Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 9 de octubre de 2004 - 20:33 GMT
Entre deudas y promesas
Mariana Martínez.
Mariana Martínez
Columnista, BBC Mundo

Una vez más los países pobres quedaron rezagados en el final de la agenda de las naciones más ricas.

Pobreza
Haití, Bolivia, Nicaragua y Honduras son algunos de los paises altamente endeudados.
Salieron de la asamblea anual del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), igual que entraron: con las mismas deudas de siempre, pero que crecen minuto a minuto, y miles de promesas.

Las distintas propuestas presentadas por algunas naciones ricas, entre ellas, el Reino Unido, España y Francia, y otras menos desarrolladas como Brasil y Chile, para aliviar la pesada carga de los países menos favorecidos, no convencieron a los 184 países participantes y miembros de ambos organismos internacionales.

No se llegó a un acuerdo, dijo un escueto comunicado. Y con el se opacaron, al menos hasta fin de año, las esperanzas de naciones como Bolivia, Nicaragua, Honduras, Haití, Senegal o Madagascar, donde el peso de la deuda externa no permite disminuir la pobreza y mucho menos deja lugar para crecer.

Según Rodrigo Rato, director general del FMI, "no era probable, ni posible, que se llegara a un acuerdo", en esta reunión. Y aseguró que las propuestas "sólo serán viables si existe un consenso político".

¿Se logrará consenso?

Lograr consenso entre 184 países miembros no es tarea fácil. Mucho menos cuando se trata de borrar o condonar la deuda que asumieron otros.

Aunque a diferente escala, ocurre lo mismo cuando uno llega a un banco e intenta pedir una cita con el gerente para pedir un recorte en la tasa de interés de un préstamo. No importa si el banquero sabe que usted ya pagó más de mil veces el préstamo original y que ahora se lo están comiendo los intereses. El banquero siempre se mostrará inflexible.

Sin embargo, y por suerte, siempre hay una excepción a la regla. En este caso, el Reino Unido, una nación rica por naturaleza, propone condonar la deuda de los países más pobres mediante el uso de la reservas de oro del FMI.

Pero ¿qué tan viable es esta iniciativa? Si se analiza por el lado de la disponibilidad de los recursos, la respuesta sería que la propuesta es viable en un 100%.

El FMI cuenta con 3 mil toneladas de lingotes de oro que no usa, un legado que se remonta a la época en la que el organismo era el guardián del patrón oro de convertibilidad del dólar y abandonado hace ya 33 años.

Recursos más que suficientes

El volumen de los depósitos de oro del FMI es el tercero mayor del mundo, después de la Reserva Federal estadounidense y el Bundesbank de Alemania.

Rodrigo Rato, director gerente del FMI
Rato dijo que se necesita consenso político para condonar la deuda.
Pero no sólo eso, la mayoría de los lingotes están tasados aproximadamente a unos US$51 por onza, su precio en 1971, por lo que su valor total es de unos US$8.500 millones. Si esa cifra se tasara a precios de mercado de hoy, la misma ascendería a unos US$ 42.200 millones, dinero más que suficiente para condonar la deuda de los más pobres.

La propuesta del Reino Unido consiste entonces en revalorizar los lingotes del FMI, algo que este organismo hizo ya una vez en 1999 cuando perdonó parte de la deuda externa a 27 naciones pobres.

Estados Unidos, por su parte, apoya la reducción de un 100% de la deuda de los más pobres, contraída con el Banco Mundial y otros organismos de desarrollo. Ante esa iniciativa, Gran Bretaña propone hacerse cargo de la parte que le corresponde, el 10%, de la deuda multilateral contraída por los 32 países más pobres con el BM y el Banco Africano de Desarrollo.

España, Francia, Brasil y Chile presentaron también una propuesta que consiste en gravar las transacciones internacionales con un impuesto cuyo monto se destinaría al desarrollo. Una propuesta que tampoco logró convencer a los 184 países participantes de la asamblea.

¿Qué es lo que preocupa?

Barras de oro
El volumen de los depósitos de oro del FMI es el tercero mayor del mundo,
En conclusión, los recursos monetarios existen y las buenas intenciones están. Sin embargo, a los organismos internacionales les preocupa que el efecto final sea el de reducir su capital de trabajo y reclaman que podría ser peor el remedio que la enfermedad. Y eso le pone un freno a las negociaciones.

Fuera de duda está que un país altamente endeudado no puede crecer, mucho menos ofrecerle una vida digna a su gente. La condonación de la deuda debería estar acompañada de una propuesta que se inclinara más por posibles donaciones de los países ricos para apoyar el desarrollo en las naciones pobres, más que por futuros préstamos.

De esa forma, las preocupación de los organismos internacionales se desvanecerían y los países pobres verían condonada su deuda sin mayores problemas y tendrían los recursos suficientes para poner en practica programas de salud, educación y desarrollo económico. Aunque, claro está, la idea de perdonar y donar al mismo tiempo puede hasta sonar a utopía.

ESCUCHE/VEA
Estado de la deuda externa de América Latina.
BBC Enfoque 19.10.04



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen