Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 20 de junio de 2005 - 11:21 GMT
Más allá de la condonación
Mariana Martinez
Mariana Martínez
Columnista, BBC Mundo

Los ministros de Finanzas del G-8 -el grupo de países más industrializados y Rusia-, acordaron aliviar la pesada carga de la deuda de los 18 países más pobres y endeudados del mundo, y si bien la noticia fue recibida con beneplácito por las naciones menos afortunadas, algunas preguntas han quedado en el tintero.

Una mujer cosechando maíz en Harare, Zimbabue
Los países pobres piden a las naciones ricas que apoyen un comercio más justo.
Una de ellas es si es suficiente con perdonar la deuda para que estos países salgan de la pobreza, o, si por el contrario, serán necesarias otras medidas adicionales para que estas naciones puedan salir a flote.

El acuerdo, dado a conocer por el ministro de Finanzas del Reino Unido, Gordon Brown, durante una reunión en Londres (11 de junio) previa a la cumbre del G-8 (conformado por el Reino Unido, Japón, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Alemania y Rusia) en Escocia y que se realizará el mes entrante, contempla el alivio inmediato de la deuda de 18 países.

Las claves del acuerdo

Según el plan, 18 de los países más pobres y endeudados del planeta conocidos en la jerga financiera como Países Pobres Muy Endeudados (PPME), se beneficiarán de una cancelación inmediata de sus compromisos con el Banco Mundial (BM), el Banco Africano de Desarrollo y el Fondo Monetario Internacional (FMI), por un monto total que asciende a unos US$40.000 millones.

A cambio, los países que reciben el "perdón" de su deuda se comprometerán a utilizar dichos fondos para mejorar los servicios de salud (hospitales, medicinas y médicos), educación e infraestructura.

La mayoría de las naciones beneficiadas están ubicadas en el continente africano: Benín, Burkina Faso, Etiopía, Ghana, Madagascar, Malí, Mauritania, Mozambique, Níger, Ruanda, Senegal, Tanzania, Uganda y Zambia. En América Latina, los favorecidos son: Bolivia, Guyana, Honduras y Nicaragua.

El anuncio dejó también entrever que la ayuda podría extenderse a 20 países más, si estos cumplen con las metas de buena gestión, reducción de la corrupción y otros objetivos más establecidos por el FMI y el BM para los países altamente endeudados en 1996, lo que podría elevar el paquete de ayuda a unos US$55.000 millones.

Queda mucho por hacer

Indígena boliviana
Bolivia es uno de los países latinoamericanos a los que se les condonó la deuda.
Este anuncio de condonación de la deuda para los países más pobres podría ser visto como el primer escalón hacia la reducción de la pobreza en el mundo.

Una demostración de que la presión colectiva de las naciones más pobres hacia las más ricas para que éstas ayuden a reducir la pobreza está funcionando. Pero, ¿es eso suficiente para ponerle un alto a la pobreza en el mundo?

Este "perdón" de la deuda podría contribuir a reducir la pobreza y generar desarrollo en estos países. Pero sus beneficios sólo quedarán en la teoría, si esos fondos que antes se utilizaban para pagar la deuda no son utilizados para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos de los países más pobres.

Y este es justamente el punto más crítico de la discusión entre los que dicen que la condonación ayudará y los que aseguran que no será suficiente.

El problema radica en el alto índice de corrupción que caracteriza a las naciones más pobres. Una condonación sin un uso apropiado de los fondos liberados, poco serviría para aliviar el sufrimiento de los más pobres.

Es decir, la condonación de la deuda servirá para aliviar la pobreza sólo si se asegura que ese dinero público no queda en manos de gobiernos y/o instituciones corruptas.

Reclaman ayuda para todos

En primera fila los presidentes de Gana, John Koufor; Algeria, Abdelaziz Bouteflika; Nigeria, Olusegun Obasanjo; Sudáfrica, Thabo Mbeki
Líderes africanos piden que también a sus países se les condone las deudas.
Pero las críticas a la propuesta del G-8 van más allá de a dónde irá a parar el dinero que las naciones pobres ahora podrán "ahorrar".

Las organizaciones internacionales de ayuda, entre las que se encuentra la Alianza Española Contra la Pobreza (integrada por una coalición internacional de más de 100 países), aseguran que la propuesta del G-8 es "parcial".

Muchos países que no están dentro de la lista de beneficiados también necesitan del alivio de la deuda.

Más aún, países que cumplen al pie de la letra con sus compromisos de pago de deuda y que son incluso más pobres que los que recibieron la propuesta de condonación, no han sido contemplados.

Según el Movimiento Mundial para el Desarrollo, al menos 62 países pobres necesitan que se les cancele el 100% de su deuda para que se cumplan las Metas del Milenio de las Naciones Unidas (ONU), que busca reducir a la mitad el número de pobres en el mundo para 2015.

¿Y los subsidios qué?

Trabajadores portuarios en Gana
Comercio justo no ayuda humanitaria, puede ser la clave para el desarrollo de África.
Lo que es evidente es que la decisión del G-8 de condonar la deuda de los países más pobres y endeudados del planeta, no es suficiente para aliviar su precaria situación.

Habrá que acompañar la propuesta con otras medidas adicionales, entre las que se debe incluir el levantamiento de las barreras comerciales de los países más ricos, fundamentalmente en el sector agrícola.

Una de las herramientas para que los países más pobres salgan de la pobreza, es el comercio. Pero ¿cómo podrán hacerlo si las naciones más ricas mantienen sus barreras arancelarias y jugosos subsidios sobre las productos que justamente, estos países más pobres, podrían comerciar para competir?

Sólo la eliminación de estas barreras por parte de los países industrializados permitirá que los países en vías de desarrollo exporten más y, por ende, aumenten los tan necesitados ingresos vía exportaciones.

Para tener una idea del impacto que podría tener, sólo en África, el levantamiento de las barreras arancelarias basta con pensar que más del 70% de la población vive en zonas rurales. Según cálculos de organizaciones internacionales, sus exportaciones de materia prima podrían duplicarse del actual volumen de US$11.000 millones, si Estados Unidos y las naciones europeas eliminaran sus subsidios.

Condonar la deuda de las naciones más pobres y endeudadas es un primer paso. Pero no es suficiente.

En un comercio más justo está la clave para erradicar la pobreza sobre la faz de la tierra.

Barómetro económico

ÍNDICE DE NOTAS

ARCHIVO 2004

ARCHIVO 2003


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen