Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 22 de mayo de 2004 - 03:12 GMT
Petróleo: el alza y sus consecuencias
Mariana Martínez.
Mariana Martínez
Columnista, BBC Mundo

No importa el lugar del mundo en el que viva. Seguramente se le hace cada día más caro pagar el boleto de transporte, poner en marcha la maquinaria de su empresa, llenar el tanque del auto o cubrir el costo de todo aquello que tenga que ver con el petróleo y los combustibles.

Estación de gasolina
El alza de los precios está afectando la industria latinoamericana.
Todo este sufrimiento para su billetera surge sencillamente porque los precios del petróleo están por las nubes y su escalada se está reflejando en todos los puntos del planeta. No sólo en Irak o Estados Unidos. Hasta el campesino que vive en la zona más alejada de las noticias y el ruido de la ciudad está pagando de su bolsillo esta fuerte escalada en los precios.

Pero, ¿qué es lo que pasa? ¿Por qué los precios del petróleo y, por ende, de los combustibles, están tan altos? ¿Qué es lo que ha provocado que el crudo haya subido más de 25% en lo que va del año hasta sobrepasar los US$40 por barril, niveles que no se veían desde la invasión a Kuwait en 1990?

La respuesta es muy sencilla. De un lado y de otro, los productores de petróleo se echan la culpa mutuamente sin hacer nada para amortiguar esta escalada, pero lo que no es sorpresa para nadie es que detrás de la volatilidad de los precios está la especulación, los conflictos en el Medio Oriente, una creciente demanda en un mundo donde el petróleo es cada día un bien más escaso y hasta la carta debajo de la manga de algunos gobiernos.

Analicemos entonces paso a paso los elementos de esta ecuación para descubrir cuál es la realidad detrás de esta presión alcista en los precios y cuáles serían las consecuencias sobre su vida personal y la economía mundial.

Petróleo en pocas manos

Si usted vive en Latinoamérica, a no ser que resida en Venezuela, Colombia o México, usted cuenta con pocas posibilidades de que su país tenga grandes reservas petrolíferas naturales. Seguramente debe importar crudo para poner en marcha dos pilares de cualquier economía: el transporte y la industria.

Tanque petrolero
El incremento no está relacionada tan sólo con el consumo.
En Estados Unidos, Asia o Europa, sucede algo parecido, pero con la diferencia que si bien se produce petróleo a gran escala, este no alcanza para cubrir la demanda interna, por lo que también deben importar el preciado líquido.

Sin embargo, esto no ocurre en el Medio Oriente donde se produce cerca de un tercio del petróleo para el consumo mundial. Casi toda su producción se vuelca a la exportación y permite que el petróleo y sus derivados sean muy baratos en la región, mientras que en los países importadores y/o no productores, el crudo se vuelva un bien escaso y una pieza clave en los vaivenes de sus economías.

Conflicto en el medio Oriente

El 90% del transporte mundial depende del petróleo. Es por eso que al estar concentrado en tan pocas manos hace que los países importadores estén muy atentos a lo que suceda en los países productores.

El creciente conflicto en el Medio Oriente tras la invasión de Estados Unidos a Irak es uno de las causas, por no decir la más conocida por el mundo entero, de esta subida en los precios.

Las exportaciones de petróleo de Irak se han reducido desde la invasión y, por ende, disminuido la oferta global de crudo, lo que produce una presión alcista en los precios. A todo esto se suma que los grandes consumidores temen además un posible ataque a los recursos petrolíferos en Oriente Medio. Estos temores son resultado de los recientes ataques a una central petroquímica en Arabia Saudita, así como del intento de bombardeo de la terminal de exportación de crudo en Basora, Irak, a mediados de mayo.

Instalación petrolera
La demanda del crudo "brilla" mientras la oferta "oscurece".
También hay que tomar en cuenta que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), entre los que se encuentran la mayoría de los países de medio Oriente y Venezuela, no está dispuesta a incrementar la producción de crudo para aumentar la oferta mundial y, de esa forma, abaratar los precios del crudo.

Según la OPEP, el alza en los precios del crudo no tiene nada que ver con su estrategia petrolera y acusa en Estados Unidos y sus aliados en la guerra contra Irak de imprimir volatilidad en el mercado del crudo.

Especulación y dudas

¿Quién tiene la culpa de esta descontrolada escalada? Es difícil asignar porcentaje de culpa a cada país, pero lo que es cierto es que la guerra en Irak ha traído consigo pronósticos de menores suministros y despertado los instintos de los especuladores. Lo que ha generado una presión alcista en los precios.

Pero, al mismo tiempo, tampoco se puede negar que la demanda mundial por petróleo se ha incrementado con creces. Según cálculos de la Agencia Internacional de Energía, estamos hoy presenciando la mayor demanda de crudo de los últimos 16 años. Por lo tanto, sería necesario ajustar la producción de crudo mundial a las nuevas exigencias de los consumidores y, en este terreno, le corresponde a la OPEP actuar.

Sin embargo queda la duda sobre si esta creciente demanda está realmente conectada al consumo o simplemente se debe a que los gobiernos de grandes países importadores, como Estados Unidos, China e India, estén almacenando petróleo para evitar en el futuro interrupciones en los suministros y con esto haya generado mayor especulación en los mercados y una escalada que parece no tener fin.

¿Qué podemos esperar?

Barriles de petróleo
Arabia Saudita propone aumentar los límites de producción.
Tenga la culpa Estados Unidos o la OPEP, lo preocupante es que esta escalada puede imprimir inflación y recortar el crecimiento de la economía mundial, hasta el punto de llegar a afectar a usted y a los suyos.

Piense por un momento lo vital que resulta el petróleo en la economía de su país. Tan sólo imagine por un momento qué pasaría si usted no pudiera trasportarse a su trabajo, si los productores agrícolas de su país se quedaran sin encender la maquinaria en el campo o de las fábricas en la ciudad. O, simplemente, en el mejor de los casos, tuvieran que pagar precios exorbitantes para ello.

Todo se traducirá en un crecimiento en los precios de los productos básicos y los de lujo, así como en la quiebra de sectores que no podrán costear los altos precios del combustible para encender sus máquinas. El inicio de un ciclo recesivo para la economía de su país y el mundo en su conjunto.

Lo más lamentable es que las consecuencias no las paga el gobierno de Estados Unidos o la OPEP, la pagamos personas como usted y como yo, que a la hora de ir a comprar un simple kilo de papas debemos cubrir el mayor costo que el productor agrícola tiene que afrontar para encender su tractor. Y ese es sólo un ejemplo.

Una vez más, pagan justos por pecadores.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen