Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 14 de agosto de 2006 - 09:37 GMT
EE.UU: economía y tasas
Mariana Martínez
Mariana Martínez
Columnista, BBC Mundo

Ben Bernanke
Al presidente de la FED, Ber Bernanke, le preocupa tanto la inflación como la recesión.

Tras preguntarse por meses hasta cuándo la Reserva Federal estadounidense (FED) seguiría subiendo las tasas de interés de los fondos federales, los inversores recibieron la respuesta que tanto esperaban.

Por primera vez desde junio de 2004, la FED decidió no subir su tasa de interés básica -que sirve como marco de referencia en los mercados internacionales- y mantenerla en 5,25% en su reunión del 8 de agosto, con lo que le puso un alto a un ciclo de 17 alzas consecutivas.

Si bien la noticia no tomó por sorpresa a los inversores, ya que era de esperar que después de esa carrera alcista ininterrumpida de casi dos años, en algún momento la Reserva decidiera tomarse un respiro; lo que sí sorprendió es que llegó en momentos en que la economía estadounidense no da señales claras sobre su futuro desempeño.

La economía muestra señales mixtas. Por un lado, los indicadores marcan que está frenando su crecimiento, y por el otro, que los altos precios del petróleo ya han comenzado a imprimir presiones inflacionarias sobre el resto de la economía.

Algo no hace más que abrir un abanico de incertidumbre sobre cuál será el destino de tasas de interés de ahora en más, o lo que es lo mismo, si éste es el fin de la suba de las tasas o simplemente un respiro para seguir creciendo.

¿Señales mixtas?

La noticia de que la FED mantendría intactas las tasas de interés llegó tras conocerse que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de EE.UU. se enlenteció en el segundo trimestre del año a 2,5% en términos anuales, frente al 5,3% del trimestre anterior.

La tasa de productividad -que refleja qué tan bien se han utilizado los recursos en una economía en la producción de bienes y servicios- también atraviesa momentos difíciles, cayó de 4,5% en el primer trimestre del año a 1,1% en el segundo; mientras que la tasa de desempleo saltó a 4,8% en julio, frente al 4,6% del mes anterior, acercándose peligrosamente a la barrera del 5%.

Si bien el presidente de la FED, Ben Bernanke, dijo que la decisión de dejar las tasas intactas se debió a que las presiones inflacionarias están por el momento bajo control, los indicadores de la inflación han comenzado a mostrar señales de aceleramiento.

Estos datos no hacen más que indicar que la economía estadounidense está creciendo pero a un ritmo mucho más lento de lo esperado y con problemas para generar puestos de trabajo para todos.

Lo que hace razonable que la FED haya optado por mantener las tasas intactas, para no frenar tanto el consumo.

Cuando la economía se enlentece -y mucho más cuando está en peligro de entrar en recesión-, es de esperar que la FED recorte las tasas de interés para alentar el consumo.

Al bajar las tasas, el crédito se vuelve más barato, lo que impulsa a los consumidores a comprar más y a los productores a producir más, lo que enciende el motor del crecimiento.

¿Inflación a la vista?

Sin embargo, este menor crecimiento de la economía ocurre al mismo tiempo que la inflación parece resurgir en EE.UU. Y es justamente este indicador el que no deja pronosticar con claridad lo que sucederá de ahora en más con las tasas de interés.

Si bien el presidente de la FED, Ben Bernanke, dijo que la decisión de dejar las tasas intactas se debió a que las presiones inflacionarias están por el momento bajo control, los indicadores de la inflación han comenzado a mostrar señales de aceleramiento.

En el segundo trimestre del año, el índice de precios del gasto de consumo personal (o inflación) trepó un 5,1% anualizado; mientras que la tasa de inflación -excluidos los alimentos y la energía- creció un 3,6% en el mismo período.

Esta escalada se debe fundamentalmente a los altos precios del petróleo en los mercados internacionales y a la burbuja del sector inmobiliario.

Extracción de petróleo
Los altos precios del petróleo fue una de las causas que llevó al aumento de la inflación.

En general, cuando el fantasma inflacionario amenaza la economía, la FED opta por subir las tasas de interés como medida preventiva para frenar la inflación. Es decir, la política que ha venido aplicando hasta ahora.

Pero cuando las tasas suben, el acceso al crédito se vuelve más caro y, por ende, se desincentiva el consumo y la actividad productiva, con lo que la economía tiende a crecer más lentamente.

En pocas palabras, el problema para la FED es que los precios han estado subiendo más rápido de lo deseado, al mismo tiempo que los datos más recientes están empezando a indicar que el crecimiento económico se está desacelerando.

¿Y Latinoamérica?

Para Latinoamérica, que la FED haya mantenido intactas las tasas es una buena noticia debido a que los fondos federales de Estados Unidos actúan como marco de referencia mundial, por lo que sus movimientos se reflejan con rapidez en los restantes tipos de interés del mundo.

Los datos mixtos que brinda hasta el momento la economía hacen difícil hacer un pronóstico, pero lo que parece claro es que mientras exista algún riesgo inflacionario en el horizonte, la FED no dudará en subir las tasas nuevamente.

Al no subir las tasas, el pago de la deuda externa a interés variable no aumenta, lo que da un respiro al mercado de deuda.

Al tiempo que aumenta las posibilidades de que América Latina coloque títulos de deuda a tasa fija en términos favorables, debido a que los activos estadounidenses empiezan a lucir menos atractivos a los ojos de los inversores.

Sin embargo, cabe aclarar que este beneficio podría ser sólo transitorio si la FED decidiera volver a aumentar las tasas en su próxima reunión.

¿Qué pasará en el futuro?

La pregunta que se hacen los inversores es si 5,25% es o no la tasa de interés de equilibrio que permitirá contener la inflación sin erosionar el crecimiento económico en Estados Unidos.

Los datos mixtos que brinda hasta el momento la economía hacen difícil hacer un pronóstico, pero lo que parece claro es que mientras exista algún riesgo inflacionario en el horizonte, la FED no dudará en subir las tasas nuevamente.

Y eso no es una buena noticia ni para el consumidor estadounidense, ni para los bolsillos en América Latina.

Barómetro económico
ÍNDICE DE NOTAS

ARCHIVO 2005

ARCHIVO 2004

ARCHIVO 2003


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen