Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 6 de marzo de 2004 - 22:09 GMT
El FMI y sus "lecciones"
Mariana Martínez.
Mariana Martínez
Columnista, BBC Mundo

Horst Koehler, ex director gerente del FMI
Koehler anuncio un cambio... y después renunció.
Para muchos podrá parecer una ironía, para otros, el lema legítimo de una institución. Al poner un pie en el monumental edificio del Fondo Monetario Internacional (FMI) en la ciudad de Washington, lo primero que ven sus ojos es la siguiente leyenda: "Nuestro sueño es un mundo sin pobreza".

Desde la década de los noventa, la misión del FMI ha sido la de un maestro de economía dedicado a dictar las lecciones que sus discípulos deben seguir para estar "acorde" con los lineamientos internacionales del buen economista: ajuste fiscal, control de gastos, entre otras. Una lección que bien podría titularse: "el ajuste del cinturón".

Si por lecciones fuera, Latinoamérica tendría una maestría en la materia. La lista de países en crisis siempre ha estado encabezada por alguna nación latinoamericana. Si no es Argentina, es Brasil, o lo fue México, allá por 1994, o Ecuador. Uno tras otro, los latinoamericanos han seguido, o se han visto en la obligación de seguir (según como se mire), las "recetas" del FMI, al menos, una vez en su vida.

Para los latinoamericanos, que las "recetas" del FMI no hayan servido para alcanzar el sueño de un mundo sin pobreza, no es ninguna novedad. Han sufrido en carne propia las consecuencias de políticas económicas que pueden verse muy "salvadoras" y apropiadas en la teoría, pero a la hora de llevarlas a la práctica dejan mucho que desear.

Las ecuaciones del FMI siempre han estado muy alejadas de la realidad de los países y su gente. El organismo, podríamos decir, es como un maestro de arqueología que nunca ha visitado una excavación en las ruinas aztecas o en un templo maya.

¿Se acabarán las lecciones?

En estos días, una luz de esperanza parece indicar que los tiempos en que el FMI daba clases de política económica a América Latina están por acabar. ¿Qué tan real es esta nueva iniciativa?

Un punto a favor es que, por primera vez en mucho tiempo, un funcionario del FMI reconoce que es hora de dejar las lecciones de lado y pasar a los hechos. Así lo expresó el director gerente del organismo, Horst Koehler, en el marco de una visita a Brasil, donde aseguró que "el FMI necesita definir un nuevo gesto en las relaciones que mantiene con América Latina".

Nestor Kirchner, presidente de Argentina
Kirchner frente a un reto.

Sus palabras fueron tomadas con alegría por presidentes como Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil, y Néstor Kirchner, de Argentina, pero la intensidad de la euforia disminuyó un día después cuando Koehler anunció que renunciaba a su cargo en el FMI para aceptar una nominación para la candidatura conservadora a la jefatura de Alemania.

Y no es para menos que la euforia haya disminuido. A Koehler, le pasó lo que le sucede a cualquier mortal el día que va a renunciar a su trabajo: le dice a su jefe todo lo malo que piensa de él.

Por lo tanto, que un funcionario del FMI haya emitido este tipo de comentarios ya no es tan favorable para Latinoamérica como se había pensando en un principio.

Queda entonces por analizar si existe la posibilidad de que los países de América Latina pudieran ganarse la confianza del FMI para instrumentar políticas más flexibles (y más sociales) sin tener que ajustarse a las ya "clásicas" y estrictas recetas económicas de siempre.

Brasil y Argentina son la clave

Brasil está demostrando que ha cumplido con sus metas fiscales (tal y como quiere el FMI) y espera un crecimiento de 3,5% este año y eso es otro punto a favor (aunque cifras no oficiales hablan de un retroceso en el PIB del 0,2% en 2003, el peor en más de diez años).

Por su desempeño, Lula se ha convertido en el niño mimado del FMI y gracias a eso hasta se ha atrevido a abogar por Argentina y a proponer una histórica negociación en bloque con el organismo.

Argentina por su parte, alcanzó un récord al crecer 8% durante 2003, pero el próximo martes 9 de marzo deberá enfrentar dos realidades: el FMI se pronunciará sobre las metas acordadas en septiembre pasado y el gobierno debe pagar un vencimiento con el organismo de crédito de US$3.100 millones.

Por un lado, existe un grupo de directores conciliador que hace hincapié en la recuperación de la economía argentina y la disciplina fiscal del gobierno, pero existe otro sector (Italia, Gran Bretaña y Japón) que no comparte la estrategia de negociación con los acreedores privados.

El presidente Kirchner anticipó que si el FMI no aprueba las metas del programa acordado en septiembre pasado, su gobierno no pagará el vencimiento de la deuda. Mucho menos con el hambre de los argentinos.

Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil.
Lula, "mimado".

Ante este panorama, la interrogante es ¿quién "cederá"?: ¿Argentina o el FMI? A partir de ese momento, se verá si las intenciones del Fondo son realmente las de cambiar las relaciones con América Latina y volverse más "flexible", sin tantas lecciones.

Lo que sí está claro es que acabar con las lecciones del FMI se hará mucho más difícil mientras existan economistas en el mundo que aseguren que las políticas económicas aplicadas por el ex presidente argentino, Carlos Menem, y recetadas por el FMI, fueron lo mejor que le pudo haber pasado a Argentina (seguramente olvidando la crisis económica que explotó a fines de 2001 producto de estas recetas).

Para que las lecciones de economía del Fondo desaparezcan hace falta que los funcionarios del FMI se atrevan a reconocer que las "famosas recetas" de antaño no fueron ni son lo que América Latina necesita, y estén dispuestos a poner en práctica programas económicos y sociales que impliquen desarrollo sostenido en la región.

Eso sí: sin decir lo que hace falta y pasar la renuncia al día siguiente.

O lo que es mejor aún, nombrar a un nuevo "decano" para esta escuela, que bien podría ser Lula, un maestro que sí haya visitado el terreno y excavado con sus uñas las arenas de la política económica latinoamericana.





NOTAS RELACIONADAS
Los niños y la calculadora mundial
07 02 04 |  Barómetro económico
Fox: propuesta de Bush "insuficiente"
08 01 04 |  Internacional
Bush anuncia reforma migratoria
08 01 04 |  Internacional
Corriendo entre fronteras
13 10 03 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen