Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 21 de febrero de 2004 - 14:18 GMT
El poder del microcrédito
Mariana Martínez.
Mariana Martínez
Columnista, BBC Mundo

Mahatma Gandhi dijo sabiamente que "el verdadero desarrollo pone en primer plano a quienes la sociedad pone en último".

Gandi
El verdadero desarrollo pone en primer plano a quienes la sociedad pone en último
Mahatma Gandhi
Siempre que tengas dudas, decía Gandhi, aplica la primera prueba: recuerda la cara del hombre más pobre y más débil que hayas visto y pregúntate si el paso que estás considerando dar le será de alguna utilidad a esa persona. ¿Le hará ganar algo? ¿Le restaurará el control de su propia vida y destino?

Lamentablemente, pocas personas en el mundo aplican la "primera prueba" de la que hablaba Gandhi. Algo que, por lo general, prometen los políticos en sus campañas pero que olvidan poner en práctica a la hora de diseñar los planes económicas y sociales.

Hasta el momento, el desarrollo a nivel mundial no ha logrado "colocar en primer plano a aquellos que la sociedad pone en el último". Más de 3.000 millones de personas son pobres; 1.000 millones de ellas sobrevive con US$1 al día. Los más necesitados viven en zonas de África, Asia y América Latina.

Aunque las cifras impresionen y duelan, no dejan de ser eso: sólo cifras para el que las lee. Documentarlas es fundamental para que el mundo se entere, pero lo más importante es pensar en qué podemos hacer, cada uno con su grano de arena, para que esa realidad que afecta a millones de personas pueda cambiar.

Por mucho tiempo, los economistas han buscado recetas contra la pobreza, muchas de ellas sin frutos, pero existe una que parece ser el arma perfecta para combatirla: el microcrédito.

El puntapié inicial

El microcrédito consiste en entregar pequeños préstamos de dinero a familias pobres, que se utilizan como capital de trabajo o para comenzar un pequeño negocio en los países en vías de desarrollo. Y es lo que por más de seis años la Campaña de la Cumbre del Microcrédito -organizada por líderes, empresarios y organismos de 137 países- viene impulsando.

Microcrédito.
Prestarle a las mujeres pobres, cambia su vida, la de sus familias, su comunidad y el mundo.
Para entender cómo funciona y por qué es un buen mecanismo para reducir la pobreza, imagine que usted no tiene nada de nada, sólo la ropa que lleva puesta, o tal vez algo más realista: usted se acaba de quedar sin trabajo y no cuenta con ningún bien u otro activo para hacer frente a la situación. Sólo cuenta con sus manos y/o un oficio. ¿Qué haría?

Si no consigue trabajo y piensa en ir al banco para pedir un préstamo para empezar un pequeño negocio, seguramente le pedirán un millón de documentos, activos que respalden el crédito -algo que le resultará más que difícil si usted no tiene nada de nada-, entre otras cosas.

Aún cuando lograra superar los obstáculos para obtener el préstamo bancario, se le sumará otro, el trámite burocrático. Así se trate de un simple puesto de venta de caramelos, una zapatería o una tienda de ropa, necesitará de un sin número de estampillas, sellos y firmas de notarios.

El obstáculo legal

Hernando de Soto, en su libro "Los Misterios del Capital", asegura que poner en marcha un pequeño negocio en Lima, Perú, puede llevar unos 289 días, trabajando seis horas diarias para reunir toda la documentación. En Haití, la cuenta sube a casi dos años. Algo que le quita las ganas y las buenas intenciones a cualquiera.

El Banco Grameen de Bangladesh es pionero de esta receta.
El Banco Grameen de Bangladesh es pionero de esta receta.
Es decir, aunque usted cuente con una buenísima idea para abrir un pequeño negocio que no sólo le permitiría generar los recursos que usted necesita para salir de la pobreza, sino también para poner en marcha el motor de la economía en su conjunto, no podrá hacerlo porque ni el banco le otorga el préstamo, ni el sistema legal se lo permite.

Ante este panorama, usted es pobre, pero en un par de meses más, usted y los suyos estarán entre los más indigentes. Algo que se convierte en un círculo vicioso.

Para poner un freno a este círculo, la Cumbre del Microcrédito está trabajando junto a Organizaciones No Gubernamentales (ONG) para poder otorgar crédito a las familias de pobreza moderada que podrían iniciar un negocio o trabajar por su cuenta, pero que no lo hacen porque tienen restricciones financieras.

Estas ONG establecen un compromiso con la persona que pide el crédito y, en lugar de pedirles activos como garantía, confían en ella y en su fuerza de trabajo.

Crédito para quienes más lo necesitan.
Crédito para quienes más lo necesitan.
Desde 1997 han otorgado préstamos a más de 67 millones de personas en el mundo, de los cuales, 47 millones estaban entre los más pobres cuando adquirieron el préstamo y hoy cuentan con los recursos financieros necesarios para autoabastecerse y llevar a sus hijos a la escuela.

Esta iniciativa demuestra que poner en primer plano a aquellos que la sociedad pone en el último no es tan difícil como parece. Sólo hace falta que los políticos y gobernantes pongan un poco más de esfuerzo en eliminar las trabas legales y en depositar un poco de confianza en aquellos que tienen potencial para salir adelante con la fuerza de su trabajo.

Esta es sin duda una receta viable para alcanzar el verdadero desarrollo y reducir la pobreza. Pero, para que se convierta en una realidad para todos, falta la buena voluntad de muchos. ¿Cómo colaborar? Apoyando la iniciativa de la Cumbre del Microcrédito. Y quizás leyendo un poco las palabras de Gandhi.



NOTAS RELACIONADAS
Los niños y la calculadora mundial
07 02 04 |  Barómetro económico
Fox: propuesta de Bush "insuficiente"
08 01 04 |  Internacional
Bush anuncia reforma migratoria
08 01 04 |  Internacional
Corriendo entre fronteras
13 10 03 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen