Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 3 de abril de 2004 - 12:11 GMT
Remesas cumplen sueños
Mariana Martínez.
Mariana Martínez
Columnista, BBC Mundo

"Trabajo aquí, pero mi casa está en América Latina, allá en mi tierra, en Guatemala", me dijo un día Alberto, un inmigrante de 31 años, mientras contaba que para llegar a Estados Unidos tuvo que saltar por la frontera y emprender un difícil viaje, lleno de penurias y miedos, que le insumió más de 45 días.

Nueva York
La gran mayoría de las remesas proviene de EE.UU.
Hoy, cuatro años después, Alberto sigue trabajando con las mismas ganas del primer día, pero con la sonrisa que pinta en la cara el saber que una parte de la tarea está cumplida. En Guatemala, su esposa y sus cuatro hijos están a punto de cumplir el sueño de la casa propia.

Durante los fines de semana y en el tiempo libre, toda la familia trabajó para levantar uno a uno los ladrillos de su casa. Todo gracias al dinero que religiosamente ha enviado Alberto desde Estados Unidos todos estos años.

Una vez terminada la vivienda, la familia tiene previsto que Alberto regrese junto a los suyos para disfrutar de una vida más cómoda y sin tantos sobresaltos. Al menos ya no habrá que pagar renta y eso es mucho decir cuando el presupuesto familiar es apretado.

La realidad de Alberto es la misma que viven hoy en día millones de latinos que tuvieron que dejar a un lado lo que más quieren en la vida, la patria y la familia, para ir en busca de mejores oportunidades -o simplemente, un empleo- y mayores ingresos en una tierra desconocida.

Con el fruto de sus trabajos, mensualmente los latinos envían dinero a sus hogares para levantar sueños como los de Alberto y su familia, el de construir una casa, para iniciar un negocio propio o pagar los estudios de sus hijos. O simplemente, para cubrir las necesidades básicas de los seres queridos, más que nada gastos de alimentos, vestimenta y salud.

Del norte hacia el sur

Datos sobre remesas
US$38.000 millones transferidos en 2003
US$30.000 provinieron de EE.UU.
Más de US$10 millones de latinoamericanos envían dinero desde ese país
Según datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el fenómeno de las remesas parece imparable. En los últimos tres años, el volumen de dinero enviado por los hispanos que viven en el exterior a sus familiares en Latinoamérica se ha casi duplicado.

Saltó de US$23.000 millones en 2001 a US$38.000 millones en 2003.

Unos US$30.000 millones provinieron de Estados Unidos, donde más de 10 millones de latinoamericanos envían dinero periódicamente a casa. Del total enviado, México captó US$13.266 millones, El Salvador US$2.316 millones, República Dominicana US$ 2.217 millones y Guatemala US$2.106 millones, y la lista se extiende a todos los países de la región.

Parece increíble que el esfuerzo de un inmigrante trabajando en Estados Unidos o en cualquier otro lugar del que se conoce como primer mundo, pueda llegar a tanto. Las cifras hablan por sí solas.

Las remesas ya sobrepasan el valor combinado de la inversión extranjera directa, la ayuda multinacional, e incluso, en la mayoría de los países de América Latina y el Caribe, el monto del pago de los intereses de la deuda externa.

Si las cifras lo sorprenden, más lo harán los pronósticos del BID. Según datos que dio a conocer el organismo durante una conferencia sobre las remesas que se celebró entre el 29 al 31 de marzo en Lima, Perú, en el marco de la asamblea anual de la entidad, las remesas alcanzarán un volumen acumulado de US$450.000 millones a lo largo de la década.

Falta mucho todavía

Aunque los latinos en el exterior están cumpliendo el papel que deberían cumplir los gobiernos, como lo es financiar la salud, la educación y las necesidades básicas de millones de personas en América Latina y aliviar la economía nacional, aún queda mucho camino por recorrer para que estas remesas tengan un mayor impacto en las economías de la región.

Centavo de dólar
Cada centavo que se envía a casa cuenta.
Un primer obstáculo es el alto costo de las transacciones. Hace cuatro o cinco años atrás, enviar dinero a Latinoamérica podría costar un promedio de 12% a 15% del total enviado. Hoy, el costo ha caído a la mitad pero aún resulta caro.

Los intermediarios, agencias de envíos y/o bancos se quedan con una tajada grande y hacen que los sueños de los inmigrantes tarden en volverse realidad.

A lo anterior hay que sumarle que los gastos de transacción son mayores si las personas que reciben el dinero no tienen acceso a una cuenta bancaria.

En América Latina, los bancos son inaccesibles para las personas de bajos recursos. Apenas entre el 5% y el 10% de las familias que reciben dinero lo hacen a través de una cuenta bancaria.

Con costos de transacción más baratos y acceso a los bancos, estos latinoamericanos no sólo dispondrían de un mayor volumen de dinero sino también contacto con el sistema bancario y la posibilidad de acceder al microcrédito.

De esta forma, familias como las de Alberto, no sólo podrían cumplir el sueño de la casa propia, sino también el de establecer un negocio familiar, con lo que impulsarían al mismo tiempo la economía familiar y la nacional.

Bancos para todos

Para superar estos obstáculos, los expertos que participaron de la asamblea del BID recomendaron incrementar la transparencia del sistema, buscar una competencia justa, aplicar la tecnología adecuada y ampliar el sistema financiero para incorporar la población no bancarizada.

Centro de transferencias
Los organismos internacionales quieren mejorar el sistema de transferencias.
Para ello se necesita de la colaboración de los gobiernos y de las instituciones privadas.

Todo eso para que Alberto y su familia, así como otros millones de latinos, puedan dirigirse al banco para abrir una cuenta, recibir dinero desde el exterior o pedir un préstamo sin sentir miedo ni ser prejuzgados por la apariencia humilde.

Después de todo, gracias a las manos de Alberto, países como Guatemala y tantos otros de América Latina y el Caribe pueden sostenerse en pie.

Que el gobierno ponga las instituciones financieras y el sistema bancario a sus servicios es lo mínimo que podrían hacer para recompensar la ardua tarea que los latinos como Alberto tienen sobre sus hombros.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen