Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 17 de enero de 2004 - 18:48 GMT
La "ilusión" de Monterrey
Mariana Martínez.
Mariana Martínez
Columnista, BBC Mundo

Se hablaron de muchos temas en la cumbre de las Américas en Monterrey, México.

Vicente Fox, presidente de México, en la Cumbre de Monterrey.
El presidente Bush "fue a la caza de su homólogo mexicano, Vicente Fox".
Desde el libre comercio, hasta la lucha contra la pobreza. También existieron algunas discrepancias y hasta tiempo para que algunos mandatarios aprovecharan la oportunidad para recuperar aliados perdidos.Pero, una vez más, los planes acordados parecen estar muy lejos de la realidad.

El resultado de la cumbre fue el que ya es frecuente de esperar cuando se reúnen los mandatarios del hemisferio. Todo quedó a medias, sin ideas claras de cómo y, más que nada, con qué fondos se llevarán a cabo las "buenas intenciones" de los jefes de Estado y Gobierno.

Declaración final no faltó. Está titulada: "Declaración de Nuevo León", pero es una más de las tantas otras firmadas por los mandatarios de las 34 naciones que conforman el hemisferio desde que la idea de integrar el continente se hizo presente en 1994.

En blanco y negro

La declaración incluye el compromiso de "fomentar el crecimiento económico, la reducción de la pobreza, el desarrollo y la integración" en el hemisferio

Los mandatarios hemisféricos en Monterrey
"Nada 'concreto' entre manos para solucionar los problemas de nuestra América Latina".
Habla también de la lucha contra la corrupción, la búsqueda de mayores inversiones en la región y hasta reducir a la mitad el costo de las transferencias de envíos de dinero por parte de los emigrantes a sus países.

Todas ideas que apuntan a reducir los problemas que aquejan a América Latina, pero que parecen estar más cerca de ser una "ilusión" que de llegar a cumplirse.

Para darse cuenta, basta con hacerse la siguiente pregunta: ¿con qué fondos se llevarán a cabo todos estos planes?

Al igual que en las cumbres anteriores, se corre el riesgo de que los mandatarios olviden en pocos días lo que han firmado. Un síntoma de amnesia muy común entre los firmantes.

¿Dónde está el error?

El primer error está en que los ministros de Finanzas de los 34 países no fueron invitados a la cumbre. Ni a ésta en Monterrey, ni a las anteriores (Miami en 1994, Santiago de Chile en 1998, y Québec en 2001).

Powell, Rice y Bush en la Cumbre de Monterrey.
Ganó Washington que quería poner un plazo, pero perdió Brasil y el continente, al no lograr reorientar las negociaciones hacia un lado más favorable para Latinoamérica
Mucho menos participó la voz de los campesinos, los pequeños comerciantes o los trabajadores latinoamericanos. Pero eso ya es una costumbre que no le extraña a nadie.

Son los ministros de Finanzas y no los presidentes o primeros ministros los que tienen en sus manos las finanzas de los países y los que pueden destinar los fondos para que las buenas intenciones de los gobernantes se hagan realidad.

Después hay que tirar abajo las trabas que ponen las leyes, los parlamentos, los interese del sector privado, etc., etc.

Aunque la declaración hable de la posible ayuda financiera del Banco Mundial (BM), del Fondo Monetario Internacional (FMI) y donantes bilaterales, no está claro como estos proyectos encajan dentro de los presupuestos de cada uno de los gobiernos.

Y justamente eso es el problema que han enfrentado todas las declaraciones anteriores. Pese a que ya se cumplen 10 años de la primera cumbre de las Américas en Miami, la región todavía no ha visto los frutos económicos y sociales que prometen este tipo de reuniones.

Los puntos acordados son muchos y poco reales. Hoy, todavía hay 220 millones de pobres en América Latina.

Acuerdos bilaterales.

A la poca claridad sobre el financiamiento y del cómo lograr los objetivos, se le suma el hecho de que los presidentes aprovecharon la cumbre para limar o en otros casos, hasta agravar, sus asperezas.

Ricardo Lagos, presidnete de Chile.
"Los presidentes Carlos Mesa, de Bolivia, y Ricardo Lagos, de Chile, se enfrentaron verbalmente".
Los presidentes Carlos Mesa, de Bolivia, y Ricardo Lagos, de Chile, se enfrentaron verbalmente por el problema de la salida al mar de Bolivia. Mesa y Lagos parecían más preocupados por ese punto que en cualquiera de los otros discutidos en la cumbre.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, dejó su postura más que clara, fue a la caza de su homólogo mexicano, Vicente Fox. En un intento que podría calificarse como la última posibilidad de ganar un aliado en América Latina, después de sentirse "amenazado" por la dupla Brasil-Venezuela. Y lo logró.

La propuesta migratoria le vino como anillo al dedo. Ayudó para que Fox dejara de lado las diferencias con Bush por la guerra con Irak y volvieran a salir, como en el pasado, abrazados de otra cumbre.

El mandatario de Venezuela, Hugo Chávez, firmó la declaración, "con reservas". Pero firmó. Buscó llamar la atención, pero no lo logró.

En concreto

Lo único que quedó en claro en Monterrey es que el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) entrará en vigencia en enero de 2005, tal y como se había acordado en la reunión de Miami.

Ganó Washington que quería poner un plazo, pero perdió Brasil y el continente, al no lograr reorientar las negociaciones hacia un lado más favorable para Latinoamérica.

Una vez más, el flash de la cámara tomó la tradicional foto de los 34 mandatarios, todos sonriendo, pero con nada "concreto" entre manos para solucionar los problemas de nuestra América Latina.





NOTAS RELACIONADAS
Fox: propuesta de Bush "insuficiente"
08 01 04 |  Internacional
Bush anuncia reforma migratoria
08 01 04 |  Internacional
Corriendo entre fronteras
13 10 03 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen