Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 31 de octubre de 2005 - 09:44 GMT
EE.UU: Wilma y la economía
Mariana Martínez
Mariana Martínez
Columnista, BBC Mundo

Sin luz, sin agua, sin teléfono, sin hielo y sin un plato de comida caliente, éstas son las condiciones en las que todavía vivimos buena parte de los afectados por el huracán Wilma en el estado de Florida. Y todo parece indicar que el regreso a la normalidad tomará todavía un buen rato.

Lluvia en las afueras de la ciudad de Naples, Florida.
El área al sur de la ciudad de Naples fue la más golpeada.
Pero no sólo la incomodidad "momentánea" de vivir sin estos servicios básicos es lo que preocupa, son los efectos económicos que tendrá Wilma sobre la economía de Florida, sobre la de la nación y, más que nada, sobre los bolsillos de aquellos que vivimos en esta parte del mundo.

¿Quién pagará por el agua que entró en mi casa? ¿Mi seguro cubre el techo que se voló con los vientos del huracán? ¿Cuándo regresará la electricidad? ¿Dónde puedo llenar con gasolina el tanque de mi auto? ¿Cuándo podré abrir las puertas de mi negocio? ¿Voy a perder mi trabajo? Estas son algunas de las preguntas que más se escuchan en las calles de Miami.

Y es que aquí, en el sur de Florida, por más de cuatro días (y todavía para algunos), tras el paso del Wilma, a más de seis millones de personas se le hizo difícil hasta conseguir un plato de comida caliente, una bolsa con hielo, cargar gasolina o sacar dinero de un cajero automático.

Pérdidas millonarias

Las primeras estimaciones sobre los daños ocasionados por Wilma en el estado de Florida apuntan a unos US$10.000 millones. Algo que podría poner en aprietos a las empresas aseguradoras que deberán cubrir la mayoría de estos daños.

A esa cifra preliminar se le debe agregar los costos que tendrá sobre la economía de la región el hecho de que, por falta de energía eléctrica, se hayan paralizado empresas, negocios, aeropuertos, puertos y prácticamente toda la actividad comercial por tantos días.

Las primeras estimaciones sobre los daños ocasionados por Wilma en el estado de Florida apuntan a unos US$10.000 millones
Para que tenga una idea, los supermercados funcionan con generadores y con horario restringido, las tiendas por departamento, las cafeterías y los restaurantes estuvieron cerrados al menos por cuatro días y están reabriendo sus puertas a medida que el suministro eléctrico se recupera.

Los negocios pequeños, que no pueden afrontar la compra de un generador y que no tienen la suerte de estar ubicados cerca de hospitales, gasolineras, supermercados y/o bancos (que tienen prioridad en las reparaciones), sufrirán las mayores consecuencias al no poder abrir sus puertas.

La compañía encargada del servicio eléctrico para el sur de Florida (Florida Power and Light) estima que el 100% del suministro recién será recuperado en noviembre 22.

"¿Qué hago hasta el 22?", me dice Juan Marcelo Morales, un colombiano residente del sur de Florida y dueño de un pequeño establecimiento de venta de comida típica colombiana. "Levanto lo poco que me queda y me voy?", pregunta encogiendo sus hombros.

Y si se es empleado, el temor a quedarse sin trabajo también está en el aire, más que nada cuando todavía está presente que los huracanes Katrina y Rita originaron el desempleo a miles de personas.

A esto se le suma que el golpe para el bolsillo causado por Wilma comenzó incluso antes que ésta llegara. Los preparativos para afrontar este fenómeno climático significaron como promedio un gasto aproximado de US$65 (la compra de una linterna, cuatro pilas, cinco galones de agua y el llenar el tanque de la gasolina) para los floridanos. Sin tomar en cuenta el costo de cubrir las ventanas (con telas metálicas o tablones), la compra de generadores, alimentos en lata, etc.

Daños en el agro

El paso de huracán Wilma también se hizo sentir en la agricultura del estado. No hay que olvidar que Florida es uno de los principales estados productores de vegetales, después de California, y que suministra más de la mitad de las verduras frescas del país entre los meses de noviembre y febrero.

Tomate
El año pasado, el precio de los tomates subió hasta US$5 la libra (450 gramos).
El año pasado, tras el paso de los huracanes que azotaron a la región, el precio de los tomates subió de US$1,5 la libra (450 gramos) hasta US$4 y US$5 la libra, y no cedieron inmediatamente cuando las cosechas volvieron a la normalidad.

Se espera entonces que los precios de los tomates y los pimientos suban a más del doble en los próximos meses, fundamentalmente en la costa oriental de EE.UU., y que las frutas y verduras escaseen en las próximas semanas hasta que sea posible levantar una nueva cosecha.

La crítica en las calles

Aunque las autoridades explican que el proceso de recuperación es lento debido a que Wilma atacó con fuerza al sur de Florida, la crítica que se escucha en las calles de Miami es la escasa preparación previa ante el paso del ciclón y la lentitud de la ayuda, en una ciudad que pertenece al "primer mundo" y donde los fenómenos climáticos están a la orden del día.

Wilma no fue el primer huracán en azotar el sur de Florida -de hecho, fue el número 21 de la temporada ciclónica del Atlántico Norte-, ni será el último.

Es por eso que es hace esencial estar preparados (y exigir a las autoridades que lo estén) y aprender de una vez por todas que con la furia de la madre naturaleza no se juega.



Barómetro económico

ÍNDICE DE NOTAS

ARCHIVO 2004

ARCHIVO 2003


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen