Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 12 de diciembre de 2005 - 13:09 GMT
Bolivia: economía y elecciones
Mariana Martínez
Mariana Martínez
Columnista, BBC Mundo

Imagen de una marcha en La Paz, Bolivia.
Bolivia continúa siendo el país más pobre de América del Sur.
Sea quien sea el candidato que gane las elecciones presidenciales el próximo 18 de diciembre en Bolivia, la dificultad más grande que enfrentará será la de llegar a un consenso a la hora de definir la política económica a seguir.

Lo que se convierte en todo un reto en una sociedad que se encuentra profundamente dividida y donde el debate político está a la orden del día.

Disminuir la tasa de desempleo y los niveles de pobreza, acortar la brecha entre los ricos y los pobres, reactivar la economía y poner sobre la mesa el controversial tema de los hidrocarburos, son algunos de los compromisos que el nuevo presidente deberá afrontar desde el mismo momento en que le sea colocada la simbólica banda presidencial.

A esa larga lista de "tareas pendientes", herencia de aquellos que pasaron por el poder en ejercicios anteriores, se le agrega el debate sobre la inclusión social y cultural -que tanto reclaman las comunidades indígenas-, así como también las disputas de carácter regional sobre autonomía y desarrollo.

Así está Bolivia

Si bien el gobierno interino liderado por Eduardo Rodríguez, espera un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de 3,9% para este año (cuatro décimas arriba de los pronósticos iniciales) y una reducción de la inflación a niveles de 4,2%, Bolivia continúa siendo el país más pobre de América del Sur.

Mujeres en Bolivia participan de una ceremonia en el altiplano.
Los indígenas de Bolivia históricamente han quedado excluidos de las estructuras de poder.
Y no sólo eso. También está entre las 18 naciones más pobres del mundo y altamente endeudadas que se benefician de un acuerdo de reducción de la deuda externa acordado por el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En este pequeño país andino, el Producto Interno Bruto (PIB) por habitante asciende a apenas unos US$2,460 anuales y el 67% de la población vive por debajo de la línea de la pobreza, es decir, no cuenta con lo mínimo necesario para cubrir una canasta básica de consumo.

Entre los más pobres, están los que trabajan en el campo (el 79% de ellos) y los que pertenecen a las sociedades indígenas, siendo justamente este último grupo el que históricamente ha quedado excluido de las estructuras de poder.

Fuerte desigualdad

A los problemas de pobreza se le suman los de desigualdad. El BM calcula que Bolivia es el país de la región con mayores problemas de desigual distribución de la riqueza.

El 10% de la población boliviana más pobre capta el 1,3% del ingreso que se genera en el país, mientras que el 10% más rico se queda con el 32%.

Evo Morales, candidato del Movimiento al Socialismo (MAS).
Morales propone poner fin a la "postura neoliberal seguida por empresarios" y nacionalizar la industria petrolera.
La división también es demográfica. Mientras la elite descendiente de inmigrantes europeos vive en la zona oriental del país -la más rica en gas natural y minerales- y lucha por independizarse, los más pobres viven en el altiplano y tienen fundamentalmente descendencia indígena.

El desempleo no se queda atrás. Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) de Bolivia, la tasa de desempleo alcanza al 8,7% de la población económicamente activa.

Lo paradójico es que estas desigualdades y pobrezas alarmantes ocurren en un país rico en recursos naturales.

Sólo tomando en cuenta el gas natural, Bolivia ocupa el segundo lugar en reservas en América Latina, después de Venezuela, con 53 mil millones de pies cúbicos. Las exportaciones de gas tienen un peso del 10% en el PIB de Bolivia.

Propuestas sobre la mesa

Según los sondeos de opinión, el candidato indígena por el Movimiento al Socialismo (MAS), Evo Morales, lidera las encuestas, seguido muy de cerca por el derechista Jorge Quiroga, de la Coalición Poder Democrático y Social (Podemos).

A grandes rasgos, Morales propone poner fin a la "postura neoliberal seguida por empresarios", triplicar el salario mínimo nacional, nacionalizar la industria petrolera, poner en marcha una nueva política estructural de desarrollo productivo para generar empleo, reducir el gasto "superfluo" del gobierno, e incorporar a los grupos indígenas en la vida estatal.

Imagen de Jorge "Tuto" Quiroga, candidato de la Coalición Poder Democrático y Social (Podemos)
El ex presidente Quiroga es apoyado por los distritos orientales y sureños, liderados por Santa Cruz.
En contrapartida, Quiroga -quién gobernó al país hasta agosto de 2002- marca con fuerza dentro de su plan de gobierno el garantizar las inversiones extranjeras, el libre comercio con Estados Unidos y poner fin al caos social.

Morales es respaldado fundamentalmente por el altiplano y los valles del occidente y el centro, mientras que Quiroga recibe el apoyo de los distritos orientales y sureños, liderados por Santa Cruz.

Bolivia está claramente divida. Pero sólo mediante un consenso será posible que el próximo presidente pueda encontrar soluciones a los problemas de fondos que tiene el país: la pobreza, el desempleo y la desigualdad.

Para lograrlo se requerirá dejar de lado las banderas políticas. Habrá que ver entonces, quiénes estarán dispuestos a asumir el reto.



Barómetro económico

ÍNDICE DE NOTAS

ARCHIVO 2004

ARCHIVO 2003


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen