Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 30 de mayo de 2005 - 09:42 GMT
¿Por qué es tan importante el yuan?
Mariana Martínez
Mariana Martínez
Columnista, BBC Mundo

Seguramente en los últimos tiempos y en reiteradas ocasiones usted habrá escuchado y/o leído no sólo frases como estas: "China nos invade" o "los productos made in China acaban con nuestros mercados", sino también otras que hacen alusión a su moneda y que acusan a China de los "tambaleos" de la economía mundial.

Textiles chinos
El bajo valor del yuan favorece a las exportaciones chinas.
Es por eso que es importante analizar en qué se basan esas afirmaciones, ¿por qué es tan importante el yuan para la economía mundial?, ¿quiénes son los que reclaman y quiénes están en contra de la revaluación del yuan?, y más importante aún, ¿qué podemos esperar en el futuro de China y su moneda?

El yuan es la moneda nacional de China y en la juerga financiera de los mercados de cambio es conocido con el nombre de "renminbi".

La moneda nacional china ha estado atada o fija al dólar desde hace aproximadamente una década y se cambia a 8.28 yuanes por dólar. Es decir, China no permite que su moneda fluctué libremente en el mercado de cambios. Su valor (o cotización), en teoría, ni sube ni baja.

Pero eso es sólo en la teoría, porque en la práctica, para mantener ese nivel de cambio ante el dólar, China tiene que intervenir comprando dólares con yuanes (lo que justamente vuelve débil a su moneda), para luego colocar esos billetes verdes en el mercado de deuda estadounidense (títulos del Tesoro y otros activos).

Según cálculos de analistas, China gastó en 2004 el equivalente el 12% de su Producto Interno Bruto (PIB) para mantener la paridad cambiaria. Cuatro veces más que en 2000.

Debido a estas intervenciones de China en el mercado cambiario, los exportadores estadounidenses calculan que el yuan está subvaluado en un 40%, o lo que es lo mismo, está por debajo de su valor "real".

China gastó el equivalente del 12% de su PBI para mantener la paridad cambiaria
Estas distorsiones del merado cambiario traen consecuencias sobre le economía mundial. ¿Cuáles? Una de ellas y la más criticada es que la debilidad del yuan vuelve más competitivos (más baratos) los productos chinos frente a los del resto del mundo cuando de exportar se trata.

No sólo los productos chinos gozan de los ya conocidos bajos costos de producción (debido fundamentalmente a la mano de obra barata), sino también de la ventaja comparativa que le ofrece la debilidad de la moneda local. Y es justamente esto lo que embandera los reclamos de la comunidad internacional.

¿Quiénes reclaman?

Entre aquellos que reclaman están Estados Unidos y algunos organismos internacionales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el grupo de los siete países más industrializados (G-7).

En reiteradas ocasiones, Estados Unidos, el G-7 y el FMI le han solicitado a China que "flexibilice" y eventualmente libere su sistema cambiario. En pocas palabras, que el yuan alcance en los mercados su valor real.

China
Las políticas monetarias actuales de China provocan una gran distorsión y suponen un riesgo para la economía de China, de sus socios comerciales y del crecimiento mundial
Informe del Departamento del Tesoro de EE.UU.
El informe semestral del Departamento del Tesoro estadounidense ante el Congreso, sobre las prácticas comerciales de sus socios, señala que "las políticas monetarias actuales de China provocan una gran distorsión y suponen un riesgo para la economía de China, de sus socios comerciales y del crecimiento mundial".

Para Washington, el abandono del tipo de cambio fijo en China podría significar un alivio para su abultado déficit comercial. ¿Cómo? Muy sencillo. La abultada demanda de los consumidores estadounidense por productos chinos se vería frenada debido a que estos deberán pagar más por dichos productos y, en consecuencia, comprarían menos.

Al comprar menos productos, las importaciones de productos chinos de Estados Unidos bajarían y eso serviría para reducir la brecha entre lo que el país compra y lo que vende (o déficit comercial).

Al mismo tiempo, esto les daría un alivio a sectores que reclaman haberse visto afectados por la avalancha de productos baratos "made in China", que van desde la industria textil, hasta la fabricación de calzado y juguetes en Estados Unidos.

Por otro lado, y a nivel mundial, una revaluación del yuan causaría un impacto al alza en la cotización de otras monedas asiáticas frente al dólar. Por ejemplo, el yen. Lo que a su vez, ayudaría a reducir la presión sobre el euro, moneda que hasta el momento viene soportando la caída del dólar estadounidense, y le daría un respiro a los exportadores europeos (los productos se volverían más baratos o competitivos).

Un yuan libre podría también volver más competitivo al sector empresarial del resto del mundo, ya que las importaciones de productos chinos deberán realizarse a precios más altos.

Los pros y los contras

Pero para China, abandonar el sistema de cambio fijo no resulta tan fácil como parece. Tiene sus pros y sus contras.

Entre los aspectos positivos están que un yuan libre le permitiría a China abaratar las importaciones de materia prima (los productos del resto del mundo serían más baratos), productos que son de vital importancia para que su economía continúe creciendo de forma sana y sin problemas.

Fábrica de textiles chinos
Los trabajadores chinos podrían ser uno de los principales afectados por la revaluación.
Al mismo tiempo, generaría menores presiones inflacionarias, las tasas de interés sería más estables y el gobierno podría utilizar los recursos que hoy utiliza para mantener fijo el cambio para generar infraestructura y otros servicios.

Entre los aspectos negativos, el mercado laboral chino se vería afectado ya que una menor demanda de productos se traduce en una menor producción de las empresas exportadoras y por ende, en menos mano de obra necesaria.

Según cálculos del Departamento de Comercio de la Oficina Nacional de Estadísticas de China, podría desacelerar el aumento anual de las exportaciones a menos de 10% (si el yuan se revalúa entorno al 5%), en comparación con el 35,4% alcanzado en 2004, o reducirse con fuerza (si es más del 15%).

¿Qué se puede esperar?

La pregunta clave es ¿qué hará China: optará por abandonar el sistema de cambio fijo, para dejar fluctuar libremente al yuan, o decidirá mantenerlo?

Antes las fuertes advertencias de Estados Unidos de incluso llevar a China ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por "competencia desleal", y la continua presión internacional, lo más probable es que China abandone el tipo de cambio fijo.

¿Cuándo? No está muy claro, pero es posible que lo haga en lo que queda del año. Optando primero por flexibilizar su tipo de cambio, es decir, colocando un piso y un techo (banda de flotación), para que la moneda no suba mucho.

¿Por qué lo haría? Para evitar que se desate una guerra comercial en el marco de la OMC y, al mismo tiempo, liberarse de la presión internacional.

Pero lo que está claro es que la revaluación del yuan no será dramática ya que China tratará de evitar a toda costa un fuerte impacto negativo sobre sus exportaciones.

Barómetro económico

ÍNDICE DE NOTAS

ARCHIVO 2004

ARCHIVO 2003


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen