Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 21 de febrero de 2005 - 10:17 GMT
¿Un FMI más social?
Mariana Martínez.
Mariana Martínez
Columnista, BBC Mundo

Durante una gira por cuatro países andinos, el director del Fondo Monetario Internacional (FMI), Rodrigo Rato, buscó mostrar una cara más social de la institución a la que representa.

Rodrigo Rato en Perú con el presidente Alejandro Toledo
Rato visitó con el presidente de Perú, Alejandro Toledo, el barrio marginal Villa Salvador, en Lima.
Dejó a un lado la comodidad de los hoteles, la seguridad de las oficinas y el lado bonito de todo país que se exhibe en los folletos turísticos, y se dispuso a darle una mirada a la pobreza. Algo que sus antecesores habían realizado muy poco y que los hizo blancos de ataques en el pasado.

La idea parece estar clara: cambiar la percepción que tienen los críticos y la gente en general sobre el FMI y sus políticas macroeconómicas.

La tarea de Rato no será fácil. Resulta extrañadamente difícil convencer a millones en Latinoamérica, y más que nada a los menos afortunados, que las políticas macroeconómicas recomendadas por el FMI en los últimos años han sido para el bien de la región y las más acertadas.

Y, lo que es más importante, que lo serán en el futuro.

Barrios pobres y niños de la calle

Durante su gira por Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, Rato visitó barrios pobres, centros sociales y mantuvo reuniones no sólo con ministros y mandatarios, sino también con organismos no gubernamentales y líderes comunitarios.

En Colombia, por ejemplo, Rato recorrió el Hogar Sagrada Familia, una residencia para ancianos, y el Hogar Comunitario, de la Fundación Rescate, que atiende a niños pobres, ambos en el centro de la capital colombiana.

Protestas en Ecuador contra la visita de Rato
Las visitas "sociales" de Rato no convencieron a todos.
En Perú, el director del FMI visitó una de las zonas marginales de ese país, el barrio Villa El Salvador, en la zona sur de Lima, para apreciar en carne propia la precariedad en la que viven miles de peruanos.

En Ecuador, donde uno de cada cuatro niños trabaja según cálculos del programa "Muchachos Trabajadores", Rato tuvo la oportunidad de conversar con niños que se ganan la vida vendiendo caramelos y lustrando botas en las calles de Quito.

Mientras que en La Paz, Bolivia, el director del organismo visitó entre otros líderes políticos a Evo Morales, del Movimiento Al Socialismo (MAS) y otros campesinos cocaleros, en un país donde el 63,6% de la población vive por debajo de la línea de la pobreza.

Aplausos y críticas

Después de ese "chapuzón" de realidad, Rato aseguró que la pobreza se combate mediante un gasto social que llegue a los que más lo necesitan y no sólo a sectores con conexiones políticas.

Ante las sugerencias de líderes políticos y no gubernamentales de la región de retrasar el pago de la deuda externa y dedicar esos recursos para combatir la pobreza o la "deuda social", el director del FMI respondió que la herramienta más eficaz para combatirla es la estabilidad macroeconómica.

Evo Morales con Rodrigo Rato
Rato también se entrevistó con líderes cocaleros en Bolivia.
Es por eso que Rato aprovechó su visita para aplaudir los avances en materia económica que ha tenido la región, pero también para señalar algunos puntos críticos.

Dijo que la estabilidad macroeconómica se alcanza al reducir la inflación y mantener una disciplina fiscal impecable para reducir el peso de la deuda, algo que abre el camino para generar empleo y avances en materia de salud y educación.

A Colombia le recomendó continuar reduciendo el abultado endeudamiento público al igual que la deuda externa que ya asciende al 41% del PIB, mientras que a Ecuador le pidió abrir más su sector petrolero a la inversión extranjera, lo que a su juicio mejorará los suministros y, por ende, las cuentas públicas.

En tanto, exhortó a Bolivia a explotar sus hidrocarburos como un mecanismo para hacer frente a su deuda que equivale al 91% del PIB, mientras que a Perú le recomendó reducir su deuda y le señaló como punto débil el alto grado de dolarización del sistema financiero.

¿Un cambio?

Aunque estas recomendaciones no son muy diferentes a las otorgadas años atrás por otros directores y economistas del organismo, lo que no se pude negar ese que al menos Rato se ha remangado la camiseta y ha salido a ver lo que otros hasta el momento no habían querido o no se habían animado a ver. Y eso es un avance.

Sin embargo, no se nos puede culpar a los latinoamericanos si exigimos más que buenas intenciones y queremos ver hechos concretos y reales. Después de todo, las famosas "recetas" de los noventa también suponían lo mejor para la región pero no dieron los resultados esperados.

Ojalá que esta visita a los sectores que pobres y olvidados de esta parte de Latinoamérica sirva para que el FMI y otros organismos internacionales se vuelvan más humanos y entiendan que los problemas sociales son complejos, que no se solucionan con simples ecuaciones matemáticas y que es necesario poner también el corazón.

Los hechos, más que las palabras, dirán.



Barómetro económico

ÍNDICE DE NOTAS

ARCHIVO 2004

ARCHIVO 2003


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen