Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 21 de agosto de 2004 - 04:26 GMT
A. Latina y el FMI a prueba
Mariana Martínez.
Mariana Martínez
Columnista, BBC Mundo

Las relaciones entre América Latina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) pasarán por una prueba de fuego cuando el nuevo director del organismo internacional, Rodrigo Rato, inicie una gira por varios países del continente sudamericano en los últimos días de agosto.

Rodrigo Rato, director gerente del FMI
Rodrigo Rato realiza su primera visita al continente.
Desde junio pasado, es ya un hecho que el FMI tiene nuevo director. Uno muy particular. Uno que habla español, luce gentil y que hasta apoyó a Argentina en los tiempos malos cuando nadie daba un centavo por quedarse y sacar el país adelante. Todas cualidades de las que precisamente carecieron los anteriores directores del organismo.

Con todos estos puntos a favor y un sin número de acreditaciones en el área académica, el español Rodrigo Rato, parece la persona ideal para conducir el FMI y sus relaciones con América Latina.

Sin embargo, desde que asumió la dirección del organismo, ha quedado en el aire la incertidumbre de cuánto realmente se verá beneficiada la región con esta nueva designación y qué podrá hacer Rato para favorecer a América Latina.

La prueba de fuego será justamente a fines de agosto y principios de septiembre, cuando Rato viaje a Sudamérica, en una gira que incluirá a Argentina, Brasil, Chile y Uruguay. Un viaje que marcará la primera visita de Rato a la región como Director Gerente del FMI y del que seguramente habrá mucho de qué hablar.

Argentina es la clave

En primera instancia, la visita de Rato a Buenos Aires genera muchas expectativas y ansiedades, tanto para los argentinos como para la región en su conjunto. Y dará la primera pista sobre las futuras intenciones del FMI hacia América Latina.

No hay que olvidar que las relaciones entre el gobierno argentino y el organismo internacional están prácticamente congeladas desde julio pasado cuando surgieron fuertes discrepancias entorno a la tercera revisión del acuerdo alcanzado en 2003 entre ambas partes, actualmente suspendida hasta fin de año.

Activistas
Muchos activistas piden la eliminación de la deuda de los países pobres.
El ministro de Economía, Roberto Lavagna, dijo a comienzos de agosto que la intención del gobierno era llegar a un acuerdo con los acreedores privados (con los que mantiene una deuda de US$100 mil millones) antes de retomar las negociaciones con el FMI.

Por su parte, Rato aseguró en aquellos momentos que hasta que la tercera revisión no fuera aprobada, el programa de ayuda financiera del FMI por US$13 mil millones para Argentina quedaba suspendido.

Se espera que el gobierno del presidente, Néstor Kirchner, le proponga a Rato durante su visita a Buenos Aires, que Argentina se comprometerá a pagar los llamados vencimientos obligatorios, que hasta final de año suman US$1.444 millones, pero que solicitará una postergación por un año de los vencimientos llamados pagos "en expectativa" o no obligatorios, por un total de US$1.004 millones.

¿Qué se puede esperar?

El gobierno de Kirchner mantiene el optimismo y no ve razones para posibles conflictos con el FMI, según lo declarara recientemente el presidente argentino en conferencia de prensa. Después de todo, la postergación no es nueva, es un mecanismo que ya fue aplicado en Argentina en 2002. Pero la pregunta clave es sí el FMI estará dispuesto a ofrecerle una nueva oportunidad a Argentina.

Aunque la respuesta todavía no está clara, desde ya se puede augurar que las conversaciones en Buenos Aires no serán totalmente color rosa y que la cautela estará a la orden del día.

Sede del FMI
Al FMI se le "achacan responsabilidades que no son suyas", dice Rato
Si la respuesta fuera positiva, es decir, si el FMI aceptara una prórroga en los pagos no obligatorios, aún quedarían pendientes las reformas estructurales que, según Rato, son necesarias para que la economía argentina no pierda impulso.

Rato ha remarcado en más de una ocasión que Argentina aún no ha cumplido con sus compromisos sobre la reestructuración de la deuda, ni l reforma bancaria, ni el ajuste de tarifas. Todas condiciones para que los desembolsos de ayuda financiera vuelvan a ponerse en marcha y que han sido las que justamente han marcado las discrepancias entre ambas partes. Aunque la tercera revisión está suspendida hasta fin de año, eso no quiere decir que las condiciones impuestas por el FMI vayan a cambiar.

Si la respuesta fuera negativa, entonces Argentina no tendría prórroga y deberá pagar sus obligaciones con fondos de las arcas nacionales. Algo que podría poner en jaque la recuperación económica del país. Hay que recordar que el pasivo de Argentina con el FMI es de unos US$14.800 millones y es el tercer deudor detrás de Brasil y Turquía.

Los problemas de Argentina serán sin duda la prueba de fuego de Rato en el FMI. Su visita por Uruguay, Brasil y Chile (donde participará en una reunión de ministros de finanzas de la región Asia Pacífico) servirá para que el nuevo director del FMI tome contacto con la región, al igual que lo hizo con África, y de ella se desprenderá la actitud que el FMI tendrá hacia la región de ahora en más.

Lo que no se puede olvidar es que Rato ya tiró la primera piedra al afirmar durante sus vacaciones en Asturias que al FMI se le "achacan responsabilidades que no son suyas", refiriéndose a aquellos que acusan al organismo de causante de las crisis económicas que a vivido la región. Y, con sus palabras, deja entrever para qué lado inclina la balanza.



ESCUCHE/VEA
¿Funcionan las recetas del FMI y el Banco Mundial?
Enfoque, 13.10.2004



NOTAS RELACIONADAS
El Oscar social latinoamericano
10 08 04 |  Cultura y Sociedad

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen