Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 25 de diciembre de 2004 - 02:55 GMT
A. Latina: balance y perspectivas
Mariana Martínez.
Mariana Martínez
Columnista, BBC Mundo

Después de la tormenta llega la calma. América Latina bien lo sabe. Luego de vivir los coletazos de una de las más crueles crisis económicas en su historia, la región parece haber encontrado la tranquilidad, pero ¿por cuánto tiempo?

Negocio de comida en las calles de Brasil.
Deuda pendiente: el desempleo y la pobreza siguen afectando a la región.
Según los informes de los economistas de los organismos internacionales, todo marcha sobre ruedas. América Latina está viviendo su mejor momento en años. Un claro indicador es que la región, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), registró en 2004 el crecimiento económico más abultado en 25 años.

La economía latinoamericana creció este año un 5,5%, tasa muy por encima de las proyecciones más optimistas, y muy superior al 1,9% de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de 1,9% registrado en 2003.

El Banco Mundial también lo confirma. Según cálculos preliminares de este organismo, América Latina y el Caribe creció 4,7% en 2004, y lo hará otro 3,7% más en 2005. La CEPAL también pronostica un alza del PIB en el entorno de 4% para el año entrante.

Macroeconomía sobre ruedas

Los indicadores macroeconómicos parecen estar en buen estado de salud. Las exportaciones crecieron un 22,4%, mientras que las importaciones lo hicieron un 19,8%, lo que permitió un balance positivo en la balanza de bienes y servicios de la región.

El problema es que esta recuperación y optimismo debe ser tomada con pinzas. La razón es muy clara: el crecimiento está basado más que nada en shocks o impactos externos, más que en los internos.
También jugó un papel importante la suba que registraron los precios de los productos y servicios que exporta la región (crecieron en promedio 10,5%), mientras que los productos de importación lo hicieron sólo un 4,7%. El alza en los precios del petróleo y los metales, contribuyeron con el impulso en materia de comercio exterior.

Por el lado de la inflación, todo parece también estar bajo control. La inflación continuó su tendencia descendente y llegó a un 7,7%, frente a un 8,5% en 2003 y 12,1% en 2002.

La deuda pública neta de los países de la región muestra estar estabilizada (por debajo del 55% del PIB), mientras el balance fiscal primario de la región (lo que ingresa menos lo que se gasta y sin contar el servicio de la deuda externa) parece haber revertido los saldos negativos de antaño.

A nivel de país, la única nación que mostró crecimiento negativo del PIB fue Haití (3%, según la CEPAL), mientras que por segunda vez en 20 años, las seis economías más grandes de la región (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Venezuela), crecieron simultáneamente más de 3%, algo que no ocurría desde 1997.

Países que atravesaron fuertes crisis económicas y/o políticas en los últimos cuatro años, ahora están liderando la recuperación, tal es el caso de Venezuela (18%), Uruguay (12%), Argentina (8,2%) y Brasil (5,8%).

¿Realidad o ilusión?

Si nos basamos exclusivamente en estas cifras positivas y las proyecciones alentadoras, podríamos decir que los buenos tiempos para la región han regresado. La región muestra estabilidad por primera vez en mucho tiempo. Pero ¿cuánto de cierto hay en esta afirmación? ¿Basta con un impulso explosivo en el crecimiento económico para generar calidad de vida y bienestar para todos? ¿América Latina logró crear las bases para un crecimiento económico sustentable?

Ciertamente, la respuesta es no.

El problema es que esta recuperación y optimismo debe ser tomada con "pinzas". La razón es muy clara: el crecimiento está basado más que nada en "shocks" o impactos externos, más que en los internos, por lo que las probabilidad de crear crecimiento económico sustentable, es muy reducida.

El crecimiento latinoamericano estuvo apuntalado por el crecimiento económico mundial en 2004, fundamentalmente por el impulso de las economías de EE.UU. y de China (pero que se espera se frene en 2005), ambas potencias importantes compradoras de sus productos de exportación. Pero ¿qué productos?

Presupuesto británico
La corrupción y la migración, dos problemas que golpean a Latinoamérica.
América Latina ha vuelto (o nunca ha perdido) el rol de productora de materia prima. China consume materia prima latinoamericana, para luego inundar nuestros mercados con productos manufacturados. Y a partir de enero, cuando la Organización Mundial del Comercio (OMC) elimine el sistema de cuotas de importación, esta "amenaza" se sentirá aún más. Piense también lo que sucedería si China, debido a un menor impulso en su economía, dejara de comprar materias prima a Latinoamérica.

La recuperación de la región también estuvo basada en factores coyunturales de mercado, como el aumento de los precios del petróleo, lo que favoreció a naciones exportadoras como Venezuela y México. Pero esta alza en los precios del crudo llegará tarde o temprano a un tope.

Todos estos factores de crecimiento poco sólidos hacen pensar que el crecimiento económico de la región podrá debilitarse en el futuro. El desequilibrio en Estados Unidos (por el lado del déficit fiscal), la posibilidad de una subida en las tasas de interés de ese mismo país (lo que incrementaría el pago de la deuda externa de la región), la amenaza latente que representa China (en materia de comercio), son algunas de las piedras que América Latina encontrará en su camino en 2005 y que podrían detener su crecimiento.

Lo que queda en el tintero

Pese a las buenas cifras macroeconómicas, el desempleo, la corrupción, la pobreza y la alta migración son problemas que siguen afectando a la región y que han quedado en el tintero de 2004.

Trabajadores hispanos en California
Las remesas de los trabajadores inmigrantes contribuyen a reducir la pobreza en la región.
Si bien la CEPAL asegura que el desempleo en la región bajó de 10,7% en 2003, a 10% en 2004. Lo cierto es que la tasa de desempleo está muy por encima del 6% de 1980.

Según la OIT, en los últimos diez años se ha registrado una caída en el ratio empleo/población, es decir, se ha creado un mayor número de empleos, pero éstos no han sido suficientes para absorber a la creciente fuerza de trabajo.

No sólo América Latina no tiene empleo, sino que también es pobre. La Organización Internacional del Trabajo (OIT), afirma que probablemente los países de América Latina y el Caribe no lograrán en 2015 la llamada "meta del milenio" de reducir a la mitad el número de personas que viven con menos de US$ 1 por día.

Las perspectivas de reducir en un 50% el número de personas que viven con menos de US$ 2 diarios son menos alentadoras, según dice el informe anual sobre el empleo a nivel mundial elaborado por la OIT.

América Latina tampoco ha dejado de ser corrupta. Transparencia Internacional (TI), una vez más ubicó a Latinoamérica entre las primeras regiones del mundo con mayor corrupción.

A lo anterior hay que sumarle que más de 20 millones de latinoamericanos, o lo que es lo mismo, uno de cada 25, viven fuera del país. Y que sólo gracias a las remesas que envían estos inmigrantes se ha podido amortiguar la pobreza y las necesidades básicas de millones de personas en la región.

Después de hacer un balance entre los aspectos a favor y los en contra, la única conclusión que podemos sacar es que no hay que confundirse. Después de toda tormenta llega la calma, pero de ninguna manera esa ilusión de tranquilidad y sosiego debe traducirse como la solución a los problemas crónicos de la región.

Basta con preguntarle a los 224 millones de pobres que viven en América Latina y el Caribe si durante el 2004 se fueron a dormir todos los días con el estómago lleno o si lograron encontrar un trabajo digno y bien remunerado, para descubrir que la salud de los indicadores macroeconómicos no es suficiente para brindar prosperidad para todos.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen