Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 27 de junio de 2005 - 12:30 GMT
El poder de nuestras mujeres
Mariana Martínez
Mariana Martínez
Columnista, BBC Mundo

El 80% de las microempresas del mundo están dirigidas por mujeres.

Mujer en un mercado callejero en Lagos, Nigeria
El microcrédito es considerado un arma para combatir la pobreza.
Y si pensamos en el microcrédito como un arma para combatir la pobreza, sería acertado decir que las mujeres del mundo tienen en sus manos el poder para generar desarrollo económico y erradicar la miseria de la faz de la Tierra.

La cifra, que se dio a conocer durante la XV Cumbre Global de Mujeres, conocida como el "Davos de las mujeres", celebrada en México, sorprende pero también muestra que todavía queda mucho por hacer.

Un claro ejemplo es América Latina, donde las mujeres también son microempresarias, pero el acceso al crédito se les dificulta.

Para tener una idea, alcanza con recordar que en México sólo el 15% de las empresas tienen dirección femenina.

Un comportamiento que se repite en la mayoría de los países de la región, como bien lo señaló la presidenta del comité organizador de la Cumbre de Mujeres y del Instituto Mexicano de las Mujeres (Inmujeres), Patricia Espinosa.

Y es justamente por eso que más acceso al crédito fue uno de los mayores reclamos de las ministras y las empresarias de 75 países que participaron en el encuentro.

Según explicó Irene Natividad, presidenta de la Cumbre, la clave para que las mujeres puedan elevar su condición social y, al mismo tiempo, combatir la pobreza en el mundo está en que las pequeñas y medianas empresas dirigidas por mujeres tengan mayor acceso al crédito.

Arma contra la pobreza

¿Pero qué es el microcrédito? ¿Y cómo puede ayudar a reducir e incluso eliminar la pobreza en el mundo?

El microcrédito consiste en el otorgar préstamos de dinero a familias pobres o a pequeños y medianos empresarios, en este caso mujeres, que se utilizan como capital de trabajo o para comenzar un pequeño negocio en los países en vías de desarrollo.

Para entender cómo funciona y por qué es un buen mecanismo para reducir la pobreza, tenga en cuenta que en América Latina las mujeres suman 278 millones y son las más afectadas por la pobreza.

En América Latina las mujeres suman 278 millones y son las más afectadas por la pobreza
Según cálculos del Banco Mundial (BM), más del 50% de ellas pertenecen a los sectores socioeconómicos más pobres de la región.

Ahora imagine que usted es mujer, que no tiene nada de nada, sólo la ropa que lleva puesta, o tal vez algo más realista: usted se acaba de quedar sin trabajo y no cuenta con ningún bien u otro activo para hacer frente a la situación. Y que a eso se le suma que usted es jefe de familia y que tiene unas cuantas bocas que alimentar.

Si usted sólo cuenta con sus manos y un oficio, ¿le sería útil recibir un microcrédito para iniciar un pequeño negocio?

Definitivamente la respuesta es sí. Si usted pudiera abrir su pequeño negocio, lograría ser financieramente independiente. Claro está, siempre y cuando la economía de su país se lo permita y su trabajo como microempresaria sea tenaz.

Obstáculos

El problema está en que si no tiene trabajo y quiere ir al banco para pedir un préstamo para empezar un pequeño negocio, seguramente le pedirán un millón de documentos y activos que respalden el crédito -algo que le resultará más que difícil si usted no tiene nada de nada-, entre otras cosas.

Incluso, si usted cuenta con activos necesarios para respaldar su crédito, por ser mujer usted quizás se tope con la desconfianza de los prestamistas que no consideran capaz al sexo femenino de sacar adelante un negocio.

Mujeres en Perú
En América Latina las mujeres tienen dificultades para acceder al crédito.
Algo que, según señaló Espinosa, las mujeres latinoamericanas enfrentan frecuentemente.

Aún cuando lograra superar los obstáculos para obtener el préstamo bancario, se le sumará otro, el trámite burocrático.

Así se trate de un simple puesto de venta de caramelos, una zapatería o una tienda de ropa, necesitará de un sinnúmero de estampillas, sellos y firmas de notarios.

Ambos obstáculos no sólo le impedirán generar los recursos que usted necesita para salir de la pobreza, sino también poner en marcha el motor de la economía en su conjunto.

Por eso, la clave para romper con este círculo vicioso que sólo genera más pobreza está en apostar por las mujeres. Algo que quedó muy claro en la Cumbre de las Mujeres.

Y también hay que exigir a los gobiernos, entidades bancarias y financieras que brinden mayor acceso al crédito a las mujeres, así como también aliviar las exigencias legales y los trámites burocráticos a la hora de abrir un negocio.

Sólo así será posible un mundo con menos pobreza, más igualitario y capaz de generar desarrollo para todos.



Barómetro económico

ÍNDICE DE NOTAS

ARCHIVO 2004

ARCHIVO 2003


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen