Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 17 de noviembre de 2003 - 15:18 GMT
Entendiendo el ALCA
Mariana Martínez.
Mariana Martínez
Columnista, BBC Mundo

El Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) estará sujeta a negociaciones, debates y propuestas esta semana en la cuidad de Miami. Pero, sabe usted exactamente: ¿Qué es el ALCA? ¿Quiénes participan? ¿Cuáles son los objetivos del tratado? ¿Cuáles son sus beneficios y desventajas? ¿Por qué existen tantos puntos de vista diferentes sobre un mismo tema? ¿Cuáles son las verdades y los mitos del convenio? ¿Por qué algunos se manifiestan en contra y otros a favor?

Ésas son algunas de las interrogantes que están en boca del público en general, tanto en Miami como en Latinoamérica, y que intentaremos responder paso a paso, para que usted se convierta en un "maestro" del ALCA y pueda defender con propiedad su punto de vista sobre el tema.

¿Qué es el ALCA?

Industria de la carne en San Pablo, Brasil
El ALCA tendría un Producto Interno Bruto combinado de US$ 11.000 billones anuales.

La idea nació en la Cumbre de las Américas, celebrada en Miami en 1994, cuando los presidentes de las 34 países del hemisferio (excepto Fidel Castro, quien no fue invitado a participar del evento) acordaron eliminar las "barreras comerciales" para crear el mercado abierto más grande del mundo: el ALCA.

Si usted no está muy familiarizado con temas de comercio, seguramente se estará preguntando qué quiere decir eliminar las "barreras comerciales".

Muy sencillo, a la hora de importar o exportar productos de un país a otro, o de una región a otra, los participantes de este juego llamado "comercio" deben enfrentar una serie de barreras o "trabas" comerciales, que incluyen por ejemplo, impuestos o aranceles a la entrada o salida de productos de un país a otro.

Con aranceles (impuesto que grava una determinada proporción del precio de un bien importado a un país), cuotas (cantidad máxima de un producto que puede ingresar por la frontera) y otro tipo de barreras comerciales, los países "defienden" la industria nacional (en el caso que el país produzca el mismo producto que intenta entrar por la frontera, en ese caso el arancel es alto) o beneficiar a los consumidores con productos que el país no produce (en ese caso el arancel es bajo).

La idea es que con el ALCA, todo este tipo de barreras comerciales (aranceles, cuotas, etc.) queden fuera del juego. Es decir, los productos (bienes y servicios) podrán circular de un país a otro libremente, sin necesidad de enfrentar ningún tipo de "trabas" comerciales.

De esa forma, desde el Polo Norte hasta Tierra del Fuego, el ALCA intentará nuclear a 34 países del hemisferio, crear un mercado con un potencial de 800 millones de personas y un Producto Interno Bruto (PIB) combinado de US$ 11.000 billones anuales.

Hoy, nueve años después del puntapié inicial, la idea del ALCA regresa a Miami para su fase final. Los ministros de comercio del hemisferio se reúnen en el Hotel InterContinental en la ciudad de Sol, el 20 y 21 de noviembre; y si las negociaciones son positivas, el acuerdo dará un paso más en Brasil el año entrante y estará listo para entrar en marcha a finales de 2005.

Los puntos "ardientes" del ALCA

DVD
¿El fin de la piratería de música?

El borrador del ALCA establece una serie de puntos que los países firmantes deberán poner en práctica en un período máximo de 10 años después que el tratado entre en efecto.

Las discrepancias comienzan a surgir cuando se analizan con lupa estos puntos y queda en evidencia que "dejar contento" a todo el mundo es más difícil de lo que a priori parece.

Una vez firmado el tratado del ALCA, gravar con impuestos las exportaciones o limitar las importaciones será una misión imposible para cualquier país miembro. Aún cuando el gobierno esté afrontando escasez de alimentos o quiera mantener en casa recursos naturales como el petróleo, el gas o el agua, no podrá de ninguna manera frenar la salida del país de estos productos, aún cuando sea una "necesidad nacional". El ALCA no se lo permitirá.

Pero la medida va más allá, el acuerdo incluirá la eliminación de las barreras comerciales no arancelarias, es decir, a partir de la firma del acuerdo, no podrán existir en el país restricciones de salud o medioambientales para el ingreso de productos.

A partir del ALCA, cuando un gobierno (ya sea nacional, provincial o municipal) decida hacer un contrato de compra/venta con alguna firma, el criterio para evaluar dicho contrato será precio y calidad. Ya no serán posibles los "favoritismos". El "amiguismo" quedará en los anales de la historia.

Los términos "copyright" y "patente" adquirirán una verdadera dimensión. Se pondrá punto final a los vendedores ambulantes de música (CD y DVD) y programas de computación pirateados.

El ALCA extenderá la protección de las patentes a materiales orgánicos como semillas genéticamente modificadas y medicinas. Esto puede generar un golpe al sector agrícola, si los granjeros no crean el hábito de guardar semillas de la cosecha previa para utilizarlas en la próxima.

Asimismo, será un golpe para la industria de la medicina genérica, que deberá enfrentar la competencia de las "gigantes" de la industria farmacéutica. La medida elevará los costos de los tratamientos médicos, especialmente para los sectores más pobres de la población.

Píldoras
Las medicinas genéricas, en el limbo.

Aunque existe una propuesta de que los estados garanticen licencias para compañías que producen medicinas genéricas, Estados Unidos se opone firmemente a esta previsión, con lo que la probabilidad de que se logre es cada día más escasa.

El libre comercio no sólo se refiere a productos, sino también a los "servicios", tales como banca, seguros, telecomunicaciones y hasta aquellos que usualmente provee el gobierno, como agua, educación, servicio policial, servicios de salud, etc.

Si el gobierno decide suministrar por completo alguno de estos servicios, entonces deberá afrontar las reglas del libre comercio y pagarle una compensación a cualquier compañía que sienta que quedó fuera del "negocio".

Esta medida no es del agrado de los países pequeños y por eso, existe un debate entre si éstos deberán o no abrir sus mercados nacionales a los servicios.

La agricultura: tema candente

Cultivo de lechuga en México
Uno de los temas controvertidos es el de los subsidios agrícolas.

El tema de la agricultura y los subsidios es el más debatido por Estados Unidos y Latinoamérica. Los países del sur exigen a Estados Unidos eliminar los millonarios subsidios agrícolas que otorga a sus productores anualmente, es decir, el gobierno pone a disposición de los exportadores agrícolas millones de dólares para enfrentar eventualidades como malas cosechas, imprevistos, o para que tengan acceso a la tecnología necesaria para producir más y mejor, entre otras cosas.

Estas subvenciones distorsionan los precios en el mercado mundial al permitir que los agricultores del Estados Unidos y otras economías desarrolladas inunden los mercados del hemisferio sur con sus productos alimenticios exportados por debajo del precio de costo.

Estados Unidos insiste en que el tema agricultura se deje en la jurisdicción de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Mientras que Brasil insiste que, si ése es el caso, también habría que dejar los temas que interesan a las empresas estadounidenses como el de inversiones y la propiedad intelectual fuera del ALCA.

Sin dudas, el tema de la agricultura y los subsidios estarán sobre la mesa de negociaciones y será el mayor obstáculo para la firma de ALCA.

No a los monopolios estatales

El ALCA también intentará prohibir la creación de monopolios estatales. Las empresas y los inversores podrán demandar al estado si no se permite la libre competencia en todos los ámbitos.

El problema es que el sistema burocrático estatal en muchos países de Latinoamérica es muy grande y emplea a un gran porcentaje de la fuerza laboral del país.

Si el gobierno decide suministrar por completo alguno de estos servicios, entonces deberá afrontar las reglas del libre comercio y pagarle una compensación a cualquier compañía que sienta que quedó fuera del "negocio". Esta medida no es del agrado de las naciones pequeñas y por eso, existe un debate entre si estos países deberán o no abrir sus mercados nacionales a los servicios.

Con esta especie de "privatización" de los servicios estatales, millones de personas podrían quedar sin su fuente de trabajo, si el gobierno no genera fuentes alternativas de empleo.

En materia de inversiones, el tema más debatido es el derecho que tendrán las compañías extranjeras y los inversores de demandar a los gobiernos por la aplicación de políticas que consideren interfieran con su derecho de generar ganancias. Este tema también ha sido objeto de críticas en el marco del TLC o NAFTA (Tratado de Libre Comercio de Norteamérica).

Nadie podrá vender un producto y/o servicio ni por encima ni por debajo del precio "justo" del mercado. El problema es quién y cómo van a establecer cuál es ese precio justo de mercado. Lo que para un país puede parecer muy barato, para otro es sólo el reflejo de mano de obra barata y/o mejor productividad, y nada tiene que ver con competencia desleal. Cómo establecer ese precio "justo" será tema central en las negociaciones.

En este contexto, el tamaño de las economía entra en juego. Las más pequeñas temen verse inundadas por productos de los países más grande, sin poder competir en cantidad ni precio. Descubrir nuevos nichos de mercado y jugársela por la calidad parece ser su única alternativa.

¿Quién pondrá las reglas?

El problema es quién y cómo van a establecer cuál es ese precio justo de mercado. Lo que para un país puede parecer muy barato, para otro es sólo el reflejo de mano de obra barata y/o mejor productividad, y nada tiene que ver con competencia desleal.

A esta altura se estará preguntando quién pondrá las reglas del juego y cómo serán aplicadas. Si el gobierno de un país, llamémoslo (X), considera que otro (Y) está violando las leyes del ALCA, entonces deberá acusarlo ante un panel del ALCA. Ese panel será quién decida si en efecto existió o no una violación de las leyes del acuerdo.

Si (Y) es encontrado culpable, entonces tendrá tres opciones: cambiar sus leyes, pagar una compensación a (X), o enfrentar sanciones comerciales del resto de los países integrantes del ALCA.

Aunque el sistema parece muy claro y fácil de aplicar, todavía existen discrepancias en torno a los procedimientos de "aplicación" de la ley.

¿Quiénes son los que protestan?

Manifestantes en Miami contra el ALCA
Para quienes protestan, el ALCA no protege el empleo ni el medio ambiente.

Los que protestan son muchos. Algunos los consideran anarquistas, otros simplemente opositores de la globalización. Pero ¿qué hay detrás de todas estas protestas? ¿Qué es lo que reclaman? ¿Por qué se lanzan a las calles y por qué se suicidan en Cancún?

Actualmente existen muchas organizaciones que se oponen al ALCA, pero la más grande es la Alianza Social del Hemisferio, fundada en 1997 durante la Cumbre de Belo Horizonte, en Brasil, y que asegura representar a 45 millones de personas.

Estos activistas aseguran que no existe en el acuerdo del ALCA ninguna cláusula que asegure la protección de los trabajadores, la preservación del medio ambiente y/o la generación de prosperidad para todos los sectores sociales del continente.

Como si fuera poco, los que protestan aseguran que el ALCA sigue el mismo modelo neoliberal aplicado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) en la región durante la década de los 90, y que tanto descalabro generó en las economías latinoamericanas.

Según los que protestan, el ALCA sólo defiende los intereses de los inversores y las multinacionales y, por esa razón, ya comenzaron a llegar a las calles de Miami para hacer sentir su voz. Nuevamente, una ola de violentas protestas como la de la Cumbre de Seattle en 1999 o en Québec en 2001, está a punto de estallar.

Lo que se viene

La suerte de Latinoamérica está en manos de nuestros gobernantes, aquellos que con el voto hemos elegido. Ojalá estos sean los suficientemente fuertes para volver más equitativa la balanza, que hasta el momento parece volcarse hacia un solo lado.

Pese a todos estos puntos candentes y confusiones, lo que sí está claro es que sin importar los gritos, las protestas y los carteles que los opositores puedan erguir en las calles de Miami, las negociaciones del ALCA se llevarán a cabo a puertas cerradas, dentro del Hotel InterContinental de la ciudad de Miami.

La suerte de Latinoamérica está en manos de nuestros gobernantes, aquellos que con el voto hemos elegido. Ojalá estos sean los suficientemente fuertes para volver más equitativa la balanza, que hasta el momento parece volcarse hacia un solo lado.

Ésta es una oportunidad más para apreciar el valor del "voto" y de la democracia. Y aprender que el sufragio es un derecho y una obligación, pero más que nada, una responsabilidad.

En momentos como estos, queda en evidencia que el "voto", la educación y una buena estrategia pueden más que cien gritos y un millón de pancartas.

Tal vez convertirse en un "maestro" del ALCA pueda sonar un poco exagerado, pero tanto para declarase a favor o en contra, hay que saber los pormenores de este acuerdo que sin dudas cambiará las reglas del juego en el hemisferio.


Escríbale a Mariana Martínez:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen