Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 24 de octubre de 2003 - 19:37 GMT
Bolivia: la "pulseada" por el gas
Mariana Martínez.
Mariana Martínez
Columnista, BBC Mundo

Ahora que las aguas parecen haberse calmado en Bolivia, todo el mundo quiere darle una mano al nuevo presidente Carlos Mesa con el proyecto del gasoducto. Ya sea en calidad de "ayuda" o un "simple" asunto de negocios, algunos mandatarios latinoamericanos ya han comenzado la pulseada por el gas boliviano.

Indígenas bolivianos protestan contra la venta del gas.
Las cosas se calmaron en Bolivia, pero aún debe decidirse el asunto del gas.

Chile, Perú, Brasil y Uruguay compiten como alternativas portuarias para exportar el gas boliviano. Y ¿quién podría culparlos? Después de todo, el negocio del gas es uno rentable que ningún buen negociante podría dejar pasar por alto.

En una intrépida jugada, el embajador de Perú en La Paz, Hernán Couturier Mariátegui, afirmó que su gobierno está dispuesto a financiar el mayor costo que implicaría la construcción de un gasoducto desde Bolivia hasta el puerto peruano de Ilo. No importa que la construcción del gasoducto cueste más, Perú parece está dispuesto a todo.

Pero las razones de Perú parecen ir más allá de un "simple" negocio. El representante diplomático, manifestó al diario peruano "El Comercio", que su gobierno "desea contribuir al financiamiento del proyecto en proporciones equivalentes a las diferencias de costo". "Nuestra propuesta no es sólo comercial, sino que tiene características importantes de integración y desarrollo entre nuestros pueblos", dijo el diplomático.

La propuesta de Perú llega en momentos en que el nuevo gobierno boliviano intenta ampliar el acuerdo de gasoducto existente con Brasil y, de esa forma, exportar el gas natural a través del Atlántico, ya que Bolivia perdió su salida al mar tras una guerra con Chile en 1879. De ahí nace el que los bolivianos no estén dispuestos a negociar con Chile. Cabe más el resentimiento que el progreso, diría algún tecnócrata.

Tanta solidaridad entre hermanos latinoamericanos parece sacada de un cuento de hadas

Para darle más peso a sus declaraciones, el diplomático peruano aseguró que sólo se necesitarían US$300 millones adicionales y no los US$700 millones que calculan las compañías internacionales interesadas en exportar el gas natural desde el departamento de Tarija -ubicado al sur de Bolivia- hasta Estados Unidos. Y que Perú estaría dispuesto a financiar ese costo adicional. A estas alturas, se estará preguntando ¿por qué tanto interés?

Tanta solidaridad entre hermanos latinoamericanos parece sacada de un cuento de hadas, pero Perú insiste en que la ayuda es de buena fe y que nada tiene que ver con los "negocios".

Uruguay no se queda atrás

Pero no sólo Perú prometió ayuda con este proyecto, el presidente de Uruguay, Jorge Batlle, anunció también que ofrecería el territorio del país al gobierno boliviano, como "una forma de contribuir a buscar salidas a la crisis de ese país".

Presidente de Uruguay, Jorge Battle, durante una visita a Puerto Rico
Uruguay ofreció su territorio para la exportación de gas como "una forma de contribuir a buscar salidas".

Batlle, tras retornar de un viaje por Italia y Angola, pisó el aeropuerto de Carrasco, en la ciudad de Montevideo, y lo primero que hizo fue asegurar que le haría un planteo formal a su nuevo colega Carlos Mesa.

La idea, según declaró Batlle, es ofrecer una salida alternativa para el gas natural boliviano, a través del puerto de Nueva Palmira, en el departamento de Colonia, a unos 180 kilómetros de Montevideo, y punto final de la hidrovía de lo ríos Paraná y Paraguay.

El mandatario uruguayo dijo que Uruguay puede compartir el territorio. "Y si eso es voluntad del gobierno, Uruguay le ofrece lo que precise territorialmente, para instalarse en la costa uruguaya, transformar el gas y exportarlo donde quiera. Porque Bolivia con Uruguay no tiene ningún problema", enfatizó Batlle.

¿Cuál es la opción más barata?

A la hora de estudiar todas las alternativas, el presidente Mesa sin dudas tomará en cuenta cuál es la opción más barata y la más rentable.

Para que tenga una idea, la solución menos costosa es utilizar el puerto de Patillos, que se encuentra cercano a Iquique, dado que el trayecto desde el departamento de Tarija -donde se encuentra el recurso natural- es mucho más corto. Chile llevaría aquí la delantera. A la menor distancia geográfica, se le debe sumar que Chile cuenta con mejor infraestructura portuaria que Ilo.

El nuevo presidente de Bolivia, Carlos Mesa
El presidente Mesa buscará la opción más barata y la más rentable.

Sin embargo, la distancia geográfica no parece asustar al embajador limeño. Según Couturier Mariátegui, existen una serie de factores que intervienen a favor de Perú, entre ellas, que la opción de exportar el gas a través de Chile es altamente "impopular" entre los bolivianos. Otra vez, entran en juego los resentimientos históricos.

Hay que recordar que la idea de utilizar a Chile como medio para exportar el gas, fue el factor detonante -pero no la única causa- que desató las protestas, dejó un saldo de 70 muertos y terminó con la renuncia del presidente Gonzalo Sánchez de Lozada.

La idea de transportar el gas desde Bolivia hasta el departamento de Colonia, en Uruguay, es posible, pero sin dudas, una alternativa costosa. La distancia geográfica es muy grande, alcanza con darle una mirada a un mapa para darse cuenta. Pero sigue siendo una alternativa, tanto como la de Brasil, Chile o Perú.

La idea de utilizar a Chile como medio para exportar el gas, fue el factor detonante -pero no la única causa- que desató las protestas

Negociar con Brasil, sería algo sencillo. Después de todo, Bolivia ya exporta gas natural a Brasil, a través de un gasoducto de más de 3.000 kilómetros de longitud, desde sus yacimientos de la provincia de Tarija hasta los centros industriales del estado brasileño de San Pablo.

El gasoducto tiene capacidad para transportar por día hasta 30 millones de metros cúbicos de gas (equivalentes a unos 189.000 barriles de petróleo), de los cuales, Brasil sólo está consumiendo 15,6 millones de metros cúbicos diarios.

Entre tantas propuestas, elegir se hace difícil.

El gas bajo tierra "no tiene valor"

Aunque muchos son los que están jugando esta pulseada, el nuevo ministro de Minería e Hidrocarburos de Bolivia, Álvaro Ríos, aseguró que todavía no se ha decidido ni el país al que se exporte, ni el puerto de salida. Lo único seguro es que el gas debe exportarse y para ello dio una respuesta muy razonable: "bajo tierra (el gas) no tiene valor" y este recurso natural es el principal generador de divisas del país.

Bajo tierra, Bolivia posee la reserva de gas más grande de Sudamérica, con 52,300 billones de pies cúbicos. Si el país exportara el gas que no consume internamente, el gobierno podría recibir, a partir de 2005, ingresos anuales superiores a los US$600 millones.

EL GAS EN CIFRAS
Bolivia posee la reserva de gas más grande de Sudamérica, con 52,300 billones de pies cúbicos
Si el país exportara el gas que no consume internamente, el gobierno podría recibir, a partir de 2005, ingresos anuales superiores a los US$600 millones
En la actualidad, Bolivia exporta US$1,300 millones anuales mientras que importa unos US$ 1,600 millones

En la actualidad, Bolivia exporta US$1,300 millones anuales mientras que importa unos US$ 1,600 millones, lo que implica un déficit comercial anual que oscila entre US$300 y US$500 millones. Es por eso que el proyecto del gas aparece como una alternativa viable para aumentar las exportaciones hacia Estados Unidos y México (o cualquier otro país de Latinoamérica), y con ello crear crecimiento económico en el país.

Aquellos que unas semanas atrás manifestaban su descontento con el proyecto, ahora parecen sentirse más seguros en las manos del nuevo gobierno. Al menos, el nuevo presidente, Carlos Mesa, parece estar dispuesto a solucionar los problemas económicos y sociales que enfrenta el país y para eso está preparado a utilizar el recurso natural.

Consulta popular

Pero no sin antes consultar con los ciudadanos. Ríos aseguró que el gobierno pondrá en marcha en breve un referéndum nacional para revisar la Ley de Hidrocarburos para que el país obtenga una mayor cantidad de ingresos por la explotación de recursos no renovables.

Bolivianos durante las manifestaciones en El Alto
El presidente Mesa prometió un referendo sobre el tema del gas.

El gobierno parece estar haciendo lo correcto. Está dispuesto a informar de forma transparente y veraz todos los movimientos que tienen que ver con la explotación del gas natural y hasta el ministro Ríos aseguró que la administración hará hasta lo imposible por colocarle un "candado" a las divisas generadas por este proyecto, para que estas sean usadas para el desarrollo social y económico del país.

La pulseada por el gas es una realidad. Ya sea por solidaridad latinoamericana, oportunidad de negocio o como quiera llamarlo, a Bolivia se le están abriendo las puertas para exportar una de las materias primas más importantes con las que cuenta y, al mismo tiempo, el gobierno de Mesa tiene la oportunidad de utilizar el recurso natural para otorgarle a los bolivianos el mejor destino económico que reclaman.

Sin dudas, Bolivia se ha convertido en la joven más bonita de la fiesta y ahora todos quieren bailar con ella.

Quedará por verse qué país hermano tiene las mejores intenciones y quién será el que ganará esta pulseada.


Escríbale a Mariana Martínez:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen