Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 24 de abril de 2006 - 10:54 GMT
¿Hacia dónde va el FMI?
Mariana Martínez
Mariana Martínez
Columnista, BBC Mundo

Rodrigo Rato.
Los miembros del FMI decidieron incrementar su rol fiscalizador de las políticas económicas.
El mundo ya no es el mismo de 1944, cuando el Fondo Monetario Internacional (FMI) fue creado.

Ése es el reclamo que repetidas veces ha recibido el organismo en los últimos años, tanto por parte de la comunidad financiera internacional como de autoridades al interior de la entidad y que finalmente parece haber sido escuchado.

Después de recibir los calificativos de "obsoleto" y "fuera de tiempo" por parte de banqueros, economistas, financistas y hasta de la sociedad civil, y del planteo de la necesidad de una serie de reformas presentado por el mismo gerente del FMI, Rodrigo Rato, comienzan a visualizarse tiempos de cambios al interior del organismo.

La reunión del Comité Monetario y Financiero Internacional (IMFC, por sus siglas en inglés), un organismo de nivel ministerial que representa a los 184 países que pertenecen al organismo, terminó en Washington con el apoyo unánime de todos los miembros del FMI a las reformas propuestas por Rato.

El paquete de cambios contempla buena parte de los reclamos de la comunidad financiera internacional.

Las naciones miembros del organismo dieron el visto bueno a los planes para aumentar los poderes del organismo en su rol de vigía de las políticas económicas de los países y a la propuesta de otorgarle más participación a las economías emergentes a la hora de tomar decisiones.

Fuertes críticas

Rodrigo Rato, director del FMI.
La reunión de Washington terminó con el apoyo a las reformas de Rato.
El anuncio llegó después que las críticas sobre el papel y la distribución del voto al interior del organismo se hieran más fuertes a nivel internacional.

La semana pasada, la agrupación de banqueros más grande del mundo, el instituto de finanzas internacionales (IIF), reclamó al organismo cambiar su estructura de gobierno para reflejar mejor la realidad económica mundial y abogó por un rol más preponderante como supervisor global.

La propuesta es disminuir la relevancia del FMI como institución prestamista.

Un reclamo que refleja la realidad de hoy. No cabe duda que el mundo y, más que nada las economías, se mueven en un escenario muy diferente al que debió enfrentar el FMI cuando fue creado al finalizar la segunda Guerra Mundial para establecer un orden cambiario internacional y actuar como principal ente prestamista.

Hace una década atrás, más de 21 países mantenían programas activos de préstamos con el FMI, número que se ha reducido en la actualidad a tan sólo seis.

En momentos en que países como Argentina y Brasil cancelan sus obligaciones con el FMI, Uruguay hace pagos anticipados de deuda, y Bolivia no renueva su acuerdo de contingencia, se vuelve esencial el replanteamiento del rol del organismo.

Guardián económico

Las naciones en desarrollo han crecido más que las industrializadas, pero siguen teniendo sólo el 38% de los votos en el FMI
Otros dos reclamos -tanto de la comunidad internacional como de la gerencia del FMI- se hicieron sentir fuerte a lo largo de la semana.

Primero, la necesidad de un organismo supranacional que actúe como guardián mundial ante los cada vez mayores desequilibrios y desafíos de la economía global.

Justo en momentos en que los precios del petróleo están por las nubes y amenazan con causar desequilibrios, y tanto el déficit fiscal estadounidense como el sistema cambiario en China están siendo cuestionados.

Y segundo, una redistribución del voto que refleje el actual peso económico de los países miembros.

Las naciones en desarrollo han crecido más que las industrializadas, pero siguen teniendo sólo el 38% de los votos en el FMI.

Países como China, Corea del Sur, Brasil y México, tienen menos votos del que deberían, mientras que naciones pequeñas como Holanda o Bélgica, disfrutan de una representación excesiva.

¿Qué cambiará?

Trabajador mexicano.
Con la redistribución del voto, economías emergentes podrían tener mayor poder de decisión.
Si bien la reunión del IMFC es un barómetro de la disposición de los países claves del organismo a aceptar cambios y el espaldarazo unánime que recibieron las reformas propuestas por Rato es un paso importante, solo se harán cambios concretos en septiembre próximo en Singapur, donde tendrá lugar la asamblea anual del FMI y del Banco Mundial.

La propuesta de Rato de redistribución del voto que contaría con dos fases, una transferencia inicial del 10% de los votos de los países industrializados a los emergentes y una segunda fase de redefinición de la fórmula que refleje el peso económico de cada país, no ha recibido apoyo total del grupo de las 24 naciones en desarrollo (G24).

Estos reclaman una acción "única y concreta", alegando que podría nunca ocurrir una segunda fase de redistribución del voto. Por lo que éste es ya un punto controversial entre las reformas propuestas.

Lo que sí está claro es que, de ahora en más el FMI tendrá un rol más preponderante como vigilante de la economía mundial, al supervisar cómo las políticas económicas de un país afectan a otros y al ratificar sus marcos monetarios, fiscales y de tipos de cambio.

En el tintero

Aún queda en el tintero qué mecanismo utilizará el FMI para convencer a los países implicados en desequilibrios macroeconómicos globales de tomar las medidas para corregirlos
Sin embargo, aún queda en el tintero qué mecanismo utilizará el FMI para convencer a los países implicados en desequilibrios macroeconómicos globales de tomar las medidas para corregirlos.

Más que nada si se piensa lo difícil que será convencer a Estados Unidos de que adopte más disciplina fiscal, a China de que aprecie el yuan o a Japón y Europa a que apliquen reformas estructurales.

O convencer a los países exportadores de petróleo de que aumenten la producción de crudo para amortiguar los precios o algún país latinoamericano de que siga al pie de la letra las recetas del fondo.

Según Rato, los países tendrán la libertad de tomar las acciones propuestas por el FMI, pero habrá un mecanismo para que las consecuencias de no seguirlas puedan verse claramente.

No queda duda que, para aquellos países que en antaño han criticado duramente las "recetas del fondo", será fundamental que el mecanismo pueda también ver los resultados a la inversa.



Barómetro económico
ÍNDICE DE NOTAS

ARCHIVO 2005

ARCHIVO 2004

ARCHIVO 2003


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen