Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 17 de abril de 2006 - 10:46 GMT
Perú y las dos caras del TLC
Mariana Martínez
Mariana Martínez
Columnista, BBC Mundo

La firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Perú y Estados Unidos ha levantado polémica entre la población peruana.

Alejandro Toledo
El presidente Alejandro Toledo firmó el TLC con EE.UU. en plena campaña electoral en Perú.
Y no es para menos. La noticia llega en momentos en que Perú atraviesa por una incierta situación respecto a la segunda vuelta electoral para elegir a su próximo presidente, etapa en la que los candidatos se disputan nuevamente la simpatía, la adhesión y el futuro voto de los peruanos.

Las fichas del juego están ya lanzadas. Por un lado, el candidato Ollanta Humala, del partido Unión por el Perú (UPP), quién encabeza el conteo de votos, deploró la firma del TLC por parte del actual mandatario Alejandro Toledo, alegando que su postura no es contra el TLC sino contra su mala negociación, y pidió al congreso peruano que no ratifique el acuerdo comercial.

Alan García, del partido APRA y segundo en las preferencias, manifestó su intención de no hablar con Toledo sobre el tema, asegurando que "lo correcto y democrático era informar y hablar antes de la firma del tratado". La posición del APRA frente al acuerdo continúa siendo ambigua.

A su vez, la candidata Lourdes Flores, de Unidad Nacional, no tardó en manifestar su apoyo a la apertura del mercado peruano a Estados Unidos, pero exigió que se garanticen las compensaciones al agro.

Todas estas declaraciones llegan cuando el congreso peruano discute el sometimiento del tratado comercial a referéndum o consulta popular. De aprobarse esta iniciativa, exigiría el 50% más uno de los votos de los peruanos para que el TLC sea puesto en marcha.

Los que están a favor

Como en toda negociación, existen aquellos que están a favor y los que están en contra.

Los sectores de la economía que están a favor -encabezados por la manufactura, las confecciones y los grandes empresarios, así como el actual gobierno- aseguran que el TLC con Estados Unidos abrirá las puertas al país para exportar más y, por lo tanto, para crecer.

Según cálculos del gobierno, si Perú lograra penetrar apenas un 0,1% más en el mercado estadounidense, lograría expandir sus exportaciones en un 60% y alcanzaría un crecimiento del Producto Interno Bruto de 3%.
Quienes apoyan el TLC señalan que Perú cuenta con un mercado doméstico reducido y de bajo poder adquisitivo -27 millones de consumidores con ingreso promedio anual de US$2,247-, y por tanto el tratado comercial es la oportunidad para incrementar la producción, crear más empresas y generar más empleos.

El TLC, afirman, garantiza el ingreso a un mercado con 291 millones de consumidores y con ingresos anuales promedio de US$37 mil.

Según cálculos del gobierno, si Perú lograra penetrar apenas un 0,1% más en el mercado estadounidense, lograría expandir sus exportaciones en un 60% y alcanzaría un crecimiento del Producto Interno Bruto de 3%.

Actualmente, el país andino coloca en EE.UU. la tercera parte de lo que exporta y compra a ese país la quinta parte de lo que importa.

El gobierno asegura que seis de cada 100 empleos en Perú dependen de las exportaciones a EE.UU. De no firmarse el TLC, Perú podría perder los beneficios arancelarios unilaterales que Estados Unidos otorga actualmente a los países andinos y que permiten generar 745 mil empleos o 5,9% del empleo nacional.

Los que apoyan el TLC también aseguran que más del 80% de las importaciones estadounidenses son complementarias (bienes de capital e intermedios), es decir, no compiten con la producción nacional.

Los que están en contra

Quienes están en contra -principalmente aquellos sectores relacionados con el sector agrícola no exportador y los pequeños comerciantes-, aseguran que son muchas las desventajas de la firma del TLC, al menos tal y como está planteado actualmente.

Indigena y propaganda electoral en Perú
La agricultura en Perú absorbe el 21% de la población económicamente activa, es decir, unos 2,8 millones de trabajadores. La mayoría de ellos en el ámbito rural, donde el 73,6% de los peruanos es pobre
Según estos sectores, el TLC favorecerá la salida del mercado de empresas nacionales, fundamentalmente las más pequeñas y con bajo nivel tecnológico, que no podrán competir con compañías extranjeras con grandes capitales, alta tecnología y mayor eficiencia en la producción.

Aseguran también que el TLC tendrá un fuerte impacto negativo en el sector agrícola no exportador, al señalar que no podrán competir con los generosos subsidios que EE.UU. otorga a sus productores agrícolas.

La agricultura en Perú absorbe el 21% de la población económicamente activa, es decir, unos 2,8 millones de trabajadores. La mayoría de ellos en el ámbito rural, donde el 73,6% de los peruanos es pobre.

Estos sectores destacan que, si bien es importante consolidar el acceso de productos de agro-exportación, como los espárragos, los cítricos y las cebollas, que representan apenas el 7,3% del total de la producción agraria del país, esto no debe hacerse a expensas de los sectores mayoritarios del agro nacional, donde la producción de algodón, maíz y trigo, arroz, aceites, azúcares, carnes y lácteos, tiene mayor peso económico y social.

Los que están en contra del TLC también reclaman que con el tratado el acceso a los medicamentos se encarecerá. Calculan que los medicamentos para el SIDA costarán diez veces más que los actuales productos genéricos en uso. Algo con mucha importancia en un país donde 76 mil personas viven con el virus.

¿Qué se puede esperar?

Está claro que negociar con un gigante comercial como Estados Unidos es sumamente difícil, y que, como en toda negociación, no es posible que todos los sectores se beneficien de igual manera.

Protesta en Lima contra el TLC
En un referéndum se necesitaría el 50% más uno de los votos para que el TLC sea puesto en marcha.
Sin embargo, la estrategia pasa por proteger a los productos de mayor sensibilidad durante la negociación y no después, ya que una vez firmado el tratado, es muy poco lo que se puede hacer.

Es por eso que, de aprobarse en el congreso el referéndum por el TLC, los peruanos tendrán en sus manos la dura tarea de poner sobre la balanza las ventajas y las desventajas que ofrece el tratado y decidir por qué lado ésta se inclina.

Decisión que ciertamente se verá influenciada por las estimaciones de los peruanos sobre la voluntad que tendrá el nuevo gobierno de impulsar la competitividad y/o reconversión de aquellos sectores más perjudicados por el tratado.



Barómetro económico
ÍNDICE DE NOTAS

ARCHIVO 2005

ARCHIVO 2004

ARCHIVO 2003


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen