Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 3 de abril de 2006 - 08:38 GMT
EE.UU.: la fuerza del inmigrante
Mariana Martínez
Mariana Martínez
Columnista, BBC Mundo

Protestas en Oklahoma
Las calles estadounidenses han sido tomadas por los inmigrantes.
"Somos su economía" y "Somos trabajadores y no criminales".

Estos mensajes se repitieron una y otra vez en los carteles que portaron miles de inmigrantes, en su mayoría hispanos, que participaron en las marchas llevadas a cabo en Nueva York, Los Ángeles, Chicago, Denver, Miami y otras ciudades de Estados Unidos.

Por primera vez, de forma unida y masiva, sin importar la nacionalidad y sin miedo de dejar al descubierto la "ilegalidad" de muchos, los inmigrantes salieron a las calles para protestar contra los proyectos de ley anti-migración en el congreso estadounidense.

Sus voces buscaron darle un "no" al proyecto de ley que se aprobó en la Cámara de Representantes -y actualmente se discute en el Senado- que, de aprobarse, convertiría en un crimen el residir en EE.UU. sin la documentación legal adecuada y dejaría la puerta abierta para la construcción de un muro a lo largo de la frontera con México.

Intentaron también lograr el reconocimiento por parte del gobierno estadounidense del rol preponderante de los inmigrantes en la economía del país.

Los datos sobre el incremento de un 25% en el envío de remesas en 2005 (totalizando US$56 mil millones hacia Latinoamérica) dados a conocer por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), vinieron como anillo al dedo para demostrar que los inmigrantes hispanos en Estados Unidos se han convertido en un instrumento vital, no sólo en la economía local sino también en la trasnacional.

Dejando al descubierto que los redes trasnacionales de inmigrantes juegan un importante papel en los aspectos económicos y sociales de la globalización.

EE.UU. y su "dependencia"

El poder de compra de la comunidad latina ha crecido a US$700 mil millones y se espera que se multiplique en los próximos años
Cámara de Comercio Hispana
Según el premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, el debate sobre los inmigrantes en Estados Unidos tiene su base en los temores sobre el impacto en los salarios.

"La preocupación es que los inmigrantes pueden ejercer presiones a la baja en los salarios, es decir, una mayor oferta de trabajo no calificado tendería a reducir las remuneraciones de estos trabajadores", me dijo Stiglitz durante la conferencia "Cubriendo la globalización", llevada a cabo en la Universidad de Columbia, en Nueva York, y en la que participaron periodistas de todo el mundo.

Sin embargo, el laureado economista aclaró que "Estados Unidos es completamente dependiente de ese trabajo".

Y no es para menos. Los números hablan por sí mismos. El Departamento de Estadísticas de Trabajo estima que 48% de los nuevos puestos de trabajo generados entre 2002 y 2012 serán ocupados por trabajadores con diploma de educación secundaria o sin completar.

Si se toma en cuenta que en 2003 los estadounidenses adultos que no tenían diploma secundario representaban menos del 13%, comparado con más del 32% de la población residente en ese país pero nacida en el exterior, es fácil ver cómo Estados Unidos dependerá en el futuro de los inmigrantes para cubrir sus necesidades de trabajadores no calificados.

A lo que se le agrega los pronósticos poco alentadores de algunos analistas, que estiman que la economía estadounidense no creará los suficientes puestos de trabajo para hacer frente a la jubilación de los llamados "baby boomers", es decir, aquellos que nacieron entre 1946 y 1964, y que en 2010 estarán listos para el retiro.

Con lo que los inmigrantes se vuelven aún más indispensables.

Trabajo pesado

Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía.
La preocupación es que los inmigrantes pueden ejercer presiones a la baja en los salarios, es decir, una mayor oferta de trabajo no calificado tendería a reducir las remuneraciones de estos trabajadores
Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía
Muchas veces los inmigrantes realizan los trabajos que los estadounidenses no quieren o no les gustaría realizar, en condiciones de trabajo y salariales precarias.

Según una encuesta realizada por el Centro Hispano Pew, una organización sin fines de lucro, los inmigrantes mexicanos -que representan el 31,1% de los 36 millones de residentes nacidos en el extranjero que viven en Estados Unidos-, vuelcan su fuerza laboral en tres áreas que juegan un rol central en la economía estadounidense: los servicios, la construcción y la manufactura.

Mientras que un abultado porcentaje de esos mexicanos inmigrantes trabaja en la agricultura y en pequeño comercio. Un patrón que se repite entre las restantes comunidades latinas viviendo en el país.

Los inmigrantes no sólo contribuyen a la economía estadounidense con su fuerza de trabajo; también lo hacen impulsando el consumo y contribuyendo al seguro social.

Según datos de la Cámara de Comercio Hispana, el poder de compra de la comunidad latina ha crecido a US$700 mil millones y se espera que se multiplique en los próximos años; mientras que su contribución al seguro social se estima en US$500 mil millones para el período 1998-2022.

Latinoamérica y el Caribe

Frontera entre EE.UU. y México.
Los inmigrantes mexicanos representan el 31,1% de los 36 millones de residentes de EE.UU. nacidos en el extranjero.
El impacto económico de estos inmigrantes también se hace sentir en Latinoamérica y el Caribe, donde "los países buscan cómo maximizar el uso de las remesas", aseguró Stiglitz.

Los inmigrantes latinos, de los cuales el 25% vive en la pobreza, envían en remesas un promedio de US$2.800 al año, equivalentes al 15% de sus ingresos totales.

El BID estima que el 60% de los inmigrantes envía remesas regularmente, un tercio de ellos viaja una vez por año (lo que incentiva el turismo y el transporte), el 65% llama a casa semanalmente (alentando las telecomunicaciones) y el 73% compra productos nostálgicos o hechos en el país de origen (dándole un impulso al comercio).

Todas estas cifras no hacen más que demostrar el poder que tienen los hispanos y hacen posible vaticinar que éstos harán escuchar cada vez más fuerte su voz, para que tanto los gobiernos como la comunidad internacional respeten sus derechos y reconozcan de una vez por todas, el papel primordial que juegan en la economía mundial.



Barómetro económico
ÍNDICE DE NOTAS

ARCHIVO 2005

ARCHIVO 2004

ARCHIVO 2003


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen