Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 18 de julio de 2005 - 16:22 GMT
Remesas: ¿herramienta de desarrollo?
Mariana Martínez
Mariana Martínez
Columnista, BBC Mundo

Detrás de los envíos de remesas, no todo es color de rosa.

Dólar estadounidense
En la actualidad, la mayoría de las transferencias se realizan a través de agencias independientes.
Hay que recordar que, si las remesas existen, es porque alguien tuvo que abandonar su tierra, dejar atrás costumbres, amigos y seres queridos, porque la tierra en donde nació o, mejor dicho, los gobernantes o los responsables de diseñar las políticas económicas, no fueron capaces de generar trabajo para todos.

Tan sencillo como eso.

Así me lo explicaba hace un par de meses Alberto, un inmigrante salvadoreño que vive y trabaja en Atlanta, Georgia, mientras me mostraba una foto arrugada, sucia y descolorida de su esposa y sus cinco hijos.

"Aquí trabajo para que mis hijos tengan con qué comer allá en mi país. Y para algún día poder regresar y tener un techo firme bajo el cual dormir", dijo Alberto, y con sus palabras dejó plasmada la realidad de la mayoría de los inmigrantes -más que nada, aquellos que traspasan la frontera sin mostrar pasaporte- en Estados Unidos.

Pero aunque las remesas nacen justamente de una situación amarga y negativa, no cabe duda de que estos envíos que hacen los emigrantes a sus países de origen tienen impactos positivos, no sólo para las familias que los reciben, sino también para la economía del país en el que viven.

Y es justamente esta visión positiva de las remesas la que el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Enrique Iglesias, destacó durante una presentación en el Consejo de las Américas en Nueva York, la semana pasada.

Según Iglesias, las remesas son producto de la globalización tanto de la economía como de la fuerza de trabajo, por lo que no sería posible asignarles una connotación negativa.

Y quién podría ver negativo un flujo de fondos que llega a la región en cantidades tan abultadas y por el cual no hay que pagar intereses, como es el caso de los capitales extranjeros que ingresan a la región.

En aumento

En 2004, las remesas recibidas por América Latina y el Caribe resultaron un 18,42% mayores que el año anterior y ascendieron a US$45.800 millones, según datos del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) del BID. Y la cifra sigue aumentando día a día.

El volumen no sólo es abultado -supera la cooperación externa y la inversión extranjera directa recibida por la región-, sino que también representa un flujo de fondos constante.

Con la precisión de un reloj, dos tercios de los 25 millones de latinoamericanos que viven en el exterior envían periódicamente dinero a sus familiares en sus países de origen. Estos remiten entre US$100 y US$300 por transacción, asegura el FOMIN, y en conjunto suman más de 175 millones de operaciones individuales por año.

Las remesas contribuyen esencialmente a mejorar la calidad de vida de los destinatarios
Del total de remesas enviadas en 2004, el 78.6% -US$36.000 millones- provino de Estados Unidos. México fue el país que más remesas captó, un 36,3%, seguido por Brasil (12,3%), Colombia (8,4%), Guatemala (5,85%), El Salvador (5,5%) y República Dominicana (5,32%).

Las remesas, recibidas fundamentalmente por los sectores de bajos y medios recursos en la región, contribuyen esencialmente a mejorar la calidad de vida de los destinatarios.

Según un estudio realizado por la consultora Bendixen & Associates para el FOMIN, la mayoría de las remesas se utiliza para cubrir gastos de alimento, vestimenta y vivienda, mientras que un porcentaje más pequeño se vuelca a la inversión y gastos de educación.

Aunque en algunos países, como es el caso de Brasil -dice el informe-, se le da la opción al inmigrante para que el dinero enviado sea utilizado para la inversión. Es decir, para iniciar un pequeño negocio propio o comprar viviendas.

Captando la atención

El jugoso volumen de remesas, que crece año a año, está captando la atención de las grandes instituciones financieras y los bancos. Por lo que, los que antes habían estado excluidos del sistema financiero (los más pobres), ahora se han convertido en un grupo codiciado.

El BID, junto a instituciones financieras y gobiernos, está trabajando para reducir el alto costo de los envíos -que oscila entre el 5% y el 20% del total enviado-, así como para introducir las remesas en el sistema bancario tradicional, dado que en la actualidad la mayoría de las transferencias se realizan a través de agencias de envío independientes.

La idea es que las remesas se transformen un poderoso instrumento del microcrédito, para brindarle a las familias que las reciben no sólo lo necesario para sobrevivir, sino también la posibilidad de acceder a la educación, comprar una vivienda o iniciar un negocio propio.

De esta forma, las remesas que, como bien dijo el director del FOMIN, Donald Terry, son el "reflejo de las fallos de una estrategia de desarrollo", podrían transformarse en una herramienta para crear crecimiento económico en la región.

Algo que permitirá que en el futuro los nietos y bisnietos de inmigrantes como Alberto no tengan que dejar la tierra que los vio nacer para poder buscar un pedazo de pan para los suyos.



Barómetro económico

ÍNDICE DE NOTAS

ARCHIVO 2004

ARCHIVO 2003


NOTAS RELACIONADAS
África en números
04 07 05 |  Barómetro económico
¿El G8 olvidó a América Latina?
06 07 05 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen