Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 30 de octubre de 2004 - 02:38 GMT
Cuba le dice adiós al dólar
Mariana Martínez.
Mariana Martínez
Columnista, BBC Mundo

Cuba despidió oficialmente al dólar al anunciar que la moneda verde americana no podrá circular más dentro de la isla y ser usada, como era posible hasta hace pocos días atrás, en las tiendas, hoteles y comercios relacionadas con el turismo.

Señora comprando con dólares en Cuba.
Todo dólar que ingrese a Cuba deberá ser cambiado a peso convertible cubano.
A partir del próximo 8 de noviembre, el dólar no podrá circular en la isla. Todo dólar que ingrese a Cuba deberá ser cambiado a peso convertible cubano, con un gravamen del 10%. Es decir, por cada dólar serán entregados 0.90 centavos de peso convertible cubano, una nueva moneda que comenzará a circular en la isla y que en una cara tendrá el rostro del guerrillero cubano-argentino Ernesto "Ché" Guevara y en la otra el escudo nacional.

En la isla sólo circulará oficialmente el peso (moneda en la que se pagan los salarios, los servicios y los alimentos racionados), y el peso convertible (moneda por la que se cambiarán los dólares que lleguen a la isla y que podrá ser usada para pagar lo que antes se pagaba con el dólar).

Esta medida se traduce en una clara pérdida de ingresos para todos aquellos cubanos que reciben remesas en dólares desde el exterior y una desventaja para los turistas que viajan con esa moneda a la isla.

Si bien el anuncio tomó por sorpresa al pueblo cubano y a los que viven fuera de la isla, es posible interpretar la medida como una respuesta directa del gobierno del presidente Fidel Castro a la política económica del gobierno estadounidense hacia Cuba.

Las restricciones de Bush

Las recientes restricciones impuestas por el mandatario estadounidense George W. Bush, en materia de envío de dinero y visitas a Cuba, así como una multa por US$100 millones que tuvo que pagar la Unión de Bancos Suizos (UBS) por presentar ante la Reserva Federal estadounidense (FED) unos US$3.900 millones viejos y procedentes de Cuba, aparecen en la lista de los posibles motivos que pudieron llevar a Castro a prohibir el uso del dólar en la isla.

Según el presidente del Banco Central de Cuba, Francisco Soberón, la medida fue tomada para evitar que el país se quedara con cantidades abultadas de dólares y que ningún país quisiera aceptar en intercambios comerciales por temores a posibles sanciones de Estados Unidos.

Sin embargo, más allá de los roces evidentes y las diferentes ideologías entre ambos mandatarios, lo importante es pronosticar cuáles serán las consecuencias de esta nueva medida tanto para el pueblo cubano como para aquellos que viven en el exilio, y quiénes perderán o ganarán con el nuevo régimen monetario.

Para ello es importante recordar el proceso a través del cual el dólar comenzó a circular oficialmente en la isla, y analizar quiénes y con qué fines lo usaban.

La "dolarización" cubana

Once años atrás, Castro autorizó la libre circulación del dólar en Cuba. Es decir, el billete verde podía ser utilizado tanto por cubanos como extranjeros para comprar bienes y servicios en la isla.

Cubanos haciendo filas para cambiar sus dólares
El anuncio de las medidas tomó por sorpresa al pueblo cubano.
Esta libre circulación fue la medida que el gobierno cubano encontró para que las arcas del estado pudieran recoger parte de los dólares que ya circulaban en el mercado negro y en grandes cantidades. Los dólares ingresaban a Cuba mediante el turismo, pero también a través de familiares de visita en la isla.

Una vez legalizada la circulación del dólar, los envíos de dinero o remesas, fundamentalmente de exiliados cubanos en Estados Unidos a sus familiares en la isla, comenzaron a ser cada día más abultados, alcanzando un monto récord de US$1,194 millones en 2003, según datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Hoy en día, más de la mitad del pueblo cubano (55%) recibe remesas desde Estados Unidos. Eso, sumado a los ingresos por turismo, había creado una "dolarización", podría decirse, artificial de la economía cubana. Algo que ciertamente no va con los principios políticos que rigen al gobierno de la isla.

Según Soberón, la medida es una forma de "recuperar la soberanía" sobre la política monetaria cubana.

¿A quiénes afecta en Cuba?

Sin duda, los más afectados en Cuba serán aquellos que reciben remesas de sus familiares que viven en Estados Unidos.

Desde Estados Unidos, es posible enviar por ley un monto máximo anual de US$1,200 a Cuba, un máximo de US$300 cada cuatro meses. Es decir que, a partir de ahora, aquellos que reciben remesas terminarán recibiendo un total máximo de 1,080 pesos convertibles al año (el monto máximo menos el pago del gravamen), un 10% menos de lo que el familiar en Estados Unidos envió.

Promoción para envío de remesas de Western Union (Foto Raquel Pérez)
Hoy en día, más de la mitad del pueblo cubano (55%) recibe remesas desde Estados Unidos.
Lo que más preocupa, según me contó Gabriel Domínguez, un cubano en el exilio y con familiares en la isla, es que "tanto la restricción en el monto total enviado puesta por Estados Unidos, como el nuevo gravamen en Cuba, no hace que más que perjudicar al pueblo cubano que necesita el dinero para comprar medicinas o para sostener a la familia".

Otra consecuencia de la medida es que los cubanos en la isla ya no podrán ahorrar en una divisa fuerte y con validez internacional como lo es el dólar. En cambio, deberán optar por pesos convertibles, una moneda que sólo tiene valor dentro de la isla, u otra divisa internacional y que provenga del turismo, como el euro, el franco francés, la libra esterlina o el dólar canadiense.

Los turistas que viajen con dólares también sufrirán la medida, al ver reducirse su poder adquisitivo. A partir de ahora podrán comprar un 10% menos que antes. En tanto que el aumento del mercado negro en dólares es otro de los efectos negativos que tendrá la medida sobre la economía cubana.

¿Y fuera de Cuba?

Los cubanos en el exilio se verán también perjudicados por la medida. No sólo tendrán que pagar en promedio unos US$20 por cada envío de US$100 que hacen a la isla (la comisión de la agencia de envío en EE.UU), sino que también sacarán de sus bolsillos el 10% del nuevo gravamen del gobierno cubano.

Soberón sugirió a los cubanos que, para no perder en el cambio de remesas, pidieran a sus familiares en el exterior que en lugar de mandar dólares lo hicieran en cualquier otra divisa, como euros, francos suizos o libras esterlinas.

Casa de cambio en Cuba
La medida afectará los ingresos de personas que reciben remesas del extranjero.
Sin embargo, algo que parece tan sencillo, puede llegar a ser complicado. Salí a investigar a la famosa calle 8 de Miami qué agencia de envío de dinero hace envíos a Cuba en otra moneda que no sea el dólar y mi recorrido fue totalmente infructífero.

De todas formas, aunque las agencias de envío de dinero se ajustaran a las nuevas circunstancias, aquel que envía remesas terminará siempre perdiendo en la operación de convertir los dólares a cualquiera de las monedas que sí sean aceptadas en Cuba. Es por eso que con la nueva medida, pierde tanto el que recibe las remesas como el que las envía.

¿Y quién gana con la medida?

Obviamente, el que gana con la medida es el gobierno de Castro. Con el adiós al dólar y la bienvenida a la nueva moneda no hace más que marcar su soberanía y la ideología que rige en la isla.

Al mismo tiempo, recoge todos los dólares que estaban hasta el momento circulando en Cuba -a menos que los cubanos decidan guardar sus dólares en el colchón y afrontar el gravamen de 10% cada vez que tengan que cambiarlos por pesos convertibles, algo poco probable si se toma en cuenta las largas filas que se han formado en Cuba en las casas de cambio-, y llena sus arcas con monedas que sí tienen validez internacional.

Es un hecho entonces que, con el adiós al dólar, habrá tanto ganadores como perdedores, dentro y fuera de la isla.



NOTAS RELACIONADAS
Entre deudas y promesas
09 10 04 |  Barómetro económico

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen