Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 16 de mayo de 2005 - 14:26 GMT
CAFTA: ¿a favor o en contra?
Mariana Martínez
Mariana Martínez
Columnista, BBC Mundo

Está claro que para los presidentes de Costa Rica, El Salvador, Honduras, Guatemala, Nicaragua y República Dominicana, la firma del tratado de libre comercio con Estados Unidos o CAFTA (por su sigla en inglés), será una oportunidad para crear crecimiento y desarrollo en sus economías.
Presidentes de EEUU y América Central.
Los presidentes de seis países centroamericanos impulsaron personalmente la campaña.

Un tratado que, bajo los ojos de los mandatarios, le servirá a la región para multiplicar el volumen de sus exportaciones y, en consecuencia, generar fuentes de empleo y mejorar el bienestar de millones de latinoamericanos. En otras palabras, una verdadera estrategia geopolítica de desarrollo.

Así lo han dejado ver en reiteradas ocasiones tanto el presidente Abel Pacheco, de Costa Rica; como Antonio Saca, de El Salvador; Oscar Berger, de Guatemala; Ricardo Maduro, de Honduras; Enrique Bolaños, de Nicaragua; y Leonel Fernández, de República Dominicana; pero esta vez más que nunca.

Durante una gira que realizaron por las diez ciudades de Estados Unidos con las que sus países han mantenido mayor intercambio comercial, los mandatarios buscaron encontrar el apoyo que necesitan para aprobar el tratado.

Justo en momentos en que la Casa Blanca carece de los votos necesarios para la aprobación del tratado y cuando el mismo enfrenta el rechazo de los legisladores de algunos de los países que han suscrito el convenio, así como también de sindicatos, organizaciones agrícolas y ambientalistas.

En este último tiempo se ha hablado tanto del CAFTA que usted podrá preguntarse si las promesas de los mandatarios en referencia al tratado podrán cumplirse o, si por el contrario, traerá más pobreza y desempleo tal y como pronostican aquellos que se oponen. O incluso: ¿cómo pueden existir dos puntos de vista tan opuestos sobre un mismo tema?

Es por eso que es importante analizar las dos caras de la misma moneda para poder sacar conclusiones y decidir con propiedad por cuál lado de la balanza usted se inclina.

Por el sí

Campesino en Guatemala.
Los promotores del CAFTA aseguran que aumentará el volumen de exportaciones y el empleo.
Los que están a favor aseguran que el CAFTA ayudará a dinamizar las economías de Centroamérica y de República Dominicana. Y si se mira desde el punto de vista de la ecuación del Producto Interno Bruto (PIB) sus pronósticos son acertados.

Aumentar las exportaciones tanto de productos tradicionales como no tradicionales -al incrementarse el comercio entre Estados Unidos y la región- es sinónimo de impulsar el PIB. Después de todo, Estados Unidos es el principal socio comercial de la región y no sólo eso, también como fuente de inversión extranjera.

A lo anterior se suma el trato "preferencial" que obtendrá la región con motivo del CAFTA (es decir, sus productos tendrán prioridad ante los del resto del mundo), lo que ayudará a atraer mayor inversión extranjera y, como consecuencia, a aumentar el empleo.

La ecuación parece cerrar por todos lados, por lo que, si usted fuera presidente, seguramente también apoyaría el CAFTA.

En Estados Unidos, la mayoría de los grupos agrícolas y del sector empresarial apoyan el CAFTA ya que este eliminaría las barreras aranceles de la región centroamericana y eso significa una mayor entrada de sus productos.

Más aún, según el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, el CAFTA ayudará a los productores estadounidenses a competir con China al alentar una mayor integración con la industria centroamericana.

Los que dan el no

Protestantes en Guatemala.
Los opositores dicen que no podrán competir con los productos subsidiados por EE.UU.
Sin embargo, los que se oponen no están tan convencidos de las bondades del tratado de libre comercio.

Sindicatos y organizaciones agrícolas en la región, así como también microempresarios, se preguntan cómo van a resistir la libre competencia con Estados Unidos cuando se encuentran en inferioridad de condiciones con respecto a tecnología y volumen.

Otra de las preocupaciones es la de los subsidios agrícolas que benefician a los productores estadounidenses y que hacen a sus productos altamente competitivos (más baratos) frente a los de la región, así como también la posibilidad de que, una vez eliminadas las barreras arancelarias, cualquier multinacional pueda competir con cualquier pequeña o mediana empresa en Centroamérica.

Ahora, considerando este punto de vista, hágase la siguiente pregunta: ¿si usted fuera campesino o un pequeño empresario no estaría también preocupado?

Pero no crea que aquellos que se oponen pertenecen solamente a Centroamérica. En Estados Unidos también hay quienes no están convencidos.

El CAFTA enfrenta obstáculos en el Senado. Los demócratas se oponen argumentando que sus previsiones de trabajo y medio ambiente son débiles, mientras que los sectores azucarero y el textil aseguran que el tratado siembra el precedente de la apertura del mercado estadounidense al ingreso de más productos de los seis países de la región.

No alcanza

Grafiti contra el TLC.
Sindicatos y organizaciones agrícolas se oponen al tratado.
El Banco Mundial (BM), quien ha expresado mostrarse a favor del tratado de libre comercio, aseguró en un reciente informe que el CAFTA por sí mismo no aumentará el crecimiento ni el desarrollo en los países firmantes. Serán necesarias reformas complementarias.

El organismo asegura en su informe que la entrada en vigencia del acuerdo provocará una bajada de precios en algunos productos y una reestructura en las economías, algo para lo cual los países tienen que estar preparados.

Para minimizar este impacto, el BM recomienda mejorar el acceso a la educación y la calidad de la misma, invertir más en infraestructura y extender el acceso al crédito en zonas rurales, así como también brindar capacitación a los campesinos y productores.

En pocas palabras, el CAFTA será "un potencial" para la región, según el organismo, pero no todo será color de rosa. Requerirá de esfuerzos paralelos de los gobiernos centroamericanos para que este pueda generar empleo y desarrollo económico.

Entonces, ¿quiénes tienen la razón, los que están a favor o los que están en contra del CAFTA?

Ambas posiciones tienen sus propios argumentos por lo que la respuesta certera sólo la tendrá el tiempo.

Pero lo que es seguro es que de la decisión que tomen los mandatarios dependerá el bienestar de millones de centroamericanos y dominicanos, en una región donde el 50% de la población vive en zonas rurales y cerca del 80% de ella depende de la agricultura como medio de subsidencia.

Barómetro económico

ÍNDICE DE NOTAS

ARCHIVO 2004

ARCHIVO 2003


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen