Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 23 de octubre de 2004 - 08:31 GMT
Latinos: cada día más pobres en EE.UU
Martinez
Mariana Martínez
Columnista, BBC Mundo

Escapar de la pobreza es difícil. Los inmigrantes latinos lo saben muy bien. La pobreza no es sólo un factor primordial a la hora de decidir empacar maletas y buscar nuevos horizontes en tierras desconocidas, sino que es algo que los sigue como una carga hasta el nuevo país que los acoge.

Latinos en restaurante, Illinois.
Los inmigrantes hispanos toman trabajos que la población local no quiere hacer.
Al menos eso ocurre en Estados Unidos, donde los latinos inmigrantes, más que nada aquellos que llegan sin papeles y sin conocer el idioma, tienen que trabajar interminables jornadas para subsistir y enviar el sustento a los que quedaron en casa; allá en el país de origen.

Esta vez, no sólo lo corrobora el último informe de la oficina del Censo de Estados Unidos, que generalmente da a conocer al público las cifras macro, es decir, cuántos pobres hay y a qué sectores de la población pertenecen, sino que también lo hace un estudio más detallado que desglosa los datos del censo y que fue elaborado por el Centro Hispano Pew.

Este informe asegura que el nivel de ingresos que tienen los hogares hispanos en Estados Unidos está once veces por debajo del que obtienen las familias blancas, aunque un poco por encima del de las familias afro-americanas.

Las remesas inciden y mucho

Estas diferencias tan marcadas entre los hogares estadounidenses se han acentuado, según el estudio, tras la última recesión económica que sufrió Estados Unidos, en 2001.

Pero no sólo eso, el Centro Hispano asegura que el envío de remesas al país de origen también ha contribuido a incrementar la brecha entre los hogares hispanos y los no hispanos.
Familia latina
Muchas familias hispanas no tienen acceso a crédito y a una casa propia.

Los inmigrantes envían remesas a sus familiares para ayudarlos a sobrevivir. Sin embargo, aunque estos inmigrantes latinos ahora residen en un país primer mundista, como lo es Estados Unidos, siguen viviendo en la pobreza, aunque claro está que se podría decir que es una pobreza ¿disfrazada¿.

El valor promedio de la riqueza neta de los hogares hispanos alcanzó los US$7.900, en 2002, es decir, apenas un 9% de los US$88.650 que lograron sumar los hogares blancos no hispanos. Muy por debajo quedaron los hogares afro-americanos, cuyo nivel de riqueza apenas alcanzó los US$5.900.

¿Pero qué quiere decir riqueza neta? La riqueza neta de un núcleo familiar se mide a través de distintos valores, entre ellos, si la familia tiene casa propia o no, si tiene o no auto (o cuántos tiene), el número de tarjetas de crédito que tengan los miembros de la familia, si tiene cuenta bancaria y/o de ahorro, la línea de crédito a la que la familia puede aspirar y hasta las inversiones que tenga la familia (bonos, acciones, etc.).

Una familia con mayor riqueza, según el Centro Hispano Pew, es aquella que puede afrontar mejor los imprevistos que puedan surgir, como la pérdida de trabajo del jefe de la familia y/o la de otros miembros cuyo aporte sea significativo para el presupuesto familiar, enfermedades o reparaciones grandes en la casa (ya sea por deterioro de la vivienda, por causas climáticas, robo o incendios).

La posibilidad de pagar los estudios a los hijos y si están ahorrando o no lo suficiente para la hora del retiro, también cuentan dentro de este cálculo.

¿Por qué los hispanos son más pobres?

Familia latina
Las dificultades con el idioma dificultan la integración cultural y acceder a un trabajo bien remunerado.
Según el Centro Hispano Pew, entre los factores que inciden a la hora de determinar la menor acumulación de riqueza de las familias hispanas están el bajo nivel educativo de la población (desconocer el idioma juega un papel importante) y el hecho de que los hispanos tienden a concentrarse en zonas de Estados Unidos donde el costo de la vida es caro, como por ejemplo: Nueva York, California y la Florida.

A esto hay que sumarle que estas familias hispanas también tienen que enviar parte de sus ingresos en forma de remesas a sus familiares en el país de origen. Según el estudio, 10 millones de hispanos que viven en Estados Unidos enviaron remesas por un total de US$30 mil millones a Latinoamérica, lo que representa unos US$ 2,500 por hogar y por año.

Si esa cifra ¿que representa un tercio del valor de la riqueza neta promedio de las familias hispanas en EE.UU- no saliera del bolsillo de los inmigrantes latinos, entonces la riqueza de estas familias ascendería a unos US$ 10,400 en promedio, aunque todavía quedaría muy lejos del valor alcanzado por las familias blancas no hispanas.

Cifras poco alentadoras

El estudio también señala que el 26% de las familias hispanas y el 32% de las afro-americanas, contra apenas el 13% de las blancas no hispanas, estaban endeudadas o lo que es lo mismo, no eran 100% dueños de sus bienes en 2002.

El 74.3% de los hogares blancos no hispanos tienen casa propia, mientras que la proporción baja al 50% para familias hispanas.

Según el informe, los hispanos que acumularon más riqueza en 2002 fueron los de origen cubano, con US$39.787, seguidos por los mexicanos con US$7.602 y muy por debajo, los hogares de origen centroamericano y/o del Caribe, con apenas US$2.508.

Cabe destacar que, según las cifras del Banco Mundial, en 2002, fueron justamente estos hogares, los de origen centroamericano, los que enviaron el mayor número de remesas per capita.

Las cifras no sólo muestran las marcadas diferencias entre los tres tipos de hogares, sino que también revelan que la riqueza neta de los hogares hispanos y los afro-americanos cayó 27% respecto al año anterior. Por el contrario, la de los hogares blancos no hispanos ganó terreno en un 2%.

Las diferencias no sorprenden, son ya una realidad conocida por todos. Los inmigrantes latinos, como cualquier otro inmigrante, pagan en carne propia las consecuencias de no estar viviendo en sus países de origen.

Hacen los trabajos que los nativos no quieren hacer, se les hace difícil el acceso al crédito y con eso cumplir el sueño de la casa propia, comprar un auto, pagar la educación de los hijos y los gastos de salud de la familia.

Hacen maravillas para sobrevivir en la tierra que los recibe y, como si fuera poco, llevan sobre sus hombros la pesada carga de enviar el sustento a aquellos seres queridos que quedaron en casa.

NOTAS RELACIONADAS
Entre deudas y promesas
09 10 04 |  Barómetro económico

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen