamente 11 millones- todavía están indecisos con su intensión de voto. Y en sus manos está el resultado de las elecciones del próximo 2 de julio.

Estos indecisos pertenecen en su mayoría a la clase media-baja que reside en los enclaves urbanos de las grandes ciudades del país y, si bien, comparten el reclamo de la izquierda de que la economía mexicana sólo favorece a los ricos -el 40% de los ingresos se concentra en el 10% de la población-, también consideran certero el temor de la derecha sobre el resurgimiento de la inflación y de la inestabilidad económica.

Lo que hace aún más incierto el resultado de la contienda.

Sea quién sea el ganador, lo que parece evidente es que en materia económica, México no experimentará grandes cambios, ya que Calderón promete seguir los pasos de Fox y López Obrador está trabajando con un equipo económico moderado, lo que hace prever que, de ganar, habrá cambios pero no tan radicales.

El resultado de las elecciones dejará en claro si México seguirá por el camino de la globalización y de la mano de Estados Unidos, o si por el contrario, dará un giro a la izquierda para sumarse al rumbo que han tomado algunos países de América Latina en los últimos tiempos.



Barómetro económico
ÍNDICE DE NOTAS

ARCHIVO 2005

ARCHIVO 2004

ARCHIVO 2003


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen